¿Es bíblico rezarle a los santos?

Por, Matt Slick

Una de las enseñanzas erróneas de la iglesia católica romana es la doctrina de dirigir oraciones a los santos. El catolicismo enseña que es correcto dirigir rezos, no solo a Dios, sino que también a criaturas como María, José, y otros que han entrado al cielo. ¿Es bíblico orarle a otros, además de orarle a Dios? Nosotros afirmamos que no es bíblico, y que orar a cualquier otro que no sea Dios es idolatría. Sin embargo, los católicos tratan de encontrar cualquier apoyo que puedan en las Escrituras para demostrar que el rezarle a los santos está permitido. Una de las partes mas utilizadas para apoyar esto, es encontrada en Apocalipsis 5:8-14.

  • “Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; 9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. 11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. 13 Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. 14 Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos”.

Veamos esta sección de las Escrituras desde el punto de vista católico romano y analicemos su posición.

El v. 8 habla acerca de “copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos”. Los vv. 9-10 hablan de un cántico nuevo en los cielos. El v. 11 habla de los que están alrededor del trono de Dios y el v. 12 dice que ellos exclaman, “Digno es el cordero…” El v. 13 menciona que toda cosa creada en los cielos y en la tierra dicen: “Al que está sentado en el trono y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos”.

No tenemos problema con aquellos que en los cielos oyen lo que se dice en la tierra. Muchos cristianos niegan esta posibilidad, pero al parecer se menciona claramente aquí. ¿Justifica esto la enseñanza católico romana de rezarle a aquellos que están en el cielo? No lo creo. Echemos un vistazo a los versículos.

Primero: Con respecto al v. 8, ¿son las oraciones hechas por los que ya están en los cielos? No lo dice el texto. Hay diferentes interpretaciones con respecto a quienes son los santos, debido a que su identidad no es demostrada en forma precisa; después de todo, Apocalipsis es un libro muy simbólico. Por tanto, si no podemos concluir cabalmente quienes son, no podemos concluir el origen de las oraciones tampoco. Sin embargo, el v. 9 dice, “... ellos cantaban un cántico nuevo”. ¿Quiénes son “ellos”? Puede referirse a las cuatro criaturas vivientes y/o a los 24 ancianos, debido a que las “oraciones de los santos” no cantan, en cambio, “criaturas” y “ancianos” sí cantan.

En los vv. 11-12 los ángeles, las criaturas, y los ancianos, se encuentran alrededor del trono (lo que significa que están en el cielo) y están adorando a Dios de manera directa. El v. 13 dice que toda criatura viviente en los cielos y en la tierra alaba a Dios, entonces, y de acuerdo al v. 14, los 24 ancianos se postran y adoran.

Segundo: Solo porque los que están en el cielo pueden oír las oraciones de los que están en la tierra, no significa que es correcto rezarle a los santos. Si ellos pueden oír los rezos, es porque se les permite oírlos. Piense en lo siguiente. ¿Pueden oír los rezos de los que no hablan? ¿Pueden leer las mentes? No. Sólo Dios es quien conoce todas las cosas, y sólo Él podría conceder el oír o dar a conocer los rezos de los que rezan en silencio. No podemos atribuir cualidades omniscientes a los santos. Aun así, todo el texto dice que ellos escuchan las alabanzas y la adoración a Dios. No se dice que se les reza, ni tampoco se concluye que es permitido rezarles. Solo dice que ellos escuchan las alabanzas y la adoración. Nada sugiere que los que están en la tierra necesitan de la intercesión de los que están en el cielo. Nada de esto sale en el texto, ni tampoco puede inferirse.

Tercero: Incluso si fuese el caso de que esos rezos se originasen en el cielo, y que estos, se mezclasen con los realizados en la tierra, aun así, no justifica que los que están en la tierra les recen a los que están en los cielos. En el mejor caso, lo que podemos decir es que los rezos de los que están en la tierra, se mezclan con los de aquellos en los cielos. Decir más que esto, es pretender leer en las Escrituras algo que no está.

Cuarto: ¿Pueden los santos en los cielos oír los rezos de cada una de las criaturas en todo momento? No. Sin embargo, la iglesia católica romana prefiere decir que sí es posible; de otra forma, no sería legítimamente posible rezarle a María. La principal objeción cristiana, es que el orarle a los santos implica una omnisciencia de parte del receptor. La iglesia católica romana responde que no sabemos el estado de aquellos que están en el cielo, y que no podemos concluir que ellos no pueden oír esos rezos. Pero éste, es el argumento del silencio. Es decir, como no sabemos cómo es realmente, concluimos que es posible. Este es un argumento basado en lo que no sabemos, y no en lo que sabemos. Es una manera muy débil de tratar de consolidar una posición. Sin embargo, es admitido por la iglesia católica romana que las Escrituras no enseñan de manera directa el dogma de rezarle a los santos. Sin embargo, infieren desde las Escrituras y leen dentro del texto para apoyar su error.

¿A quién debemos orar?

No hay enseñanza bíblica que establezca que los rezos, deban ser dirigidos a quienes estuvieron en la tierra y ahora están en los cielos. El mismo libro de Apocalipsis, usado para justificar esta posición dice lo siguiente:

  • Apocalipsis 19:10: “Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía”.

Juan deseaba doblar su rodilla y adorar al ángel. Pero el ángel le dice que no, debido a que es un consiervo, una criatura como él. Si el ángel dice que es un consiervo como lo es Juan, y que no debe postrase ante él, entonces nadie deberá postrase ante un ángel o cualquier criatura para ofrecerle adoración, ya que la adoración incluye oración. Por tanto, nadie deberá rezarle a una criatura.

Bíblicamente, las oraciones siempre son dirigidas a Dios, y es una forma de adoración. Todas las religiones ven los rezos como un acto de adoración a sus dioses dado que contienen peticiones, confesión de pecados, intercesión, etc., asuntos que son recibidos y respondidos por esos mal llamados dioses, más no por criaturas. Además, los rezos no son iguales que hablar cara a cara. La verdadera oración es una humilde petición al Señor, y no a un amigo que está en el mismo cuarto contigo o al otro lado del teléfono o del cielo. La oración es ofrecida a Dios, y nunca a una criatura. El hacerlo es ofrecer adoración que debería ser solo para Dios, y se convertiría en idolatría. La oración sólo debe dirigirse a Dios, y la iglesia católica romana necesita arrepentirse de esta practica falsa e idólatra de rezarle a los santos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison