¿Es justo que Dios amara a Jacob y odiara a Esaú?

“(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por la obras sino por el que llama), 12se le dijo: El mayor servirá al menor. 13Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.” (Ro 9:11-13).

Vemos que Dios amó a Jacob y aborreció a Esaú no por algo que ellos hubieran hecho sino debido a “que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese,” (v. 11). ¿Es justo que Dios haga esto? Sí. Si lo es.

Primero que todo, cualquier cosa que Dios haga, siempre, será justa. Dios no puede hacer nada malo. Por lo tanto, si Él ama a alguien y odia a otro, es justo. Segundo, Dios no nos debe nada. Él no está obligado a amar a alguien. Él nos ama por Su voluntad y plan, no por algo que haya dentro de nosotros. Él nos ama por lo que es. Tercero, todas las personas por naturaleza son hijos de ira (Ef 2:3). Esto significa que debido a que todos tenemos una naturaleza caída y debido a que todos hemos pecados, lo “justo” es dejarnos ir a todos al infierno.

La justicia trata con lo que es correcto. Debido a que sólo Dios es santo, puro y justo y no así nosotros, es perfectamente justo que debido a que todos somos pecadores seamos juzgados y condenados por Dios. Pero Dios, no escogió hacerlo. Más bien, Él mandó a Su unigénito Hijo a morir por nuestros pecados que pudiéramos ser salvos (Jn 3:16; 1 P 2:24).

Así que, si es justo que Dios ame a uno y aborrezca al otro. Sin embargo, tampoco hubiera sido justo que Dios enviara a Su Hijo a morir por nosotros para que pudiéramos ser salvos. Esto fue amor sacrificial.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison