¿Existen registros no bíblicos de la crucifixión?

A la pregunta sobre la existencia de registros no bíblicos de la crucifixión, la respuesta es, afirmativa. Textos antiguos claramente mencionan la crucifixión como lo hace la Biblia. Considere por favor, la siguiente lista:

  1. Josefo, nacido en el 37 d. C., fue un historiador judío
    1. En Antigüedades 12, capítulo 5: “Pero los mejores hombres, y aquellos de almas más nobles, no lo consideraron, sino que pagaron un mayor respeto a las costumbres de su país que preocupación por el castigo con el que él amenazó a los desobedientes; registro en el cual ellos cada día experimentaron grandes miserias y tormentos amargos; porque fueron azotados con varas, y sus cuerpos despezados en piezas, y fueron crucificados, mientras todavía estaban vivos, y respiraban”.
    2. Antigüedades 17, Libro 10: “Después de la muerte de Herodes en 4 a. C., hubo brotes de sublevación en toda Judea. Varus, el delegado romano de Siria, tomó dos legiones y pacificó brutalmente el país, sobre todo en  Galilea. Sobre esto, Varus envió una parte de su ejercito al interior del país, para buscar a aquellos que habían sido los autores de la sublevación; y cuando fueron descubiertos, él castigó a algunos de ellos que eran los más culpables, y a algunos les permitió alejarse: ahora, el número de aquellos que fueron crucificados en este registro, fue de dos mil”.
  2. Ignacio (+ 110 d. C., aprox.)
    1. No os equivoquéis, hermanos míos: aquellos que corrompen una familia ‘no heredarán el Reino de Dios’. Así, si los que hacen eso son condenados a muerte, cuánto más aquél que corrompe por su mala doctrina la fe de Dios, por la que Jesucristo ¡ha sido crucificado! Aquél que así sea, irá al fuego inextinguible y lo mismo aquél que lo escuchare”. Ignacio, Epístola a los Efesios, 16.
  3. Justino Mártir (100 – 165 d. C.)
    1. Primera Apología – 61. El bautismo cristiano: “Pero el que es iluminado es bautizado también en el nombre de Jesucristo, que fue crucificado bajo Poncio Pilato, y en el nombre del Espíritu Santo, que por medio de los profetas anunció de antemano todas las cosas que se refieren a Jesús.”
    2. Porque no existe ni una sola raza de hombres, ya sean barbaros o griegos, o como puedan ser llamados, nómadas o vagabundos, o pastores viviendo en tiendas de campaña, entre los cuales oraciones y acciones de gracia no son ofrecidas a través del nombre del Jesús crucificado”. (Diálogo con Trifón, 117).
  4. Orígenes (185 – 254).
    1. Orígenes insistió que, como todos los seres humanos, ella [María] necesitó redención de sus pecados; en particular, él interpretó la profecía de Simeón (Lucas 2, 35) de que una espada atravesaría su alma como confirmación de que a ella la habían invadido las dudas cuando ella vio a su Hijo crucificado”. (J.N.D. Kelly, “Doctrinas cristianas tempranas” [“Early Christian Doctrines”], San Francisco, California: HarperCollins Publishers, 1978, p. 493).
  5. Cipriano (+ 258 d. C., aprox.)
    1. Y desde la hora sexta hasta la novena, el Señor, estando crucificado, lavó nuestros pecados por Su sangre; y que redimiese y nos avivara…” (Sobre la oración del Señor, 34 – 34)
  6. Juan Crisóstomo (347 – 407)
    1. "Por haber adquirido recientemente el imperio del mundo ellos estaban eufóricos, y vivían en riquezas y lujos, y a los pescadores les trajo allí la predicación, y judíos ellos y de los judíos, una nación odiada y tenía en abominación entre todos los hombres; y a ellos les fue ofrecido adorar al Crucificado, Quien fue criado en Judea."
  7. Ambrosio (337 – 397)
    1. Porque Él promete perdón a todos los que son convertidos, como está escrito: ‘Todo aquel que invocare el Nombre del Señor será salvo’. Y por ultimo, el pueblo judío que dijo del Señor Jesús, ‘Él tiene demonio’, y ‘Él echó fuera demonios por Belcebú,’ y  quienes crucificaron al Señor Jesús, son por la predicación de Pedro, llamados al bautismo, para que ellos puedan tal vez, alejar la culpa de tan gran maldad”. (“Dos libros con relación al arrepentimiento”, 2:4:24, 2:4:26.)
  8. Agustín de Hipona (354 – 430)
    1. Pero Él les instruyó y les dijo a ellos, ‘Es el Espíritu que da vida, pero la carne para nada aprovecha; las palabras que les he hablado a ustedes, son espíritu, y estas son vida’. Comprender espiritualmente lo que he dicho; ustedes no están para comer este cuerpo el cual, ven; ni beber esa sangre la cual, los que me crucificarán, será derramada por Mí”. ("Exposiciones de los Salmos", 99:8.)
    2. Esto parece imponer un crimen o un vicio; esto es por lo tanto una figura, urgiendo que debemos tener un compartir en los sufrimientos de nuestro Señor y que debemos retener un recuerdo dulce y beneficioso del hecho de que Su carne fue herida y crucificada por nosotros.” Agustín ("Sobre la doctrina cristiana", 3:16:24.)
  9. Cirilo de Alejandría (376 – 444)
    1. "Él trata de imaginar los pensamientos que pasaron por la mente de María. ¿Se había equivocado Jesús cuando dijo que Él era el Hijo del Dios Todopoderoso? ¿Por qué fue crucificado aquel que dijo que era la vida? ¿Por qué habría Él de traer de regreso a la vida a Lázaro y no bajarse de la Cruz?"
  10. Luciano de Samosata. Filosofo griego del s. II.
    1. Los cristianos, tú sabes, adoran a un hombre hasta la fecha -- el distinguido personaje que introdujo sus novedosos ritos, y fue crucificado por ello... fueron convencidos por su propio dador de la ley de que todos son hermanos desde el momento en que se convierten, y de negar los dioses de Grecia, y de adorar al sabio crucificado, y de vivir por sus leyes.” (Luciano, "La muerte de Peregrino", 11-13, en las obras de Luciano de Samosata, trad. por HW Fowler y Fowler FG, 4 vols. (Oxford: Clarendon, 1949), vol. 4., Citado en "Habermas, El Jesús histórico", 206.)

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison