Éxodo 16:4: “… para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no.”

Por, Matt Slick

  • Éxodo 16:4: “Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no.”

¿Ignora Dios el resultado de alguna prueba determinada? El teísta abierto dirá que sí, pero esto no puede ser cierto debido a que Dios sí conoce todas las cosas: “pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.” (1 Jn 3:20). Esta prueba no era para que Dios aprendiera algo; más bien, era para fortalecer y purificar la fe del pueblo de Dios para que aprendiera a crecer en medio de las pruebas. La prueba aquí es el entrenamiento que necesitarían para el futuro.

Aquí, la palabra “pruebe”, es la palabra hebrea “nasá” y significa: “examinar, probar, comprobar, tentar, colocar a prueba o examinar.”1 La palabra cubre el aspecto de "probar, colocar a prueba", que es lo que Dios está haciendo con los israelitas. Pero esto no significa que Dios tenía que aprender algo nuevo.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1.Léxico Strong mejorado” (“Enhanced Strong’s Lexicon”), Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, 1995.

 

 

 

 
 
CARM ison