Evolución teísta

Por, Matt Slick

Una variante del tema de la evolución es la evolución teísta. Esta declara que Dios inició la vida en la tierra y permitió que los principios evolutivos llevasen al hombre hasta donde está, tal vez con un poco de ayuda divina aquí y allá.  Al menos, esta teoría incluye a Dios. Pero esta teoría fue desarrollada en parte por aquellas personas que creían en la Biblia y que pensaban que la evolución tenía algún mérito. Además, es un intento para responder a los muchos problemas existentes, no solamente en el registro fósil sino también de cómo la vida pudo en alguna forma haberse desarrollado de la nada por medio del azar. Debido a problemas como estos, algunos creen que los hechos pueden explicarse simplemente añadiendo a Dios en el cuadro: Dios dirigió la evolución.

Para aquellos que se aferran a la Biblia como la Palabra de Dios, la evolución teísta no debe ser una opción. La Biblia dice: "Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo..." (Salmo 100:3). Las Escrituras declaran que Dios creó. Dios dijo "Hágase..." y fue hecho. Las Escrituras hablan de la Palabra creadora de Dios. Cuando Dios dice algo, ese algo ocurre. Él dijo "Hágase..." y así fue. No dice: "Hágase un lento desarrollo a través de un proceso evolutivo."

  • Génesis 1:26: "Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra."

La palabra hebrea traducida para "hacer" en este versículo y en el anterior ―donde Dios hace a las bestias― es " asá"; y significa "hacer, producir, obrar". Este no es simplemente el limitado entendimiento hebreo de principios evolucionistas.

Los animales terrestres fueron hechos de manera diferente al hombre:

  • Génesis 1:24: "Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así."

Por lo tanto, y a diferencia de los animales que fueron hechos de la tierra; el hombre fue hecho directamente por Dios:

  • Génesis 2:7: "Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente."

La evolución afirma que el hombre evolucionó a partir de formas de vida que se desarrollaron en el océano. Aquí, en cambio, dice que Dios hizo al hombre del polvo de la tierra, no del agua del océano.

Si tanto la evolución como la Biblia son ciertas, ¿cómo se explica la formación de Eva? Ella fue creada de una de las costillas de Adán (Gn 2:22). No hay forma de explicar esto si la evolución teísta es cierta; es decir, a menos que uno desee decir que Eva no fue hecha de la costilla de Adán. Y si hace eso, estaría dudando de la misma Palabra de Dios. Asimismo, Jesús dijo en Marcos 10:6 "pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios." El comienzo no era el limo evolucionista; en el principio de la creación fueron Adán y Eva.

Aunque esta información es breve y dista de ser completa, debiera ser obvio que la evolución teísta no puede armonizarse con las Escrituras.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison