¿Existen pruebas de que Jesús existió?

Por, Matt Slick

Existen diferentes definiciones para “prueba”. Existen pruebas en las matemáticas y en la lógica. Hay pruebas de que usted ama a alguien. Algunas veces, la prueba se basa en la evidencia, en el razonamiento, en la certificación, en los hechos o en la demostración razonable de la verdad; pero probar que una figura histórica existió, es muy difícil. Básicamente, lo que mejor podemos hacer, es suministrar evidencia y dejar que la persona considere si la evidencia es, o no, suficiente. Esto es lo que hacemos con toda figura histórica como Platón, Aristóteles, Alejandro el Grande, el rey Jorge III, etc. Las personas no tienen problemas en creer que ellos existieron, pero cuando se trata de Jesús, inmediatamente se ofrece una norma diferente. Aunque la evidencia histórica para Platón y Aristóteles está en forma escrita y las personas no tienen problemas con estos escritos, cuando se trata de colocar a Jesús en la misma norma, muchas personas no lo aceptarán. ¿Por qué la doble moral? ¿Por qué las personas aceptan esos personajes históricos sin dudar un momento, pero no aceptan a Jesús?

Cuando les pregunto a las personas acerca de cuál sería para ellos una evidencia suficiente para probar que Jesús existió, obtengo diferentes respuestas. Dos respuestas nunca son iguales. Muchas piden por cosas imposibles, como una película o un experimento llevado a cabo en un laboratorio. Algunos me han pedido que pruebe que Jesús existió sin usar la Biblia. Muchos quieren pruebas objetivas que satisfagan sus preferencias personales. Pero he aquí el problema.

¿Cómo probamos que una persona existió más allá de cualquiera duda? ¿Podemos probar que Alejandro el Grande o que Platón o Aristóteles existieron? Todo lo que tenemos son antiguos manuscritos que los mencionan y afirman ser copias de copias de sus escritos. Sin embargo, muchas personas no tienen ningún reparo o problemas para creer que ellos existieron. Sin embargo, y como hemos afirmado, cuando se trata de Jesús, las cosas rápidamente se vuelven diferentes. Nunca he encontrado a un ateo que argumente de que Alejandro el Grande o que Platón o Aristóteles nunca existieron. Solo a Jesús atacan como una figura histórica. ¿Por qué? Creo que es por las afirmaciones tan increíbles de Cristo, tal y como están registradas en los evangelios, por la que los ateos lo rechazan. Ninguno de los personajes como Alejandro el Grande o Platón reta el ateísmo de ellos. Jesús sí lo hace.

Pero volviendo al tema, ¿cuál es la evidencia?

La evidencia principal es, los cuatro evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan), y las varias epístolas (Romanos, Hebreos, Santiago, Judas, etc.) escritas por aquellos que afirman haber estado con Cristo.

Aunque algunos afirmarán que estos documentos no son veraces o que son inventados o fabricados y escritos hace tanto tiempo después de los hechos, que no se constituyen en prueba. Aunque es difícil argumentar con la ignorancia de alguien y creencia ferviente cuando de negar a Cristo se trata, no significa que no podamos presentar alguna evidencia fundamental.

Primero que todo, los documentos del Nuevo Testamento fueron escritos inmediatamente después de la vida de Cristo. Jesús murió alrededor del año 33 d. C. Por ejemplo, el libro de Hechos es un libro de historia acerca de la naciente iglesia. No registra la destrucción de Jerusalén en el año 70 d. C., ni tampoco registra la muerte de Pedro o Pablo las cuales sucedieron alrededor del año 60 d. C. ¿Por qué esos eventos tan increíblemente importantes no fueron registrados en un libro que trata con la documentación de acontecimientos importantes en la naciente iglesia cristiana? La respuesta más lógica, es que el libro de Hechos fue escrito antes de que estos acontecimientos ocurrieran. Por lo tanto, esto coloca al libro como escrito alrededor del año 60 d. C., o aun antes. Esto es significativo, ya que Lucas escribió el libro de Hechos; y el evangelio de él fue escrito antes que Hechos. Así que, pudo ser alrededor del año 55 d. C. Mateo fue escrito antes que Lucas. Y tal vez fue alrededor del año 50 d. C. Marcos fue escrito antes que Mateo y Lucas, tal vez, en el año 45 d. C. Jesús fue crucificado en el año 33 d. C. Esto significaría que hubo un espacio de 12 años entre el acontecimiento y su primer registro. Además, los apóstoles se encontraban todavía vivos cuando Marcos, Lucas y Mateo fueron escritos, y no tenemos algún registro de los discípulos diciendo que los evangelios estaban equivocados o erróneos.

Además, los registros del evangelio están transmitidos de forma muy exacta, desde esa época hasta hoy. Permítanme ilustrar algo. Cuando cualquiera de los evangelios fue escrito, fueron copiados cuidadosamente por los escribas. Sus vidas dependían de su exactitud y en la capacidad de ellos, para realizar las copias. Estas copias serían difundidas por toda el área mediterránea. Así que, por ejemplo, una copia del evangelio de Mateo era enviada a un área, y otra copia a otra área distante miles de kilómetros. Posteriormente, se harían copias de esas copias con la misma precisión meticulosa. Los arqueólogos han descubierto miles de esas copias, y las han comparado con las que tienen. Los documentos del Nuevo Testamento son buenos en su pureza textual, en un 99,5%. Esto significa que de 5.000 copias, menos del 1% tienen variaciones textuales en su copiado. Esto es increíble y es más veraz y certero que cualquier cosa que trate con Platón, Aristóteles, etc.

Pregunto: ¿Es esta evidencia suficiente para demostrar razonablemente que existió Cristo? Esto depende de las presuposiciones de las personas. Si están inclinadas a negar la existencia de Cristo, entonces, esta evidencia no será suficiente. Pero si una persona es abierta a la evidencia histórica y no tiene, de ninguna manera inclinación particular hacia algo, la evidencia puede ser fácilmente suficiente.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison