Instructor de catolicismo en la Universidad de Illinois, afirma que la pérdida de su trabajo, viola la libertad académica

Por, Matt Slick

URBANA – Un profesor adjunto que enseñaba cursos de catolicismo en la Universidad de Illinois, ha perdido su trabajo de enseñanza allí, y él afirma que esto, es una violación de su libertad académica.

A Kenneth Howell se le dijo, después de terminar el semestre de primavera, que no estaría enseñando más en el departamento de religión de la UI. La decisión vino después que un estudiante se quejara acerca de una discusión sobre homosexualidad en la clase en la cual Howell enseñaba, que la iglesia católica cree que los actos homosexuales están moralmente equivocados.

Howell ha sido, por nueve años, un profesor adjunto en el departamento, durante los cuales enseñó dos cursos, Introducción al catolicismo y Pensamiento católico moderno. También fue director del Instituto del pensamiento católico, parte del centro Newman católico San Juan en campus y de la diócesis católica de Peoria. Fondos de su salario provenían del instituto del pensamiento católico.

Una de sus conferencias en la clase introductoria en catolicismo, se enfoca en la aplicación de la teoría de la ley natural a un tema social. A principios de mayo, Howell, en preparación para un examen a sus estudiantes, les escribió un largo correo electrónico, en el cual, discutía cómo la teoría del utilitarianismo y la teoría de la ley natural juzgaría la moral de los actos homosexuales.

Escribió en su correo –obtenido por The News-Gazette que– “la ley moral natural dice que la moral debe ser una respuesta a la REALIDAD. En otras palabras, los actos sexuales son sólo apropiados por las personas que son complementarias, no por las mismas”.

Siguió escribiendo, que ha existido una disociación de la actividad sexual de lo moral y la procreación, en contradicción a la teoría moral natural.

La queja del estudiante llegó en un correo electrónico, el 13 de mayo a Robert McKim, jefe del departamento de religión. El autor del correo, dijo que él estaba escribiendo en nombre de un amigo –un estudiante en la clase de Howell que quería permanecen anónimo. El correo se quejaba de las declaraciones de Howell acerca de la homosexualidad, las cuales declaró, eran un “discurso de odio”.

El estudiante escribió: “Enseñar a un estudiante acerca de los dogmas de una religión, es una cosa. Declarar que los actos homosexuales violan las leyes naturales del hombre, es otra. Los cursos en esta institución, deberán ser coordinados para contribuir al discurso público y promover el pensamiento independiente; no limitar la cosmovisión de uno y aislar a las personas con una cierta orientación sexual”.

Howell dijo que estaba presentando la idea de que las enseñanzas morales católicas están basadas en la ley moral natural, y el entendimiento católico de lo que esto significa.

Howell dijo: “Mi responsabilidad en enseñar una clase en catolicismo, es enseñar lo que enseña la iglesia católica. Siempre lo he dejado muy, muy claro a mis estudiantes de que ellos no están obligados a creer en lo que estoy enseñando y que no serán juzgados por eso”.

También dijo que es abierto con los estudiantes acerca de sus propias creencias.

Él dijo: “Yo le digo a mis estudiantes que un católico practicante; por lo tanto, creo en las cosas que estoy enseñando. No es una violación de la libertad académica proponer una posición, si uno la hace apelando sobre bases racionales y si es oportuno al tema”.

Cary Nelson, profesor emérito de inglés en la UI y presidente de la Asociación americana de profesores universitarios, estuvo de acuerdo. Él dijo, que mientras muchos profesores escogen no compartir sus creencias con los estudiantes, ellos son libres de hacerlo y para abogar por una posición particular.

Nelson dijo: “Pensamos que es de gran valor, en los miembros de la facultad, argumentar de una manera bien articulada. Lo que Ud. definitivamente no puede hacer, es pedirle a los estudiantes compartir sus opiniones. Tiene que ofrecerles a los estudiantes la oportunidad para que, libremente, estén en desacuerdo, y no puede haber ninguna sanción por no estar de acuerdo”.

Nelson es el co-autor de una declaración AAUP de 2007 en “Libertad en el salón de clase”, así como el autor de un libro reciente que trata con la libertad académica.

Es parte de la vida intelectual, defender los puntos de vista”, dijo. Y agregó, que él lo ha usado para iniciar un debate animado en su salón de clases.

“Con esperanza, cuando salga al mundo, ellos pueden imitar esto. Ellos pueden argumentar un caso, y hacerlo de una forma bien informada y elocuente, y de esa forma, poder hacer una contribución más productiva a nuestra democracia”, dijo.

Nelson también dijo que sería inapropiado quitar a alguien de una posición de enseñanza porque ellos abogan por una posición, a menos que también pretendan que sus estudiantes compartan la misma creencia.

Howell dijo que cuando McKim habló con él acerca de su puesto como profesor, McKim expresó preocupación de que las declaraciones de Howell en clase, perjudicarían al departamento. Actualmente, Mckim está fuera del país, y pasó las preguntas a Robin Kaler, rector asociado de asuntos públicos.

Kaler declinó hacer comentarios sobre los detalles de un asunto personal. Ella dijo que los profesores adjuntos son contratados sobre la base de semestre a semestre, y que no tienen expectativas de que su empleo durará más de un semestre.

Kater también dijo que la UI, “está totalmente comprometida a enseñar la teoría del catolicismo, pero es decisión del departamento quién enseña un clase”.

El sitio web del departamento dice que Howell fue reconocido por excelencia en la enseñanza, en los semestres de la primavera y otoño de 2008 y 2009.

En una serie de correos intercambiados entre McKim y el administrador de la UI acerca de cómo proceder con relación a la enseñanza de Howell y su puesto como profesor adjunto, McKim declara que le enviará una nota a los estudiantes de Howell y a los otros que habían reenviado su correo a estudiantes, “disociando a nuestro departamento, facultad, y universidad de la opinión expresada en este”.

En otro correo electrónico, Ann Mester, decana asociada de la Facultad de Artes Liberales y Ciencias, escribió que ella cree, “que los correos electrónicos enviados por el Dr. Howell viola las normas de la universidad de inclusividad, lo que nos daría el derecho de tener que interrumpirle el acuerdo de enseñanza que hicimos con él”.

Howell dijo que él y McKim habían tenido profundos desacuerdos sobre asuntos religiosos, y su pérdida de trabajo era el resultado de “solo un desacuerdo muy, muy profundo acerca de la naturaleza de lo que debería ser enseñando y lo que no debería ser enseñado”. Agregó que, “es una violación flagrante de la libertad académica”.

La declaración del manual de usuario del personal académico de la UI en la libertad académica declara, que los miembros de la facultad deben enseñar sus cursos de una forma consistente con el tiempo programado, con el contenido del curso y con el crédito de este. “Dentro de estas limitaciones, tienen en el salón de clases el derecho a la libertad de elaboración y discusión de acuerdo a sus áreas de competencia, los temas que se les han asignado”.

Deben también proveerles a los estudiantes con “la libertad para considerar puntos de vista conflictivos y hacer su propia evaluación de información, evidencia y doctrinas. Aún más, los miembros de la facultad tienen una responsabilidad para mantener una atmosfera propicia a la investigación intelectual y discusión racional”.

Howell dijo que estaba en desacuerdo con la idea, de que un profesor deba presentar lecciones que ni siquiera indiquen sus propias creencias en un tema”.

Él dijo: “No me parece a mí que sea particularmente honesto o justo para un estudiante. Si Ud. cree en algo, Ud. le puede decir eso al estudiante. Donde se vuelve problemático es si Ud. se vuelve perjudicial a un estudiante al penalizarlos a ellos, por sus creencias. Siempre traté de ser justo y honesto y directo con mis estudiantes, y hacerlos participar en preguntas de razonamiento humano”.

Howell, en su correo a sus estudiantes, escribió: “Como su profesor, todo lo que les pido es que la forma de abordar estas preguntas sea, con un pensamiento adulto. Esto implica un cuestionamiento de lo que han escuchado alrededor de Uds. A menos, que hayan hecho una investigación amplia sobre la homosexualidad y sean conscientes de la historia del pensamiento moral, no estarán listos para hacer juicios acerca de la verdad moral en esta cuestión. Les animo a tomar decisiones pensadas”.

Howell dijo que con frecuencia ha tenido estudiantes que no han estado de acuerdo con él, pero, “pero que esto ha sido tratado con cortesía y respeto de ambas partes. Este semestre, los estudiantes fueron los más negativos, escandalosos y críticos que jamás había visto”.

Howell está trabajando con la “Alliance Defense Fund”, una organización con fundamento cristiano, la que de acuerdo con su sitio Web, “suministra los recursos que mantendrán la puerta abierta para la difusión del evangelio, a través  de la defensa legal y la defensa de la libertad religiosa, la santidad de la vida humana, y los valores familiares tradicionales”. Howell dijo que su objetivo es ser regresado al salón de clases para que pueda continuar enseñando sus cursos.

Según un portavoz, la “Alliance Defense Fund”, acaba de empezar a mirar la situación de Howell.

David French, abogado principal, suministró una declaración escrita, diciendo: “Una universidad no puede censurar el discurso de los profesores –incluyendo el discurso en el salón de clases relacionado al tema de la clase– simplemente, porque algunos estudiantes encuentran ese discurso ‘ofensivo’. Los profesores tienen la libertad para retar a los estudiantes y educarlos al exponerlos a diferentes puntos de vista. La “Alliance Defense Fund”, está trabajando con el profesor Howell porque la defensa de la libertad académica es imprescindible en el campus universitario”.

Después de perder su trabajo de enseñanza con la UI, el centro Newman le dijo a Howell que tampoco lo emplearían allí. El centro, y para comentarios, hizo referencia a la oficina de la diócesis en Peoria.

Patricia Gibson, rectora de la diócesis católica y abogada, dijo: “Hemos financiado la posición para que él pudiera enseñar en la UI. Se le ha dicho, que en el futuro, no podrá enseñar clases en la universidad.

Estamos muy preocupados y muy apenados por lo que entendemos es la situación del Dr. Howell, “dijo ella, agregando que la diócesis se ha puesto en contacto con la UI y espera reunirse para hablar del tema”.

Howell fue ordenado como ministro presbiteriano en 1978. En 1996 se volvió a la fe católica. Llegó a la Universidad de Illinois en 1998 para enseñar en el centro Newman.

Lynda Zimmer, escritora del personal de News-Gazette, contribuyó con este reporte.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison