¿Fue Jesús solo un mito?

Por, Matt Slick

¿Fue simplemente Jesús una figura mítica, o fue en ese momento un invento de fanáticos religiosos que querían un símbolo para amotinarse justificando cualquier razón? ¿O fue Jesús una persona real que vivió en Israel hace más de 2000 años?

Con mucha frecuencia, aquellos que niegan a Jesús como una figura histórica, denuncian los escritos del Nuevo Testamento, especialmente los evangelios, como creaciones o historias muy embellecidas que fueron transmitidas a través  de los años. Y es que ellos, tienen que hacerlo, de lo contrario, tendrán que reconocer que Jesús vivió.

En realidad, una persona deberá pasar por alto e ignorar una gran cantidad de evidencia que establece la veracidad histórica de los evangelios. En otras palabras, la sola Biblia es evidencia suficiente de que Jesús vivió, lo quieran o no admitir los críticos. Pero hacer esta declaración, no establece el hecho. Por lo tanto, echemos un vistazo a las razones del por qué Jesús no es una creación mística sino un hombre real que vivió en Israel.

Los evangelios como historia: fecha de autoría

De acuerdo a la iglesia cristiana, los cuatro evangelios fueron escritos por los apóstoles y aquellos que estuvieron bajo la dirección de los apóstoles de Jesús. Esto significa que fueron escritos bajo la dirección de testigos de los acontecimientos reales. Además, ninguno de los evangelios menciona la destrucción del templo judío en el año 70 d. C. Y esto, es significativo ya que Jesús había profetizado con relación al templo cuando dijo en Lucas 21:6: “En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destruida”. (Leer también, Mateo 24:1; Marcos 13:1). Si los evangelios hubieran sido escritos después de esa fecha, y si estos fueran solo inventos, seguramente hubieran registrado los acontecimientos de la caída de Jerusalén y la destrucción del templo, los cuales son conocidos como hechos históricos. Sin embargo, Mateo, Marcos y Lucas no contienen tal información. Lucas fue escrito antes de Hechos (Hechos 1:1: “En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar”). Hechos, una historia de la iglesia cristiana, tampoco menciona la caída de Jerusalén ni registra la muerte de Pablo, Santiago y Pedro, las cuales sucedieron al inicio de los años 60 d. C. Esto significa que Hechos fue escrito, al menos en el 62 d. C. y el evangelio de Lucas fue anterior a esa fecha. Por lo tanto, el tiempo entre los acontecimientos y los escritos es de alrededor de 30 años. Esto significaría que los testigos existían todavía y pudieron haber corregido cualquier declaración escrita en los evangelios. Sin embargo, no tenemos ninguna corrección o escritos contradictorios de nadie, negando los registros de los evangelios. (Ver Artículo Relacionado: ¿Cuándo fueron escritos los evangelios y por quién?). Podemos concluir entonces que los evangelios fueron escritos muchos antes que terminara el siglo 1º.

Los evangelios como historia: contenido histórico

Los evangelios no presentan ningún aspecto mítico. Estos fueron escritos como registros de los testigos. Considere los primeros cuatro versículos del evangelio de Lucas, el cual declara que este es un documento investigativo:

  • Lucas 1:1-4: “Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, 2 tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, 3 me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, 4 para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido”.

Así no se forman los mitos. Esta es la forma como Ud. descubre la evidencia y la registra. Lucas examinó a los testigos, los entrevistó y revisó los hechos:

Contamos con información históricamente verificable:

  • Lucas 2:1-2: “Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2 Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria”.
  • Lucas 3:1-2: “En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia, 2 y siendo sumos sacerdotes Anás y Caifás, vino palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto”.

Claramente vemos numerosas declaraciones históricas que han sido verificadas por la arqueología. Y este es un registro preciso, no adiciones extravagantes. De hecho, “Sir William Ramsey ha mostrado que al hacer referencia a 32 países, 54 ciudades y 9 islas, ¡no ha cometido errores!1 Sir William Ramsey, fue un erudito clásico y arqueólogo. Enseñó en Oxford, Inglaterra en Aberdeen. Fue autor de muchos libros académicos que trataban con la arqueología y tuvieron una gran influencia sobre esta como una ciencia.

Sin embargo, existen muchas cosas verificables encontrada en los registros de los evangelios

  1. Herodes, rey de Judea
    1. Mateo 14:1: “En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la fama de Jesús”
    2. Lucas 1:5: “Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abías; su mujer era de las hijas de Aarón, y se llamaba Elisabet”.
  2. Herodías, la esposa del hermano de Herodes, Felipe
    1. Mateo 14:3: “Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano”.
  3. El estanque de Betesda
    1. Juan 5:1-3: “Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. 2 Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. 3 En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua”.
  4. El estanque de Siloé
    1. Juan 9:7: “y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo”.

Existen muchas más citas verificadas por la arqueología que demuestran la veracidad de los evangelios. Cuando estos mencionan acontecimientos que tratan con los gobernantes, lugares, la mención de un censo, quién fue gobernador, etc. estos son veraces históricamente.

Los evangelios como historia: veracidad de transmisión

Un tema muy importante es si los evangelios han sido o no transmitidos con exactitud desde los escritos originales a las copias que tenemos hoy día. Y la respuesta es: Sí, estos han transmitidos con exactitud. La verdad, es que los documentos del Nuevo Testamento son, 99.5% textualmente puros. Esto significa que sólo la mitad del 1% de todos los documentos., de todas las copias en existencia tienen alguna pregunta acerca del texto. Si esto es comparado con cualquier otro documento antiguo, el Nuevo Testamento se los lleva por delante (Ver Artículo Relacionado: Evidencia del manuscrito para una mayor confiabilidad del Nuevo Testamento).

Sin embargo, la veracidad es aún mayor que el 99.5%. La razón se debe a que muchas de las copias que tienen errores de deletreo, pequeñas omisiones de palabras y adiciones, etc. son copiadas y esas copias contienen varios errores pequeños. Si por ejemplo, si un manuscrito tiene "Jesús Cristo” y es copiado solo como “Jesús”, entonces, los siguientes manuscritos contendrán sólo la palabra “Jesús” mientras que otros manuscritos podrán contener la palabra “Jesús Cristo”.

Todo lo que se necesita es comparar las copias, ver cuál de ellas es la más vieja, cuál encaja en la ascendencia de copias que es correcta, o tiene un error, etc. y el error es fácilmente de aclarar al comparar las copias. Por lo tanto, podemos saber lo que el original decía en casi todos los casos.

Además, si 10 copias contienen el mismo error de copiados, entones, el número total de copias con error se incrementa. Pero en realidad trazando el texto de nuevo a través de manuscritos matrices que quedan al descubierto por la arqueología, podemos descubrir manuscritos que arrojan luz en la copia que es correcta.

A continuación hay una tabla que detalla varias copias de escritos antiguos. Quedará claro que los documentos del Nuevo Testamento –si el Nuevo Testamento no puede ser considerado confiable– entonces ninguno de los otros escritos mencionados a continuación.

Autor Fecha en que fue escrito Copia más temprana Tiempo de espacio aproximado entre original & copia # de copias Precisión de sus copias
Lucrecio 55 o 53 a.C. 1.100 años 2 ----
Plinio 61-113 d.C. 850 d.C. 750 años 7 ----
Platón 427-347 a.C. 900 d.C. 1.200 años 7 ----
Demóstenes 4º siglo a.C. 1.100 d.C. 800 años 8 ----
Herodoto 480-425 a.C. 900 d.C. 1.300 años 8 ----
Suetonio 75-160 d.C. 950 d.C. 800 años 8 ----
Tucídides 460-400 a.C. 900 d.C. 1.300 años 8 ----
Eurípides 480-406 a.C. 1.100 d.C. 1.300 años 9 ----
Aristófanes 450-385 a.C. 900 d.C. 1.200 años 10 ----
César 100-44 a.C. 900 d.C. 1.000 años 10 ----
Livio 59 a.C.- d.C. 17 ---- ??? 20 ----
Tácito Alrededor del 100 d.C. 1.100 d.C. 1.000 años 20 ----
Aristóteles 384-322 a.C. 1.100 d.C. 1.400 años 49 ----
Sófocles 496-406 a.C. 1.000 d.C. 1.400 años 193 ----
Homero (Ilíada) 900 a.C. 400 a.C. 500 años 643 95%
Nuevo
Testamento
1o siglo d.C. (50-100 d.C.) 2o siglo d.C.
(130 d.C.)
menos de 100 años 5.600 99.5%

Información diversa

Destaca el experto en literatura y mitos, C. S. Lewis: “He leído poemas, romances, literatura de visión, leyendas, mitos, toda mi vía. Sé cómo son estos. Sé que ninguno de estos es como este (los evangelios)”.2 Con relación al evangelio de Marcos: “Una fecha antes del año 50 d. C. no deja tiempo para el embellecimiento mitológico de los registros. Esto tienen que ser aceptados como históricos”.3

  • "Los libros del Nuevo Testamento aparecen dentro del tiempo de vida de los testigos y contemporáneos. Lucas fue escrito alrededor de los 60, sólo 27 años después de la muerte de Jesús, antes de Hechos entre los años 60 al 62 (ver Hemer, todo). Primera a los Corintios fue escrito entre los años 55 al 56, sólo 22 o 23 años después de la muerte de Cristo (cf. 1ª Corintios 15:6-8). Aun, el erudito radical del Nuevo Testamento, John A. T. Robinson, fecha los registros básicos del evangelio entre los 40 y 60… no hay tiempo o forma para que se desarrollara una leyenda mientras que los testigos estuvieran todavía vivos para refutar la historia".4

Conclusión

No existe razón para dudar de la realidad de Jesús como una figura histórica. Los registros de los evangelios son cuatro registros diferentes de cuatro personas diferentes. Estos fueron escritos por cualquiera de los testigos o bajo la dirección delos testigos. Estos mismos evangelios fueron muy rápidamente distribuidos a través  de la región y no tenemos registro de ninguno de los contemporáneos intentando refutar alguno de los hechos escritos en estos; incluyendo esos registros que tratan con los milagros de Jesús.

Para que Jesús sea un mito, tendría que demostrarse que los registros de los evangelios fueron muy embellecidos y copiados y transmitidos erróneamente. Pero considerando que existen otros registros no bíblicos que mencionan a Jesús, sería muy difícil para alguien, demostrar que Él nunca vivió.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Geisler, Norman L., y Thomas A. Howe, “Cuando los críticos preguntan: Un manual popular de dificultades bíblicas” (“When Critics Ask: A Popular Handbook on Bible Difficulties”), Wheaton, IL: Victor Books, 1992, p. 384.
  • 2. Lewis, C.S., “Reflexiones cristianas” (“Christian Reflections”), Grand Rapids: Eerdmans, 1967, 154–55, como está citado en Norman L. Geisler y Abdul Saleeb, “Respondiendo al islam:  La media luna a la luz de la cruz” (“Answering Islam: The Crescent in Light of the Cross”), 2ª edición, Grand Rapids, MI: Baker Books, 2002, p. 244.
  • 3. Geisler, Norman L., “Enciclopedia Baker de apologética cristiana” (“Baker Encyclopedia of Christian Apologetics”), Grand Rapids, MI: Baker Books, 1999, p. 188.
  • 4. Geisler, p. 518.

 

 

 

 
 
CARM ison