¿Hace Dios cosas malas?

Por, Matt Slick

No. Dios no hace cosas malas o cosas que sean moralmente equivocadas. Sin embargo, Él puede hacer cosas que las personas pudieran considerar malas; como por ejemplo, una plaga o una hambruna, pero lo hace para disciplinar a Su pueblo:

  • Ezequiel 14:21: “Por lo cual así ha dicho Jehová el Señor: ¿Cuánto más cuando yo enviare contra Jerusalén mis cuatro juicios terribles, espada, hambre, fieras y pestilencia, para cortar de ella hombres y bestias?”.

Aunque como humanos pudiéramos considerar que esas cosas sean malas, estas, no son moralmente equivocadas. Y si no nos gustan, no se hacen ni buenas ni malas.

En el mundo, las consecuencias del pecado y sus efectos van a seguir su curso. Por razones que sólo las conoce Dios, Él permite que los efectos del pecado se manifiesten a nuestro alrededor. Esto incluye las hambrunas, las plagas, los terremotos, etc. Pero Dios es soberano, y obra a través  de ellos para mostrar el propósito de lo que ha ordenado que suceda:

  • Efesios 1:11: “Por medio de Cristo, Dios nos eligió desde un principio, para que fuéramos suyos y recibiéramos todo lo que él había prometido. Así lo había decidido Dios, quien siempre lleva a cabo sus planes” (Traducción en lenguaje actual - TLA).

Aún más, cuando pensamos acerca de lo que es malo o bueno, estamos opinando, porque finalmente, lo que es malo para una persona, puede ser bueno para otra. Además, algunas cosas “malas” tienen características morales, mientras que otras no. Por ejemplo, es moralmente malo asesinar a una persona, mientras que caerse por una escalera y romperse una pierna, no lo es; y sin embargo, ambas son malas y causan sufrimiento.

Cuando pensamos acerca de esto, entendemos que Dios permite que una persona sea asesinada y que otra se caiga por las escaleras. Debemos entonces preguntarnos, ¿está Dios obligado a evitar ambas? Si es así, ¿en qué punto debemos decir que evite que las cosas malas sucedan en otros campos? ¿Tal vez en un tsunami que arrase con 100.000 personas? ¿Hay algún punto intermedio entre estos acontecimientos anteriormente mencionados? ¿Y quiénes somos nosotros para trazar una línea y determinar lo que es malo o lo bueno? Pretender responder la pregunta significa que tratamos de hablar por Dios. Es mejor, aceptar el hecho de que Dios está en control y tiene razones para permitir lo que hace que suceda en el mundo:

  • Éxodo 4:11: “Entonces el Señor le preguntó: — ¿Quién forma la boca de una persona? ¿Quién decide que una persona hable o no hable, que oiga o no oiga, que vea o no vea? ¿Acaso no soy yo, el Señor?” (Nueva Traducción Viviente – NTV).
  • Isaías 45:7: “Yo formo la luz y creo las tinieblas, yo envío los buenos tiempos y los malos; yo, el Señor, soy el que hace estas cosas” (NTV).

Como puede ver, Dios hace cosas que podríamos considerar buenas o malas, pero que no son moralmente equivocadas, y este es, un buen punto. Dios no puede violar Su naturaleza santa, pero Él sí tiene propósitos en las personas para permitir que les sucedan diferentes cosas malas, o buenas. Después de todo, Dios ama, pero también disciplina a quienes toma por hijo, y algunas veces tal disciplina puede significar dificultades que podrían ser consideradas como malas:

  • Hebreos 12:6: “Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo”.

Finalmente, todo lo que hace Dios lo hace en Su perfecta y soberana voluntad. Por lo tanto, todo lo que Dios hace es bueno, y lo que permita que suceda tiene un propósito. Como cristianos debemos creerle a Él.

NOTA: A menos que se diga lo contrario, las citas están tomadas de la VRV60.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison