¿Es Jesús un simple profeta o es Dios?

Por, Jeremy Butler

El punto de vista de la fe bahá’í

  1. Jesucristo es divino y que además, preexistió antes de Su forma humana. Al mismo tiempo, los bahá’ís creen que existen tres niveles del ser: la humanidad, las manifestaciones o profetas de Dios, y Dios.
  2. Los muchos profetas que formaron las muchas religiones del mundo, son iguales. No existen niveles de superioridad o inferioridad entre ellos. Por lo tanto, Jesús, Buda, Mahoma, Moisés y Abraham, todos son iguales.
  3. Todos los profetas de Dios son vistos como preexistentes. Esto significa que Abraham, Moisés y Buda no nacieron como nacen los seres humanos, sino que ellos tuvieron una existencia previa en el mundo espiritual.

El punto de vista bíblico

  1. Los cristianos creen que Dios se encarnó en la persona de Jesús, por lo tanto, no afirmamos que existe una diferencia entre Jesús y Dios. Más bien, creemos que Dios se encarnó como ser humano en la persona de Jesús.
    1. Juan 1:1-3: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”.
    2. Juan 1:14: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”.
  2. Como cristianos vemos a Moisés y Abraham como grandes hombres usados por Dios para hacer conocer Su voluntad a la humanidad, pero ambos pecaron y murieron; por lo tanto, no los vemos como divinos o como iguales con Jesús.
    1. Abraham y Moisés pecaron y no fueron perfectos.
      1. Abraham le mintió a Faraón en Egipto acerca de Sara cuando negó que esta fuera su esposa (Génesis 12:10-20).
      2. Una vez más, Abraham mintió de igual forma como lo hizo con Faraón, acerca de Sara (Génesis 20).
      3. Moisés asesinó a un egipcio y le tocó escapar de Egipto al desierto (Éxodo 2:11-22).
      4. A Moisés no se le permitió entrar en la tierra prometida, porque en vez de hablarle a la roca para sacar de ella agua, la golpeó (Números 20:1-13; 27:12-14; Deuteronomio 32:51).
      5. Jesús nació y fue sin pecado:
        1. 2ª Corintios 5:21: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”.
    2. Tanto Abraham como Moisés murieron, pero no fueron resucitados a la vida como sí sucedió con Jesús.
      1. Abraham murió y fue enterrado con su esposa (Génesis 25:7-11).
      2. Moisés también murió (Deuteronomio 34).
      3. Jesús fue resucitado de entre los muertos para vivir eternamente como hombre (Lucas 24:5-6; Juan 2:19-21; 1ª Corintios 15:3-4). Los anteriores pasajes, son unos de los muchos ejemplos en la Biblia que muestran que Jesús resucitó de entre los muertos.
  3. No vemos a Buda, a Mahoma o a cualquier otro profeta de las otras religiones como profeta de Dios o como Dios. Los vemos como seres humanos normales que necesitan de un Salvador.
    1. Todos estos profetas murieron físicamente y no fueron resucitados físicamente.
      1. Mahoma murió en el año 632 d. C.
      2. Hay algunas fechas que indican la muerte física del histórico Buda, Siddhartha Guatama. Unos dicen que murió en el año 486 a. C.; otros, en el año 483 a. C. Aun, otros sugieren una fecha de muerte en el 410 a. C.
      3. El nacimiento tradicional de Zoroastro es en el siglo 17 a. C., pero existe un debate acerca de este tema. Se cree también que murió a la edad de 77 años.
      4. La muerte de Baha’u’llah fue el 29 de mayo de 1892.
    2. Jesús murió físicamente, pero además, resucitó con el mismo cuerpo de entre los muertos.
      1. Lucas 24:5-6: “y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? 6 No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea”.
      2. 1ª Corintios 15:3-8: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 y que apareció a Cefas, y después a los doce. 6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7 Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 8 y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí”.
      3. Juan 20:24-29 nos muestra que Tomás, verdaderamente, vio y tocó las heridas de Cristo. Esto muestra que Jesús fue resucitado de entre los muertos con el mismo cuerpo con el que murió.
      4. En Lucas 24:13-25, Jesús partió el pan y le dio a los dos discípulos en el camino a Emaús. Los discípulos vieron y escucharon a Jesús en este encuentro, y es muy posible que haya comido con ellos.
      5. Lucas 24:36-49 nos muestra que Jesús comió un pedazo de pescado. Los versículos 42-43 declaran: “Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. 43 Y él lo tomó, y comió delante de ellos”. ¿Podría alguien, que no tiene un cuerpo físico comer?
      6. Juan 21:12-14: “Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. 13 Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. 14 Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos”.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison