¿Existía muerte en el huerto del Edén antes de que Adán y Eva pecaran?

Por, Matt Slick

En un sentido había y no había muerte en el huerto del Edén antes de que Adán y Eva pecaran. Todo depende de cómo se defina la muerte.

La primera mención de muerte es en Génesis 2:17:

  • “pero del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás de él, porque el día que comas de él, ciertamente morirás”.

¿Murieron ellos el día que comieron del fruto prohibido? Sí, pero la muerte que ellos experimentaron inmediatamente, fue la espiritual. Posteriormente la muerte física se manifestó como una consecuencia por su desobediencia. La muerte inmediata que ellos sufrieron fue la separación de Dios, la cual se manifestó al esconderse ellos de Dios, y eventualmente experimentaron la muerte física.

Sabemos por Isaías 59:2 que nuestros pecados causan separación entre nosotros y Dios. Esta es la clase de muerte que es más importante y es la razón por la que es mencionada por Dios en Génesis 2:17. Finalmente, esta muerte termina en el infierno en condenación eterna fuera de la presencia de Dios si la persona no cree en el sacrificio de Cristo como solución a esa separación. El pecado tiene su efecto profundo tanto en lo espiritual como en lo físico. En la muerte física, hay una separación del espíritu del cuerpo. Con la muerte espiritual, hay una separación del espíritu humano con Dios. Estos son entonces, los dos sentidos diferentes de la palabra, muerte.

De otro lado, no habría muerte física en el huerto del Edén antes de que Adán y Eva pecaran.

Victoria sobre la muerte

Debido a que Jesús resucitó de entre los muertos, la muerte no tuvo poder sobre Él y no podrá jamás volver a morir (Romanos 6:9: "sabiendo que el Mesías, habiendo sido resucitado de entre los muertos, ya no muere: la muerte no se enseñorea más de Él"). Aún más, Él es el primogénito de toda creación (Colosenses 1:18: "y Él es la cabeza del cuerpo, de la iglesia. Él es el principio, el primogénito de los muertos, para que en todo tenga Él la preeminencia"). Como Él es el primero en ser resucitado, nosotros, los que hemos creído en Él seremos, de igual manera resucitados de entre los muertos. Por lo tanto, como resultado del sacrificio de Cristo y nuestra fe en lo que Él ha hecho, aunque experimentaremos la muerte física (que es una consecuencia de nuestro pecado), no experimentaremos la muerte espiritual de la separación de Dios. En Cristo, tenemos la victoria sobre la muerte espiritual y en última instancia, sobre la muerte física, ya que Jesús fue resucitado de entre los muertos, también seremos resucitados.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison