¿Fue Mahoma un profeta verdadero de Dios?

Por, Matt Slick
5 de diciembre de 2015

No, Mahoma no fue un profeta verdadero de Dios. Un profeta verdadero de Dios sería testigo del Dios verdadero, y no del dios falso que se encuentra en el islam. Aún más, Mahoma enseñó cosas que están en contra de la Biblia. Él negó la doctrina de la Trinidad, la deidad de Cristo, la crucifixión, la resurrección de Cristo, y la salvación por la sola gracia. Más bien, Mahoma encaja en los requisitos de lo que es un falso profeta.

  • Mateo 24:24: “Porque serán levantados falsos mesías, y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, hasta el punto de engañar, si fuera posible, aun a los escogidos”.
  • 1ª Juan 2:22-23: “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Mesías? Éste es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. 23 Todo el que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, también tiene al Padre”.
  • 1ª Juan 4:1-3: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus, si proceden de Dios; porque muchos falsos profetas han salido al mundo. 2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesús el Mesías ha venido en carne, procede de Dios; 3 y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no procede de Dios; y éste es el del anticristo, del que habéis oído que viene, y ahora está ya en el mundo”.
  • 1ª Juan 5:9-13: “Si recibimos el testimonio de los hombres, el testimonio de Dios es mayor; porque éste es el testimonio de Dios: que ha dado testimonio acerca de su Hijo. 10 El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, lo ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. 11 Y éste es el testimonio: que Dios nos dio vida eterna, y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida. 13 Estas cosas os estoy escribiendo a los que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna”.

Claro está, que los musulmanes negarán que Mahoma fuera un falso profeta. Ellos afirman que el Corán es la revelación final, y Mahoma es el último de los profetas. Pero sus afirmaciones contradicen la Biblia.

El Señor Jesús claramente enseña que la ley y los profetas terminaron con Juan el Bautista:

  • Lucas 16:16: “La ley y los profetas llegaron hasta Juan. Desde entonces el reino de Dios es proclamado, y cada uno entra en él con violencia”.

La ley y los profetas es una frase que describe las dos divisiones del Antiguo Testamento. La ley consiste de los cinco primeros libros de la Biblia: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio. El resto del Antiguo Testamento está contenido en la frase, “los profetas”. Jesús estaba afirmando que el pacto del Antiguo Testamento era proclamado y promovido hasta el tiempo de Juan el Bautista. No hubo más profetas en el sentido del Antiguo Testamento porque Juan el Bautista fue el último.

  • Mateo 11:13: “Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan”.

Pero en el islam, Mahoma es un profeta al estilo de los profetas del Antiguo Testamento, debido a que él afirmó ser un profeta del dios del islam. Sin embargo, en el Nuevo Testamento no hay profetas de ese tipo. Más bien, existen apóstoles de Jesús que escribieron la Escritura y claro está, realizaron milagros. Volviendo a Mahoma, este no realizó ningún milagro, excepto, como afirman los musulmanes, que él produjo el Corán. Sin embargo, el Corán no es un milagro de Dios, ya que este, está lleno de problemas.

Mahoma contradijo a los profetas anteriores a él

Los profetas del Antiguo Testamento, a través  del poder del Espíritu Santo, afirmaron muchas verdades acerca del Mesías que había de venir. Ellos incluyeron la deidad de Cristo y la crucifixión, los cuales, niega Mahoma. Por favor, considere lo siguiente.

  • Negación de la deidad de Cristo
    • Zacarías 12:10: “Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalem espíritu de gracia y de oración, y me mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por causa del unigénito, y se afligirán por Él como quien se aflige por el primogénito”.
  • Negación de la crucifixión profetizada en Salmo 22:11-18
    • Salmo 22:11-18: “No te alejes de mí, porque la angustia está cerca, Porque no hay quien ayude. 12 Me han rodeado muchos toros, Fuertes toros de Basán me han cercado. 13 Abren su boca contra mí, Como león voraz y rugiente. 14 Soy derramado como aguas, Y todos mis huesos se descoyuntan, Mi corazón se ha derretido como cera Dentro de mi pecho. 15 Mi vigor se ha secado como tiesto, Y mi lengua se pega a mi paladar. ¡Me has puesto en el polvo de la muerte! 16 Perros me han rodeado, Me ha cercado cuadrilla de malignos, Horadaron mis manos y mis pies; 17 Contar puedo todos mis huesos, Entre tanto, ellos me miran y me observan. 18 Repartieron entre sí mis vestiduras, Y sobre mi túnica echan suertes”.

Como puede ver, la deidad de Cristo y Su crucifixión son claramente proclamadas en el Antiguo Testamento con relación a Jesús. Si el mismo Espíritu Santo que se movió en los profetas del Antiguo Testamento, como supuestamente se movió a través  de Mahoma, no existiría contradicción. Pero debido a que el Corán niega lo que los profetas del Antiguo Testamento enseñaron, Mahoma no puede ser un profeta del Dios revelado en las Escrituras.

¿Funciona la magia en los profetas de Dios?

  • “La magia fue trabajada en el profeta de modo que empezó a imaginar que él estaba haciendo algo que no estaba haciendo realmente. Un día él invocó (a Allah) por un largo período de tiempo y después dijo: ‘Siento que Allah me ha inspirado de cómo curarme. Dos personas vinieron a mí (en mi sueño) y se sentaron, uno a mi cabeza y la otra a mis pies. Uno de ellos le preguntó al otro: ‘¿Quién lo ha hechizado?’. El otro respondió: ‘Un peine, el cabello recogido en este, y la piel externa del polen de la palma de dátil masculina’. El primero preguntó: ‘¿Dónde está eso?’. El otro respondió: ‘Está en el pozo de Dharan’”. Por lo tanto, el Profeta salió hacia el pozo y luego regresó y me dijo, a su regreso: ‘Las palmas del dátil (las que estaban cerca del pozo) son como cabezas de los demonios’. Pregunté: ‘¿Usted tomó esas cosas con las cuales funcionó la magia?’. Él dijo: ‘No, porque he sido curado por Allah y tengo miedo de qu e esta acción pueda propagar la maldad entre la gente’. Más tarde, el pozo fue llenado con tierra”. (Bukhari, Volumen 4, Book 54, Número 490).

¿Es la propensión de Mahoma hacia la magia una descalificación para el oficio de profeta?  La obvia efectividad de la “magia” sobre alguien que está supuesto a ser un profeta de Dios arroja serias dudas sobre su capacidad para resistir el mal, ser afectado por lo oculto, y al mismo tiempo, pretender enseñar la verdad. Si a Mahoma le pareció que estaba haciendo una cosa que no estaba verdaderamente haciendo, ¿cómo puede ser considerado digno de confianza con cualquier otra cosa, especialmente en aquellos que afirman proclamar las palabras de Dios?

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison