Génesis 6:2, 5: ¿Quiénes eran los “hijos de Dios”?

Por, Dr. Ron J. Bigalke
Editado por, Matt Slick

Génesis 6 es un pasaje enigmático de la Escritura el cual  antecede el registro histórico del diluvio universal. El acontecimiento en Génesis 6:2-5 fue uno de los factores principales que contribuyeron a todo tipo de maldades antes del diluvio. Moisés escribió:

  • Génesis 6:2: “los hijos de Dios vieron que las hijas del hombre eran hermosas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que habían escogido”. La descendencia de esta unión fueron los nefilim.

Sin embargo, tres teorías se han propuesto para identificar a los “hijos de Dios”. La teoría menos probable es que los “hijos de Dios” fueron gobernantes dinásticos. Al recurrir a esta posición, elimina la dificultad del pasaje de forma más bien sencilla. Las “hijas del hombre” serían plebeyas, por lo que la razón del juicio de Dios fue por el pecado de poligamia. Los tárgums arameos favorecen esta interpretación (Nota del Traductor: Tárgum, es un término arameo que corresponde a «traducción» y se aplica a las diversas versiones arameas de la Biblia).

La evidencia mostrada, es que grandes hombres –gobernantes y reyes– tomaron plebeyas para sí en relaciones polígamas. Debemos comprender que a estos gobernantes, reyes, amos y jueces, los representaban como si fueran dioses (Éxodo 21:6; 22:8-9; Salmo 82:1, 6). Otra evidencia es que, algunas veces, a los reyes se les llamaban hijos de deidades. El problema con esta interpretación es que el reinado no se le llamaba de esa forma. Adicionalmente, la Biblia nunca considera a los reyes como hijos de deidades. La única excepción posible a esto, sería el Salmo 2:6-7:

  • “Yo mismo he ungido a mi Rey sobre Sión, mi santo monte. 7 Yo promulgaré el decreto: YHVH me ha dicho: Mi hijo eres Tú, Yo te he engendrado hoy”.

Pero aún, este pasaje plantea un problema para los defensores de este punto vista, ya que el mismo, es una referencia profética al Señor Jesucristo. Un problema final, es que esta teoría falla al considerar la asociación del v. 4 en Génesis 6: los “hombres de renombre”, son los nefilim, no los hijos de la unión.

Un segundo punto de vista, afirma que los “hijos de Dios”  fueron ángeles caídos que convivieron con humanos para producir una raza hibrida llamada “nefilim” (Génesis 6:4). El pecado de Génesis 6 es el matrimonio entre criaturas angelicales y mortales. El apoyo para esta interpretación sería la lectura directa del texto de la Biblia, y el hecho de que la frase “hijos de Dios” es usada para ángeles en pasajes como Job 2:1;1 38:7; Salmo 29:1; 89:7. Pasajes del Nuevo Testamento como 1ª Pedro 3:18-22 y Judas 1:6-7 son también citados como evidencia debido a que estos parecen indicar que los ángeles caídos abandonaron su hábitat natural para casarse con seres mortales. Se cree que el acto de ángeles y humanos hubiera contribuido significativamente a la maldad en los días de Noé. El Libro de Enoc, confirma esta creencia.

  • 1 Y él me correspondió y me habló y yo oí su voz: "No temas Enoc, hombre de justo, escriba de justicia; acércate y escucha mi voz. 2 "Ve y dile a los Vigilantes del cielo que te han enviado a suplicar por ellos: 'A vosotros corresponde interceder por los humanos y no a los humanos por vosotros'. 3 '¿Por qué habéis abandonando el cielo alto, santo y eterno, os habéis acostado con mujeres y profanado a vosotros mismos con las hijas de los hombres y tomado esposas como los hijos de la tierra y habéis engendrado hijos gigantes? 4 'Vosotros que fuisteis santos espirituales viviendo una vida eterna os habéis manchado con la sangre de las mujeres y habéis engendrado con la sangre de la carne y como los hijos del hombre habéis deseado después carne y sangre como aquellos que mueren y perecen'. 5 "Por eso yo les he dado a ellos mujeres para que las fecunden y engendren hijos por ellas y para que así no falten ellos sobre la tierra". 6 'En cuanto a vosotros, fuisteis primero espirituales, viviendo una vida eterna, inmortal por todas las generaciones del mundo; 7 por ello no se os han atribuido mujeres, pues la morada de los espíritus del cielo es el cielo'. 8 "Y ahora, los gigantes que han nacido de los espíritus y de la carne, serán llamados en la tierra espíritus malignos y sobre la tierra estará su morada. 9 "Los espíritus malos proceden de sus cuerpos, porque han nacido de humanos y de los santos Vigilantes es su comienzo y origen primordial. Estarán los espíritus malos sobre la tierra y serán llamados espíritus malos. 10 "Los espíritus del cielo tienen su casa en el cielo y los espíritus de la tierra que fueron engendrados sobre la tierra tienen su casa en la tierra. 11 "Y los espíritus de los gigantes, de los Nefilim, que afligen, oprimen, invaden, combaten y destruyen sobre la tierra y causan penalidades, ellos aunque no comen tienen hambre y sed y causan daños. 12 "estos espíritus se levantarán contra los hijos de los hombre y contra las mujeres porque de ellos proceden. (Libro de Enoc)2

La Versión King James de la Biblia traduce el hebreo como “gigantes” (antes que “los caídos” como debería ser traducido). En consecuencia, la mención de “gigantes” se argumenta para apoyar la idea de que una raza súper humana surgió de los matrimonios mixtos entre ángeles y seres mortales debido a la impiedad de los hombres impíos y mujeres piadosas podrían hoy, casarse pecaminosamente, sin embargo su descendencia no produciría gigantes. Apoyo adicional para el segundo punto de vista es que Cristo dijo que los ángeles no se casan en el cielo, pero Él no dijo que no podían casarse (Mateo 22:30: “porque en la resurrección, no se casan ni se dan en casamiento, sino que son como los ángeles en el cielo”).

El predicador galés, I. D. E. Thomas, sostuvo que la actual actividad de ovnis se explica mejor al comparar el registro de Génesis 6 con la profecía del Señor en el Sermón del Monte: “Pero como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37). Thomas cree que los ovnis son demonios (“ángeles caídos”), por lo tanto, similares a la forma como invadieron la raza humana en los días de Noé, estos seres caídos podrían intentar repetir sus acciones antes de la segunda venida de Cristo.3 La declaración de Jesús no hace referencia a que los acontecimientos de Génesis 6 ocurran nuevamente; más bien, Él simplemente declaró que en los días de Noé las personas impías no estaban preocupadas con relación al juicio cercano del diluvio; y habría una falta similar de preocupación entre los impíos cuando Él regrese a la tierra en juicio (cf. Mateo 24:38-39: “porque como en aquellos días antes del diluvio, estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no se dieron cuenta hasta que el diluvio llegó y se los llevó a todos, así también será la venida del Hijo del Hombre”).

Un factor principal contra los puntos de vista anteriores es el contexto. Génesis 4 enumera la línea impía de Caín, y el capítulo 5 traza la línea piadosa de Set. En el capítulo 6 se menciona un matrimonio entre las líneas de los impíos y los piadosos, lo cual, sería el pecado especifico. Por lo tanto, los “hijos de Dios” sería la línea piadosa o pía de Set, y las “hijas de los hombres” sería la línea de Caín. El contexto es el argumento más lejano para esta interpretación debido a que el concepto de una línea piadosa es, claramente establecido. Aún más, el hebreo (“… cuando la humanidad comenzó a multiplicarse…”) indicaría continuidad en el pensamiento entre Génesis 5 y 6. El pecado que el pueblo de Dios cometió fue casarse con personas de la línea de impíos, lo cual es un tema común a través  de la historia del Antiguo Testamento.

Admito que existen problemas con tal punto de vista debido a que el término “hijos de Dios” no significa una línea piadosa o pía en ningún otro lugar de la Escritura. Aún más, no hay evidencia de que las líneas de Caín y Set estuvieran completamente separadas de matrimonios mixtos. Al tiempo de Génesis 6, el Señor no había escogido distinguir una línea de otra (Génesis 12:1-3: “Ahora bien, YHVH había dicho a Abram: Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré al que te maldiga, y en ti serán benditas todas las familias de la tierra”). La clasificación de “hombres” en Génesis 6 es muy general y se necesitaría más evidencia para entenderse de otra forma. Sin embargo, uno deberá entender que “nefilim” significa “los caídos”, de “nefíl”, lo que significa “caer”. Leupold tradujo la palabra como, “atacantes”, “ladrones” o “bandidos”.4

Los dos últimos puntos de vista parecerían tener la evidencia más bíblica; no obstante, ambas tienen problemas. Las referencias del Nuevo Testamento (1ª Pedro 3:18-22; Judas 1:6-7) parecen indicar una actividad demoníaca poco común, pero se necesitaría evidencia más significativa para proponer que los nefilim fueron una raza hibrida de algún tipo. Otra cuestión importante a considerar es que los nefilim son mencionados otra vez en Números 13:33, aunque también podría ser que los espías mintieron cuando reportaron que habían gigantes.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. En la Septuaginta se lee, οἱ ἄγγελοι τοῦ θεοῦ (“los ángeles de Dios”).
  • 2. CARM no considera el Libro de Enoc como inspirado. R. H. Charles, The Apocrypha and Pseudepigrapha of the Old Testament, 2 vols. (Oxford: Clarendon Press, 1913; reprint, Berkeley: Apocryphile Press, 2004) 2:198.
  • 3. I. D. E. Thomas, The Omega Conspiracy (Herndon, VA: Growth Publishing, 1986) 236-38.
  • 4. H. C. Leupold, Exposition of Genesis, 2 vols. (Grand Rapids: Baker Book House, 1950) 1:258.

 

 

 

 
 
CARM ison