¿Es el final de Marcos, el fin de la Escritura?

Marcos 16:9-20

Existe una discusión acerca de Marcos 16:9-20 y si esta porción debería ser o no incluida en el Nuevo Testamento. La misma se encuentra en muchos de los antiguos manuscritos pero se omite en dos de las copias más tempranas de la Biblia como el Códice Vaticano (Codex Vaticanus, 350 d.C.) y el Códice Sinaítico (Codex Sinaiticus, 375 d.C.). Adicionalmente existe otro final para Marcos en algunos de los manuscritos antiguos el cual substituye del v. 9 al v. 20. Este final se lee de la siguiente forma:

  • “Y ellos prontamente informaron todas estas instrucciones a Pedro y sus compañeros. Después de esto, Jesús Mismo los envió desde el este al oeste para que proclamaran la sagrada e imperecedera salvación eterna.”

Algunos eruditos han asegurado que el final está escrito en un estilo diferente del resto del evangelio y que este contiene de 16 a 22 palabras “non-marcan” usadas con el mismo sentido. Esto parece sugerir que Jesús apareció en una forma diferente (v. 12) lo cual podría ser problemático debido a que Jesús resucitó con el mismo cuerpo con que murió (Jn 2:19-21). Además, Marcos 16:16 puede ser interpretado como queriendo significar que el bautismo es parte de la salvación; lo cual, no es así como se testifica por los versículos que enseñan que la justificación es por fe: Romanos 5:1; 6:23; Efesios 2:8-9, etc. Cualquiera que sea el caso, la disputa no está definida y a lo mejor nunca estará.

A través de este artículo no estoy tratando de socavar la autoridad de la Palabra de Dios ni declarar que Marcos 16:9-20 no es auténtico. Pero el hecho permanece y es que estos 12 versículos están en discusión y es necesario arrojar luz sobre este tema cuando se trata de la veracidad histórica e inspiración de los manuscritos del Nuevo Testamento.

El Texto de Marcos 16:9-20:

  • “Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios. 10 Yendo ella, lo hizo saber a los que habían estado con él, que estaban tristes y llorando. 11 Ellos, cuando oyeron que vivía, y que había sido visto por ella, no lo creyeron. 12 Pero después apareció en otra forma a dos de ellos que iban de camino, yendo al campo. 13 Ellos fueron y lo hicieron saber a los otros; y ni aun a ellos creyeron. 14 Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. 15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. 16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. 17 Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; 18 tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. 19 Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios. 20 Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.”

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Indonesio

 

 

 

 
 
CARM ison