Falsos profetas llevan a la condenación

Se nos ha preguntado mucho acerca de los movimientos “proféticos”, congresos “proféticos”, aún de pastores que dejando su noble ministerio al cual fueron llamados, hoy día se autoproclaman “profetas y apóstoles”. ¿Son verdaderos? ¿Lo que hacen, lo hacen a la luz de la Palabra?

Nuestro Señor y Dios nos advierte y reafirma CLARAMENTE en ambos Testamentos acerca de ellos:

  • “¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los FALSOS profetas.” (Lucas 6:26).
  • “Guardaos de los FALSOS profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” (Mateo 7:15).
  • “Y muchos FALSOS profetas se levantarán, y engañarán a muchos;” (Mateo 24:11). (Énfasis añadidio).

Una de sus características más peligrosas es que afirman venir de Dios para “arreglar el gran caos existente en la Iglesia de Cristo”, para dar “nuevas esperanzas” por medio de sus “profecías” y claman restaurar la “verdad”. ¿Es esto verdad? No.

  • “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;” (Hebreos 1:1-2).

Otra característica es que no niegan algunas de las doctrinas ortodoxas Cristianas; simplemente las pasan por alto considerándolas “conflictivas” para este mundo actual: la deidad de Cristo, la expiación, el carácter pecaminoso de la naturaleza humana, etc.

  • “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” (Hechos 17:11).

¡Sea un bereano: Escrudiñe y mire en la Palabra para “ver si estas cosas son así.”
La eternidad es demasiado tiempo para estar equivocado.

 

 

 

 
 
CARM ison