¿Ha ascendido alguien al cielo antes que Jesús o no?

Génesis 5:24; 2 de Reyes 2:11 y Juan 3:13

  1. Si.
    1. Génesis 5:24: “Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.”
    2. 2º Reyes 2:11: “Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.”
    3. Hebreos 11:5: “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.”
  2. No.
    1. Juan 3:13: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.”

La respuesta es simple cuando se entiende el concepto Judío del universo. Ellos creían en tres cielos. El primero es la atmósfera donde están las nubes y las aves (Atmósfera de la tierra). En el segundo se encuentran las estrellas, los planetas, el sol y la luna (El espacio exterior). Y el tercer cielo es el lugar donde Dios habita. En el Antiguo Testamento en Génesis 5 y 2º Reyes, Enoc y Elías fueron trasladados para no ver muerte (He 11:5). ¿Qué es exactamente lo que está en debate aquí? No fue hasta la crucifixión y resurrección de Cristo que aquellos que murieron antes, en la fe, fueron llevados a los cielos. Efesios 4:8 es citado con frecuencia para apoyar con las Escrituras esta creencia: “Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres.” Además, cuando Pablo dijo que había sido llevado al tercer cielo se estaba refiriendo a la habitación de Dios (2 Co 12:2).

Con relación al texto de Juan 3:13 y comparándolo con Génesis 5 y 2º Reyes, Jesús en el primer texto para establecer su autoridad superior, dice: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo…” En otras palabras: ¿Quién ha subido al cielo para descender trayendo las buenas nuevas de ese lugar? Debemos recordar también que los que parten en Cristo van al mundo eterno, pero nadie que haya subido al cielo jamás ha regresado para revelarnos los misterios de Dios.

Demostración Bíblica de los tres cielos

  1. Primer cielo: Atmósfera de la Tierra.
    1. Deuteronomio 11:17: “y se encienda el furor de Jehová sobre vosotros, y cierre los cielos, y no haya lluvia, ni la tierra dé su fruto, y perezcáis pronto de la buena tierra que os da Jehová.”
    2. Deuteronomio 28:12: “Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.”
  2. Segundo cielo: El Espacio Exterior.
    1. Salmo 19:4, 6: “4 Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol; 6 De un extremo de los cielos es su salida, Y su curso hasta el término de ellos; Y nada hay que se esconda de su calor.”
    2. Jeremías 8:2: “y los esparcirán al sol y a la luna y a todo el ejército del cielo, a quienes amaron y a quienes sirvieron…”
  3. Tercer Cielo: Donde Dios habita
    1. 1º Reyes 8:27: “Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado?”
    2. Salmo 2:4: “El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos.”

 

Este artículo también está disponible en: Inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison