¿Es Jesús, Dios?

Por, Matt Slick

Sí. Jesús es Dios. Pero esta respuesta necesita ser explicada. Cuando decimos que Jesús es Dios, estamos usando el término “Dios” al referirnos a la naturaleza divina. Pero debemos ser cuidadosos porque no queremos decir que Jesús es Dios y fallar en entender que Dios es una Trinidad. La doctrina cristiana de la Trinidad es que Dios existe en tres diferentes Personas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Por lo tanto, debemos ser cuidadosos cuando preguntamos si Jesús es Dios ya que debemos ser claros en la respuesta. Si Dios es una Trinidad y decimos que Jesús es Dios, estamos entonces diciendo que Jesús es una Trinidad. Pero esto, no es cierto. Así, en un sentido, el término “Dios” puede ser usado para designar la totalidad de Dios como Trinidad, y en el otro sentido, trata con la naturaleza divina de Jesús.

La respuesta correcta es que Jesús es tanto divino como humano. En otras palabras, Él es tanto Dios como hombre. Dios tiene una naturaleza divina y Jesús posee tanto la naturaleza divina como la naturaleza humana. Esta característica natural es conocida como la unión hipostática.

Sabemos que Jesús es Dios en carne porque la Biblia declara esto muchas veces:

  • “En un principio era el Logos, y el Logos estaba ante Dios, y Dios era el Logos” (Juan 1:1).
  • “Y el Logos se hizo carne, y tabernaculizó° entre nosotros, y contemplamos su gloria (gloria como del Unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14).
  • “Por eso os he dicho que en vuestros pecados moriréis. Si no creéis que Yo SoY, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24).
    • “Respondió ’Elohim a Moisés: Yo Soy EL QUE SoY. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: Yo SoY me ha enviado a vosotros” (Éxodo 3:14).
  • “Porque en Él vive corporalmente toda la plenitud de la Naturaleza Divina” (Colosenses 2:9).
  • “Pero respecto al Hijo: Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos; Cetro de equidad es el cetro de tu Reino” (Hebreos 1:8)

Después que Jesús murió en la cruz y resucitó de entre los muertos, Tomás, uno de los discípulos, estaba dudando de la resurrección física de Jesús. Pero el Señor se le apareció a Tomás, el cual le respondió a Jesús diciéndole: “¡Señor mío y Dios mío!” (Juan 20:28). Jesús no corrigió a Tomas acerca de esta afirmación. Tito 2:13, dice: “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesús el Mesías” Y Juan 5:18, dice que Jesús “... decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios”.

Desde las mismas Escrituras es claro que Jesús es considerado Dios en carne; esto es, las Escrituras consideran que Jesús es divino. La razón se debe a que si Jesús no es tanto divino y hombre, Él no hubiera podido hacer un sacrificio de valor y perfección suficiente para complacer a Dios el Padre. Si no se hubiera hecho carne (hombre), Dios no hubiera sido capaz de morir por los pecados de la humanidad.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison