Eva fue la engañada; Adán no lo fue

Por, Matt Slick

Este tema ya fue tratado en el artículo, Génesis 3, la caída y el pecado de Adán y de Eva. Eva no era ignorante. Pero aquí, vamos a echar un vistazo un poco más cercano al tema. El argumento de los egalitarianos, es que fue Eva la engañada, no Adán. Por lo tanto, el pecado entró al mundo a través de Adán debido a que el pecado de ella no fue tan malo como el de él.

Primero: Aunque esto fuera cierto –de  que el pecado de ella no fue tan malo como el de Adán– ¿cuál lógica será necesaria usar para afirmar que el pecado entró al mundo a través de Adán y no de Eva? A lo mejor, es una teoría, una opinión. ¿Existe algún lugar en la Escritura que lo afirme o que apoye esta idea? No conocemos ninguno.

Segundo: El hecho de que alguien es engañado no se puede usar para excusar o disculpar a una persona. Sabemos que Eva fue engañada:

  • 2ª Corintios 11:3: “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo”.
  • 1ª Timoteo 2:14: “y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión”.

Pero como se dijo en el artículo, Génesis 3, la caída y el pecado de Adán y de Eva. Eva no era ignorante, se han buscado en una concordancia de la Biblia las entradas de “engañe”, “engañarse”, “engañado”, “mentira”, “engaño”, etc. y no se encontró alguna que apoye la idea de que el ser engañado es para Dios, una ofensa menor, o que de alguna forma se le perdone a una persona por las consecuencias de ser engañado. La evidencia bíblica, demuestra lo contrario:

  1. Deuteronomio 11:16: “Guardaos, pues, que vuestro corazón no se infatúe, y os apartéis y sirváis a dioses ajenos, y os inclinéis a ellos”.
    1. Aunque el corazón de las personas se vanaglorie y se aparten sirviendo a dioses falsos, esto no será usado como excusa en el día del juicio.
  2. Romanos 7:9-11: “Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. 10 Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte; 11 porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató”.
    1. El registro de Pablo acerca del pecado es personificado, pero note que él dice que fue engañado por el pecado y que aun así, éste lo mató. Aunque el pecado engaña, todavía mata.
  3. 2ª Corintios 11:3-4: “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. 4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis”.
    1. En ningún lugar de estos versículos o en su contexto, creer en un cristo falso o en un evangelio falso es excusa para la persona de la consecuencia de ese engaño, ni tampoco dice el pasaje que la consecuencia será menor.
  4. Efesios 5:6: “Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia”.
    1. Ni las palabras vanas –como las usadas en el engaño a Eva– servirán como excusa para aquellos que son engañados.

Vemos por lo tanto, que aunque las personas sean engañadas, habrá consecuencia finales para quienes son engañados. Por lo tanto, ¿podemos concluir que de alguna forma Eva es excusada de su pecado o que la severidad del mismo fue menor debido a que ella fue engañada? Si es así, ¿dónde está la evidencia? Aunque esto fuera cierto –de que su pecado es menor– ¿dónde está en la Biblia la evidencia de que el pecado no entró al mundo a través de Eva?

Hay más de un grupo de versículos que vale la pena examinar antes de dejar el tema. Cuando Jacob engañó a su padre Isaac y recibió la bendición que pertenecía a Esaú, la bendición no fue revocada cuando se descubrió el engaño:

  • Génesis 27:34-35: “Cuando Esaú oyó las palabras de su padre, clamó con una muy grande y muy amarga exclamación, y le dijo: Bendíceme también a mí, padre mío. 35 Y él dijo: Vino tu hermano con engaño, y tomó tu bendición”.

El punto es, que los efectos provocados por medio del engaño son poderosos y no tienen menores consecuencias sobre la persona que es engañada, no importa el medio utilizado.

Conclusión

Afirmar que Adán cometió una mayor ofensa y que esta es la razón por la que el pecado entró al mundo, es solamente hacer suposiciones. Es además, una opinión no sustentada por las Escrituras y es presentada sin lógica. Por lo tanto, el argumento no tiene peso.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison