¿Existen en la Biblia ejemplos de la predicación en las calles?

Por, Tony Miano
Editado por, Matt Slick

En la Biblia, existen muchos ejemplos de la predicación en las calles. Sin embargo, muchos han argumentado contra muchos de los siguientes ejemplos, diciendo que lo que vemos en las Escrituras no es la misma clase de predicación en las calles que vemos hoy día. Pero sus argumentos no son válidos. La predicación en las calles, es simplemente la lectura pública de las Escrituras, la proclamación de la ley, y predicar el evangelio en un escenario al aire libre.

Aunque esta no es una representación muy amplia, les presentamos algunos ejemplos bíblicos de predicadores y sus predicaciones en las calles:

  • Noé, “pregonero de justicia”:
    • 2ª Pedro 2:5: “y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos”.
  • Salomón se dirigió a toda la nación “en voz alta”:
    • 1º Reyes 8:54-56: “Cuando acabó Salomón de hacer a Jehová toda esta oración y súplica, se levantó de estar de rodillas delante del altar de Jehová con sus manos extendidas al cielo; 55 y puesto en pie, bendijo a toda la congregación de Israel, diciendo en voz alta: 56 Bendito sea Jehová, que ha dado paz a su pueblo Israel, conforme a todo lo que él había dicho; ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo, ha faltado”.
  • Esdras llamó al pueblo de Israel al arrepentimiento en “la plaza de la casa de Dios”:
  • Esdras leyó la ley de Dios y la explicó al pueblo de Israel “en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas”:
  • Jeremías, proclamó “Palabra de Jehová a la puerta de la casa de Jehová”:
    • Jeremías 7:1-3: “Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: 2 Ponte a la puerta de la casa de Jehová, y proclama allí esta palabra, y di: Oíd palabra de Jehová, todo Judá, los que entráis por estas puertas para adorar a Jehová. 3 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Mejorad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré morar en este lugar”.
  • Jonás proclamó el mensaje en las calles de Nínive:
  • Los profetas (reprensores) del Antiguo Testamento fueron odiados por el pueblo de Israel, porque anunciaban Palabra de Jehová:
    • Isaías 5:29: “Su rugido será como de león; rugirá a manera de leoncillo, crujirá los dientes, y arrebatará la presa; se la llevará con seguridad, y nadie se la quitará”.
    • Amós 5:10: “Ellos aborrecieron al reprensor en la puerta de la ciudad, y al que hablaba lo recto abominaron”.
  • Juan el Bautista fue el primer predicador en las calles; el primero en anunciar las buenas nuevas al aire libre:
    • Mateo 3:1-2: “En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, 2 y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Leer, Marcos 1:4; Lucas 3:3).
  • Jesús se sentó en un monte y predicó el más grande sermón que alguna vez se haya predicado al aire libre: el Sermón del Monte:
  • Los discípulos de Jesús predicaron en las calles de muchas poblaciones:
    • Lucas 9:6: “Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando por todas partes”.
  • La misión de los setenta:
    • Lucas 10:9: “…y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios”.
  • Pedro predicó al aire libre en el pórtico de Salomón, después de haber sanado al cojo:
  • Felipe predica el evangelio en Samaria.
    • Hechos 8:6-8: “Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía. 7 Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados; 8 así que había gran gozo en aquella ciudad”.
  • Pablo predicó el evangelio a la ciudad de Antioquía. Y creyeron los gentiles “que estaban ordenados para vida eterna”.
  • Apolos “refutaba públicamente a los judíos…”:
    • Hechos 18:27-28: “Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído; 28 porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo”.
  • Pablo fue llevado al Areópago en Atenas:

Las Escrituras son ricas con ejemplos de predicación en las calles, e indudablemente, es una práctica bíblica, y aquellos que participan en esta, siguen los pasos de grandes hombres de la fe, y de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison