Gálatas 3:28 muestra que las mujeres pueden estar en el ministerio como ancianos y pastores

Por, Matt Slick

  • Gálatas 3:28: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”.

Los egalitarianos con frecuencia citan Gálatas 3:28 en sus argumentos para justificar que las mujeres pueden ser pastores y ancianos. El razonamiento de ellos es, que debido a que los versículos dicen que “no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer” en Cristo, entonces los oficios de anciano, obispo, pastor, etc., y no muestran diferencia de géneros, entonces, no hay ni masculino ni femenino.

El problema con esta interpretación es que el contexto de Gálatas 3:28 trata con la salvación y no con las calificaciones de los oficios en la iglesia. Pablo, contextualmente dice en Gálatas 3:24, 27, 29:

  • 24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. 27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa”.

Por lo tanto, no existe nada en el contexto que indique o que nos dé una explicación clara que las mujeres pueden ser ancianos o pastores.

Un vistazo más cercano a Gálatas 3:28, revelará que Pablo nos está mostrando que no existe diferencia entre el judío y el griego. Esto es importante porque el pueblo judío entendía que el Mesías venía sólo por ellos:

  • Mateo 15:24: “El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel”.

Pablo niega la distinción de la nacionalidad con relación a la salvación, como también niega la distinción entre el esclavo y el libre; entre el varón y la mujer diciendo: “porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”.

En Cristo

La frase, “en Cristo” ocurre aproximadamente 90 veces en el Nuevo Testamento. Es usada para designar sólo aquellos que son salvos. La Biblia usa la frase “en Cristo” para decirnos que somos “justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3:24); que “la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23); que “…ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús…” (Romanos 8:1); aprobados en Cristo (Romanos 16:10), y “santificados…” (1ª Corintios 1:2); somos “nueva criatura…” (2ª Corintios 5:17); “somos hechura suya” (Efesios 2:10); “…nos salvó y llamó con llamamiento santo” (2ª Timoteo 1:9) y hemos obtenido salvación (2ª Timoteo 2:10). Existen muchos versículos adicionales, pero esto, demuestra el punto muy bien.

Como vemos del párrafo anterior, la frase “en Cristo” designa nuestra relación con Dios a través  de la persona de Cristo. Considere 1ª Corintios 15:22:

  • “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”.

Por lo tanto, Gálatas 3:28 no es acerca de las mujeres en el ministerio, sino de aquellos que están “en Cristo”; aquellos que son salvos. Por lo tanto, no apoya la idea de mujeres ancianos que fueran pastores.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison