¿Es esto un juego de poder para dominar a las mujeres?

Por, Matt Slick

Algunos pensarán que nuestros esfuerzos y los de otros que trabajan contra la ordenación de mujeres, mujeres pastores y mujeres ancianos se hace porque como hombres buscamos mantener el control y el poder.

Pero no puedo hablar por otros. Puedo hablar por mí mismo. Personalmente, no tengo problemas con una mujer como anciano, pastor, profeta, apóstol o cualquier otro puesto que tenga lugar de poder y autoridad, ni en el cristianismo, ni tampoco en lo secular. Ciertamente, reconozco y acepto el hecho de que muchas mujeres son más competentes que los hombres en áreas de inteligencia, liderazgo, compasión, etc. Parece ser que en el mundo, los hombres son lo mejor y lo peor. Ellos pueden hacer grandes sacrificios, pero también son los peores criminales.

Pero esto, no tiene nada que ver con la revelación bíblica. El tema es lo que dice la Palabra de Dios. Si mi opinión es diferente con las de la Biblia, entonces, mi opinión está equivocada. No importa lo que yo quiera, lo que sienta o lo que deseo, etc. Lo que importa es lo que la Palabra de Dios dice.

Debido a lo mejor de mi conocimiento, esta enseña, que las mujeres no deben estar en posiciones de autoridad en la iglesia, y es la posición que defenderé.  Realmente no me interesa si a las personas les gusta o no mi posición. De lo que estoy preocupado es acerca de lo que Dios dice y lo que Él piensa acerca de mí.

Inicié CARM en octubre de 1995. Empezó como un muy pequeño intento de proveer algunas respuestas en la internet a algunos temas que vi, no se trataban por este medio. Pero para mi sorpresa, empezó a crecer, y ahora, trabajo de tiempo completo.

Diane Sellner, empezó a trabajar conmigo en 1998. Ella es la segunda en la organización de CARM, sin contar con mi esposa. Si como sostienen mis críticos con relación a este tema, estoy para dominar a las mujeres, ¿por qué entonces tengo a una mujer en tal lugar de autoridad en este ministerio? De hecho, la posición de Diane es de autoridad sobre los hombres. Ella está a carga de los tableros de discusión en CARM y maneja a los moderadores, muchos de ellos, hombres bajo su autoridad. Ella realiza un excelente trabajo y creo en ella. ¿Soy inconsistente? En lo absoluto. CARM no es una iglesia y Diane no es un anciano o pastor.

Hace varios años, un pastor bautista estaba colaborando en los tableros de discusión; pero cuando descubrió que Diane estaba a cargo, rehusó trabajar bajo su autoridad. Apoye a Diane más que al pastor.

Además, tanto Diane como mi esposa están en la junta directiva. ¿Por qué será esto, si supuestamente trato de dominar a las mujeres?

Finalmente, tengo otro punto de vista que valdría la pena mencionar. Años atrás, y cuando estaba en el seminario, abrimos por algunos días las puertas a quienes no estaban en el seminario, para que pudieran estar en nuestras clases. Además, el Seminario Westminster en Escondido, California, trajo diferentes maestros para ser presentados en clases diferentes.  Uno de estos maestros era una mujer que enseñaba una clase de cómo las mujeres podían ser usadas en la iglesia. Decidí asistir pensando que esta sería una clase de muy importante. Para mi consternación, de los 25 asistentes, yo era el único hombre. Aun así, estaba allí porque buscaba apoyar la forma como utilizaban a la mujer en la iglesia.

Así que, si estoy tratando de reprimir a las mujeres enseñando que las mujeres ni pueden ser ancianos o pastores, ¿por qué la número dos en CARM es una mujer? ¿Por qué apoyé a Diane por encima de un pastor acerca de su posición de autoridad en los tableros de discusión de CARM? ¿Por qué ella y mi esposa están en la junta directiva, y por qué asistí a una clase en la que enseñaban cómo pueden ser las mujeres usadas en la iglesia?

El hecho es que yo no estoy tratando de reprimir o dominar a las mujeres; estoy tratando de defender la Palabra de Dios.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison