¿Es el bautismo necesario para la salvación?

La respuesta simple y llana a esta pregunta es: no. El bautismo no es necesario para llegar a ser Cristiano. Claro está que el bautismo es una parte muy importante de la vida Cristiana y todos los Cristianos deberían ser bautizados. Pero el bautismo no es un requisito para la salvación; la fe sí lo es. De hecho, la Biblia nos dice que somos justificados por la fe (Romanos 5:1). La justificación es la declaración de Dios sobre un pecador de que es delante de Él justo. Esto es llevado a cabo sólo por la fe.

Sin embargo, los miembros de la Iglesia Internacional de Cristo (IIC) sostienen que el bautismo es un requisito necesario para la salvación y que el apropiado debe ser por inmersión en la Iglesia Internacional. Tal clase de enseñanza es falsa y peligrosa debido a que retiene eficazmente las llaves de la salvación y puede usarse para tener control y manipular a los miembros de su iglesia. Aún así, ellos citan a Juan 3:5 (ver el documento relacionado) y Hechos 2:39 (ver el documento relacionado) como prueba de que la posición de ellos es la correcta. Al hacer esto, ellos ignoran la cantidad de Escrituras que nos enseñan que la salvación es por gracia a través de la fe (Juan 5:24; Hechos 13:38-39; Gálatas 2:16; 3:26; Romanos 3:24; 4:5; 5:1; 5:9;9:30; 10:10; Efesios 2:8; Filipenses 3:9; etc.). Para una lista de estos versículos, por favor véala en versículos que muestran la justificación por fe.

Otra forma de hacer obvio que el bautismo no es necesario para ser salvos, lo presento en la siguiente ilustración. Supongamos que una persona, bajo la convicción del Espíritu Santo (Juan 16:8) creyó en Jesús como su Salvador (Romanos 10:9-10; Tito 2:13) y ha recibido a Cristo (Juan 1:12). ¿Es esa persona salva? ¡Claro que sí! Si cree en lo que la Biblia dice de que somos salvos por la fe (Efesios 2:8). Vamos un poco más allá. Supongamos que esta persona que confiesa sus pecados, llora en arrepentimiento al Señor y lo recibe como Salvador, camina atravesando una calle para ser bautizado en un local de la iglesia. En la mitad de la calle es atropellado(a) por una carro y es muerto(a). ¿Va esa persona a los cielos o al infierno? Si va a los cielos entonces el bautismo no es necesario para la salvación. Si va para el infierno, entonces, el haber creído en Jesús por la fe, no fue suficiente para salvarlo. Si una persona responde que no sabe, entonces, el bautismo no es necesario para la salvación ya que si afuera, entonces la persona sería condenada. Una demostración adicional de que el bautismo no es necesario para la salvación se encuentra en Hechos 10:44-48:

“Mientras Pedro estaba todavía hablando estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre aquellos que estaban escuchando el mensaje. 45Y todos los creyentes circuncidados que habían venido con Pedro estaban asombrados, debido a que el don del Espíritu Santo había sido también derramado sobre los Gentiles. 46Pues los escuchaban hablar con lenguas y exaltando a Dios. Pedro entonces respondió: 47’Seguramente nadie puede rehusar el agua para que sean bautizados estos que han recibido al Espíritu Santo como acaba de suceder, ¿lo mismo que nosotros?’ 48Y les ordenó a ellos ser bautizados en el nombre de Jesucristo. Entonces le pidieron a él que se quedara unos días.’” (Hechos 10:44-48).

Note que Pedro había estado predicando el evangelio y que el Espíritu Santo cayó sobre las personas que estaban escuchando. En el versículo 45 vemos que “el don del Espíritu Santo había sido también derramado sobre los Gentiles.” Estas personas ya eran salvas. El don del Espíritu Santo estaba sobre los Gentiles y estaban hablando en lenguas. Esto es significativo ya que las lenguas es un don dado a los que ya son creyentes. (Ver 1ª Corintios 14:1-5). Los no creyentes no alaban a Dios y no lo pueden hacer, ya que alabar al Dios verdadero es una cuestión espiritual profunda que es extraña a los no salvos (1ª Corintios 2:14). Por lo tanto los que estaban hablando en lenguas y alabando al Señor de acuerdo a Hechos 10:44-48 eran salvos definitivamente y eran salvos antes de ser bautizados. Este ejemplo no es una excepción: es una realidad.

Conclusión

Decir que el bautismo es un requisito para poder ser salvo va contra los principios de la Escritura que dicen que la salvación es un regalo totalmente gratis (Romanos 6:23) y recibido por fe (Efesios 2:8). El bautismo no es necesario para la salvación; sin embargo, en la obediencia a Cristo, todo Cristiano debe ser bautizado. Rehusarlo es ser totalmente desobediente y pecador.

 

 

 

 
 
CARM ison