Hebreos 12:1: “…tan grande nube de testigos…”

  • “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,” (He 12:1).

La gran nube de testigos que nos rodean, es la lista de personas piadosas mencionadas en los capítulos anteriores: Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas. Ellos son los que buscaron a Dios y Su verdad y aunque no fueron perfectos, creyeron en la esperanza del Mesías venidero.

Varias interpretaciones son ofrecidas por diferentes grupos religiosos. Los católicos tienden a ver la nube de testigos como los santos a quienes se les puede rezar. Aunque claro está que los católicos generalmente, no admiten que ellos les rezan a los santos. Más bien, que ellos –los católicos- rezan con los santos, a Dios. Cualquiera que sea la posición de ellos, la Biblia no enseña rezarle a los muertos.

Los Testigos de Jehová interpretan la gran nube de testigos como “los anteriores Testigos de Jehová” y los mormones dicen que esta nube, incluye al fundador de ellos, José Smith y a otros mormones importantes.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison