¿Habló o no Dios acerca de sacrificios en Éxodo?

Éxodo 20:24 y Jeremías 7:22

  1. Dios habló acerca de sacrificios
    1. Éxodo 20:24: “Altar de tierra harás para mí, y sacrificarás sobre él tus holocaustos y tus ofrendas de paz, tus ovejas y tus vacas; en todo lugar donde yo hiciere que esté la memoria de mi nombre, vendré a ti y te bendeciré.”
  2. Dios no habló acerca de sacrificios
    1. Jeremías 7:22: “Porque no hablé yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto.”

El precepto en la cita de Éxodo, no contradice para nada el pasaje de Jeremías. De hecho, este pasaje se puede interpretar de dos posibles maneras:

Primera: Una manera Hebrea de decir: “En ese momento, no enfaticé en los solo sacrificios  en comparación con la verdadera obediencia.”:

  • Oseas 6:6: “Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.”
  • 1º Samuel 15:22: “Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.”

Segundo: Su significado también podría ser que el mandato de obediencia dado por Dios es antes que el relativo a los sacrificios. El mandamiento relativo a la obediencia está registrado en Éxodo 15:25-26 inmediatamente después que el pueblo Hebreo había atravesado el Mar Rojo:

  • “Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó; 26 y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.”

Ahora bien, los mandamientos relativos a los sacrificios fueron dados principalmente en el Monte Sinaí en un período histórico posterior. (Ver Éxodo 29; Levítico 1 al 8).

No hay entonces contradicción de los textos anteriores rechazando los sacrificios ofrecidos con un corazón recto. Pero las ofrendas con intención perversa, siempre serán rechazadas.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Indonesio

 

 

 

 
 
CARM ison