¿Es el Señor un Dios de Paz o un Dios de Guerra?

Romanos 15:33; Isaías 2:4 y Éxodo 15:3; Joel 3:9-10

  1. Dios de Paz
    1. Isaías 2:4: “Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.”
    2. Romanos 15:33: “Y el Dios de paz sea con todos vosotros. Amén.”
  2. Dios de Guerra
    1. Éxodo 15:3: “Jehová es varón de guerra; Jehová es su nombre."
    2. Joel 3:9-10: “Proclamad esto entre las naciones, proclamad guerra, despertad a los valientes, acérquense, vengan todos los hombres de guerra. 10 Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy.”

Cualquiera que tome los versículos fuera de contexto y los compare con otros versículos también fuera de contexto obtiene de esta forma, una “contradicción”. De esta manera el contexto es sacrificado y por ende, se pierde la verdad. Todos los atributos de Dios están en guerra contra el mal, de ahí que después del juicio a las naciones y la reprensión a las naciones, no habrá más guerra.

Dios dice en Deuteronomio 30:19: “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;” Para aquel que elige vivir su vida separado de Dios, rechazando su llamado de amor, sólo le queda la inapelable de la sentencia: “No hay paz, dice mi Dios, para los malvados.” (Is 57:21. Cf. Éxodo 15:3).

No existe contradicción para que Dios sea tanto el Señor el cual batalla la injusticia como Aquel que también ame la paz.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Indonesio.

 

 

 

 
 
CARM ison