¿Implica que si se llama a Dios “Padre” existe una madre divina?

Por, Luke Wayne
12 de agosto de 2016

La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, afirma que realmente existen dos dioses: Un dios padre y una diosa madre. Ellos argumentan que debido al hecho de que Dios es llamado “padre”, prueba de que también debe haber una “madre”, ya que dicen que la madre define inmediatamente, la palabra “padre”. Demos un ejemplo en sus propias palabras:

  • “Hay una razón definida de que Dios enseñó a Sus discípulos a llamarle Padre. El título paternal ‘padre’, fue usado porque seguramente existe un opuesto maternal a Dios el Padre. La Biblia enseña que también Dios es nuestra Madre”.1
  • “La existencia de un padre indica, naturalmente, que hay hijos. Los hijos sólo pueden tener vida si existe una madre porque es la madre la que da a luz. Cristo nos mostró como orar al Padre en los cielos, porque como hijos de Dios, también tenemos a Dios nuestra Madre”.2
  • “Sabemos que Dios el Padre existe (Mateo 6:9), pero debido a que el término para describir a Dios es plural –más de uno– tiene que haber otro Dios presente. El término ‘padre’ es usado sólo entre la familia. Así que, si observamos el sistema familiar, podemos entender quien está ausente”.3

Ciertamente, existe una lógica simple a este argumento. Sin embargo, aquí se ignora la información bíblica que explica claramente a Dios como Padre sin la necesidad de inventarse o imaginarse una esposa celestial. Considere, por ejemplo, cómo fue ese Dios como Padre a la nación de Israel:

  • “¿Así pagáis a YHVH, Pueblo necio e insensato? ¿No es Él tu Padre que te creó? ¿No te hizo Él y te estableció?” (Deuteronomio 32:6).

Israel no son los hijos de un padre y madre divina. Dios es su Padre, en el sentido de que Él los hizo a ellos y también en el sentido de que Él los estableció, o redimió e hizo para Él mismo. Estas ideas las vemos también en Isaías:

  • “¡No la reprimas, porque Tú eres nuestro padre! Aunque Abraham no nos conozca e Israel nada sepa de nosotros, Tú, oh YHVH eres nuestro Padre; ¡Redentor nuestro desde la eternidad, es tu Nombre!” (Isaías 63:16).
  • “Sin embargo, oh YHVH, Tú eres nuestro Padre; Nosotros la arcilla y tú nuestro Alfarero, Todos nosotros, obra de tus manos” (Isaías 64:8).

Vemos una vez más que Dios es el Padre de Israel porque Él los creó y porque los redimió como Su posesión. Piense sobre esto por un minuto. Cuando nosotros llamamos a Henry Ford el padre de la industria automotriz, no significa que también tiene que existir una mujer madre que dio luz a la industria automotriz. Cuando decimos que Adam Smith es el padre de la económica moderna, nadie nos pregunta dónde está la madre.  Aquel que fundó, estableció o creó una cosa es su “padre” sin necesidad de una madre. Malaquías escribe:

  • “¿No tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado un mismo ’El?” (Malaquías 2:10a).

Malaquías le atribuye a Dios Su paternidad en cuanto a la creación, no a una relación marital y de reproducción. Nada en el lenguaje insinúa la idea de una madre.  De igual manera, la idea de la redención no necesita una madre. Más bien, presenta un cuadro de alguien que es un Padre a Sus hijos por adopción. Pero no que Él sea su ancestro biológico, sino que ha escogido hacerlos Suyos. El Nuevo Testamento también usó este lenguaje explícitamente para la paternidad del Dios de Israel y de Su nuevo pueblo en Su nuevo pacto:

  • “quienes son israelitas, de los cuales son la adopción y la gloria, los pactos y la promulgación de la Ley, las ordenanzas y las promesas; 5  de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino el Mesías, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén” (Romanos 9:3-4).
  • “habiéndonos predestinado en amor para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según la complacencia de su voluntad” (Efesios 1:5).
  • “Porque no recibisteis espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor; sino que recibisteis el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba! (¡Padre!)” (Romanos 8:15).
  • “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, 5  para que redimiera a los que estaban bajo la Ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos” (Gálatas 4:4-5).

Cuando Dios redime un pueblo, Él los adopta como Sus hijos y Él se vuelve un Padre para ellos. Una vez más, esto no requiere, ni de ninguna manera insinúa, la necesidad de una madre. Nos volvemos hijos de Dios a través  de la redención a través  de la adopción, no a través  de las relaciones familiares. Dios es nuestro Padre por Su elección y por Su obra redentora en nuestro beneficio. ¡Este es el corazón del evangelio!

Finalmente, debemos notar que uno puede ser un Padre relacionalmente, sin necesidad de una madre. Por ejemplo, José, cuando fue elevado al más alto cargo en Egipto y fue el consejero, guía y administrador confiable de Faraón, José pudo decir:

  • “Y ahora, no me enviasteis vosotros acá, sino Ha-’Elohim. Y Él me ha puesto como un padre para Faraón y señor de toda su casa y gobernador en toda la tierra de Egipto” (Génesis 45:8).

Nadie le diría a José: “Entonces, ¿a quién le ha hecho Él madre para Faraón? ¡Él no puede hacerlo a usted padre sin que le haya hecho madre a alguien!”. Esta sería una respuesta absurda al punto de José. Él estaba usando la palabra “padre” para describir la relación entre ellos, no de sus lazos biológicos familiares. De igual manera, el apóstol Pablo llama a Timoteo, “genuino hijo en la fe” (2ª Timoteo 1:2). También Pablo le escribe a la iglesia en Corinto:

  • “Porque aunque tengáis diez mil pedagogos en Cristo, no tenéis muchos padres; porque en Cristo Jesús, yo os engendré por medio del Evangelio” (1ª Corintios 4:15).

Ninguno de los anteriores pasajes, exige que Pablo tuviera una esposa o una contraparte femenina, para que sea la madre de Timoteo o para los cristianos en Corinto. Una vez más, estos pasajes están describiendo una relación. Cuando pensamos en la Trinidad, Dios mismo es Padre, Hijo y Espíritu. Como siempre, Dios es Padre e Hijo. El Hijo no llegó a existir como ser en algún momento del tiempo, ni tampoco Él necesitó de una madre para existir. El Hijo es eterno. Es llamado “Hijo” y el Padre es llamado “Padre” debido a que ambos términos describen mejor su relación. Esto no tiene nada que ver con los orígenes o el ciclo de la vida. Vemos entonces que no existe nada inherente en el título “padre” que exija la existencia de una madre. Cuando la Biblia se refiere a Dios el Padre, siempre lo hace de formas que ejemplifican Su poder, Su obra y Su relación dentro de Su mismo ser trinitario y para Su pueblo redimido. Nada de lo anterior, implica un segundo “dios” o una contraparte materna. De hecho, insistir en una segunda deidad, sería, disminuir totalmente esta maravillosa verdad acerca del único y sólo Dios vivo y verdadero.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. https://www.wmschurchofgod.org/heavenly-mother/heavenly-family-system/ (Se entró el 11/08/16
  • 2. https://www.wmschurchofgod.org/heavenly-mother/god-the-mother/ (Se entró el 11/08/16)
  • 3. https://www.wmschurchofgod.org/heavenly-mother/elohim-god/ (Se entró el 11/08/16)

 

 

 

 
 
CARM ison