¿Es bíblico perdonarnos a nosotros mismos?

No existe nada en la Biblia que mencione el perdón de uno mismo hacia uno mismo. Tal clase de concepto no es bíblico y es totalmente mundano. El perdón es recibirlo de aquella persona contra la que se ha pecado. Ahora bien, cuando pecamos, nosotros pecamos contra Dios al quebrantar Su Ley. Pero algunas veces, nuestro pecado también puede ser contra otra persona ya que quebrantamos la Ley de Dios. Por ejemplo, si le mentimos a una persona, hemos pecado contra Dios y contra esa persona, pero no hemos pecado contra nosotros mismos; por lo tanto, lo que necesitamos es recibir perdón tanto de Dios como de la persona contra la que hemos pecado.

Buscar el perdón de uno mismo sería como pedirse perdón uno mismo por el pecado que se haya cometido contra Dios o contra una persona en particular. Pero bíblicamente, esto, no tiene sentido. Nosotros no somos los que hacemos las leyes morales las cuales podemos quebrantar. Más bien, el que hace las leyes morales es Dios, así que, perdonarse uno mismo por algo que haya hecho, no tiene sentido. La Biblia nos dice mucho acerca del perdón, acerca de perdonarse los unos a los otros, de ser perdonados por Dios, pero nunca, acerca de perdonarnos a nosotros mismos por un pecado que hayamos cometido contra Dios o contra una persona.

  • Efesios 4:32: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”
  • Colosenses 3:13: “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”
  • 1ª Juan 1:9: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.”

Pero las personas se sienten culpables y necesitan ser liberados

La idea de perdonarse uno a sí mismo conlleva la implicación de culpa y la necesidad de ser liberado de la culpa. Algunas veces, nosotros los Cristianos hacemos cosas que son verdaderamente lamentables y los vestigios de nuestro pecado nos acechan. Es, por lo general, en este contexto que alguien podría decir que una persona necesita que se perdone a sí misma; pero una vez más, esto no es bíblico.

Nuestro perdón viene de Dios, ya que es contra Dios contra el que hemos pecado. Si Usted todavía está llevando la culpa debido a un pecado que cometió contra Dios o contra una persona, y no puede librarse del mismo, entonces, Usted necesita entender que no existe pecado que haya cometido, por grande que parezca, que no pueda ser limpiado por el amoroso sacrificio de Cristo. El tema no es acerca de que Usted se perdone; el tema es si Dios lo perdona o no a Usted. Por lo tanto, vaya a la Cruz y sepa que Jesús ya lo ha perdonado a Usted y lo recibirá por el amor que le tiene.

Por lo tanto: ¡Libérese de ese pensamiento! Usted no necesita perdonarse a sí mismo por nada que haya hecho: ¡Vaya a la Cruz con plena convicción del Espíritu Santo de que su pecado será perdonado!

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison