¿Está la iglesia llena de hipócritas?

Por, Matt Slick

Sí. Indudablemente la iglesia está llena de hipócritas. Además, está llena de mentirosos, engañadores, adúlteros y mucho más. Todas las personas son pecadoras. O sea, todas las personas han mentido, robado, han tenido lujuria, etc. Solo porque alguien es un cristiano no significa que nunca haya hecho cosas similares a las mencionadas. Pero esto también significa que ahora está en guerra contra esas cosas. La iglesia está llena de personas que han luchado con muchos pecados en sus vidas, aun, muchos cristianos en sus vidas luchan con varios pecados. El hecho es que tenemos una naturaleza caída, y batallamos contra esta; algunas veces sin éxito, lo que hace que todas nuestras fallas sean más visibles al mundo. Ser cristiano no significa que delante del mundo seamos perfectos. Como cristianos debemos reconocer nuestros pecados, alejarnos de estos, y vivir una vida a través  de Cristo. Y aunque en algún momento podamos fracasar, no vivimos nosotros, sino Cristo vive en nosotros.

Hay un pensamiento de que en la iglesia, las personas son excesivamente hipócritas. Se supone que la iglesia cristiana alcanzará a los perdidos, pero con frecuencia busca estar más cómoda dentro de sus puertas. La iglesia está supuesta a alcanzar al pobre y apoyarlo, pero con frecuencia vemos en la televisión programas mal llamados cristianos que piden millones de dólares para su beneficio propio. La hipocresía es evidente para que sea vista por todos.

Si alguien afirma tener una norma moral alta, y fracasa, entonces, su hipocresía se hace más evidente. Pero si una persona no tiene una norma moral, ¿cómo puede ser justamente acusada de hipocresía? La razón de la acusación de hipocresía, puede adherirse tan fácilmente a la iglesia cristiana es que la norma moral establecida por Jesús es muy alta. Como cristianos estamos supuestos a ser amorosos, amables y misericordiosos; y cuando no lo somos, sino que actuamos egoístamente, nuestra hipocresía es aún más evidente. Profesamos a Cristo y a Él crucificado, pero con frecuencia fallamos en ejemplificar Su gran amor y sacrificio al ser egoístas y cobardes.

Por lo tanto, necesitamos arrepentirnos, admitir nuestro pecados, y vivir nuestra vida a través  de Cristo, siendo más como Él. Claro que fallaremos, y el mundo nos señalará; pero nuestras acciones deberán coincidir con la fe que profesamos.

¿Qué debemos por lo tanto responder cuando nos acusan de que la iglesia cristiana está llena de hipócritas? Diremos, sí. Ud. está en lo correcto.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison