¿Es correcto que un Cristiano se haga un tatuaje?

Los tatuajes están regresando a nuestra cultura presente. Desde adolescentes hasta amas de casa, los tatuajes están viéndose en todo lugar, aún, entre los Cristianos. Por lo tanto, ¿es correcto que un Cristiano se haga un tatuaje? Para responder a esta pregunta, necesitamos ver lo que la Biblia dice acerca de esto.

Primero que todo, realizarse marcas en la piel es mencionado en varios versículos. El primero se encuentra en Levítico y es un mandamiento el no hacerlo, el otro, está en Apocalipsis los cuales tratan con la Marca de la Bestia.

  • Levítico 19:28: “Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová.”
  • Apocalipsis 13:16: “Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 17y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.” Ver también: 14:9, 11; 16:2; 19:20; 20:4.

Cualquier Cristiano no tendría problemas denunciando la Marca de la Bestia y decir que esta es pecaminosa. Si es o no una marca física ha sido debatida; pero lo que sí se nos ha dicho es que no recibamos esa marca. Es el pasaje en Levítico que examinaremos ahora, Para hacerlo, necesita citarlo en su contexto:

  • Levítico 19:26-30: “No comeréis cosa alguna con sangre. No seréis agoreros, ni adivinos. 27No haréis tonsura [rapar, pelar] en vuestras cabezas, ni dañareis la punta de vuestra barba. 28Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová. 29No contaminarás a tu hija haciéndola fornicar, para que no se prostituya la tierra y se llene de maldad. 30Mis días de reposo guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia. Yo Jehová.”

Como puede ver, tatuarse se menciona en el contexto de prácticas paganas antiguas. ¿Pero significa que tatuarse es en sí algo malo de hacer debido a que los no creyentes lo hacían? Nosotros, tenemos que tener cuidado y no cometer un error lógico conocido como la falacia genética. Este error dice que algo es falso debido a su origen. Por ejemplo, sería una falacia que, debido a que el régimen Nazi desarrolló el Volkswagen escarabajo, que éste, sea un carro malo. De igual manera, debido a que los no creyentes se hagan tatuajes, no significa que los Cristianos tengan que hacérselos.

El contexto en Levítico también les dice a los Israelitas no raparse o pelarse la corona de la cabeza ni dañarse la punta de la barba. Aparentemente, esta era la costumbre de los Egipcios y el pueblo de Dios fue llamado para estar separados de ellos. Pero, ¿por qué ese detalle acerca del cabello? Dios estaba preocupado acerca de las creencias supersticiosas de los Egipcios, los cuales se afeitaban la cabeza y la barba por un trasfondo religioso debido a su paganismo. Si éste fuera el caso, entonces, el pueblo de Dios ciertamente estaba llamado a estar separado de las falsas religiones de sus pueblos vecinos y por ende, de sus supersticiones. (Nota del Traductor: De acuerdo al Comentario Bíblico Moody del Antiguo Testamento, 1993, página 108 y con relación al versículo 27, la tonsura era una antigua costumbre religiosa Árabe. Tal prohibición de esta costumbre era necesaria si se debía distinguir entre los Judíos y los paganos.)

Pero tal clase de prácticas religiosas que requerían un tatuaje, cortarse/rasguñarse la propia piel, y/o cortarse el cabello de la cabeza y el de la barba no están hoy día presentes en nuestra cultura Occidental. Por lo tanto, la advertencia contra los tatuajes basados en la norma cultural, no pueden aplicarse hoy día.

Si debemos concluir automáticamente que tatuarse es malo, entonces, también debemos concluir que afeitarse el cabello en la corona de la cabeza y afeitarse los bordes en la barba del hombre son igualmente malos. Pero debido a que cortarse la coronilla y afeitarse la barba no es en sí pecado, ¿cómo podemos concluir automáticamente que tatuarse es de igual forma pecaminoso? Nosotros no podemos.

Libertad en Cristo

Algo que debemos examinar es si nosotros los Cristianos  estamos o no obligados a guardar los requisitos de la Ley del Antiguo Testamento. Y no estamos obligados. Ahora bien, esto no significa que está bien mentir, engañar o robar. Esto significa que no estamos obligados a guardar la Ley para obtener o sostener nuestra salvación. Y esto se debe a que hemos muerto a la Ley y debido a esto, todas las cosas me son lícitas; siempre y cuando yo no me deje llevar de estas.

  • Romanos 7:1, 4: “¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive?...4Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.”
  • 1ª Corintios 6:12: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.”

Si una persona quiere sostener que un Cristiano deberá guardar la Ley del Antiguo Testamento con relación a los tatuajes, entonces, ¿debería también guardar la Ley con relación a no afeitarse la barba? Además, ¿qué harían ellos con las Escrituras que dicen que hemos muerto a la ley y que todas las cosas me son lícitas pero que no me dejaré dominar por ninguna? La Palabra de Dios también claramente declara: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;” (Col 3:23).

Por lo tanto: ¿Debería un Cristiano hacerse un tatuaje? Bien, personalmente, nunca me lo haría y menos ahora que soy nacido de nuevo. Nunca me tatuaría mi cuerpo en forma permanente y pienso que no sería sabio de un Cristiano hacérselo ya que podría ser mal interpretado como “impío” debido a que esto es lo que hacen los impíos. Pero esta, es mi opinión. Otros Cristianos tienen otras opiniones y cada uno es libre de escoger lo que él/ella deberá hacer acerca de esto. El Cristiano deberá considerar seriamente las ramificaciones de una marca de por vida en su piel; la cual, con mucha frecuencia se convierte en un estigma social y laboral. El Cristiano tendrá que preguntarse si es o no un buen testimonio y esto, es algo que un Cristiano deberá decidir consigo mismo y con el Espíritu Santo.

¿Deberíamos estar divididos acerca de esto?

No, no deberíamos. Si las opiniones personales o emociones reemplazan las enseñanzas Escriturales con relación a nuestra libertad en Cristo, y el resultado son la división y la ira, entonces, aquellos que están creando división son los que están en pecado.


Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison