Isaías 43:25: Si Dios conoce todas las cosas, ¿cómo no puede recordar nuestros pecados?

  • Isaías 43:25: “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados”.
  • Hebreos 8:12: “Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades”.
  • Hebreos 10:17: “añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones”.

En los anteriores pasajes, vemos que es Dios quien escoge no recordar nuestros pecados. No es que Él se olvide porque no pueda recordar algo, sino porque ha decidido no traerlos a memoria. ¿Por qué? Porque los pecados han sido perdonados en Su Hijo Jesús.

Esta es la razón por la que cuando Ud. lee Hebreos 11, verá una lista de los héroes de la fe: Abraham, Moisés, David, etc. Sin embargo, ninguno de sus pecados es mencionado, aunque fueron pecadores. ¿La razón? Porque Dios no recuerda nuestros pecados nunca jamás.

Un punto adicional: Jesús nos dice que perdonáramos a nuestro prójimo  como el Padre nos ha perdonado a nosotros:

  • Efesios 4:32: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

Si alguien comete pecado contra nosotros y posteriormente esa persona le pide perdón y Ud. lo perdona, se supone que Ud. no debe recordar más esa ofensa nuevamente… ¡Nunca! Tal vez no olvide la ofensa, pero entonces, debe escoger no volver a recordarla. Esto es lo que se supone es el perdón para aquellos de nosotros que han sido perdonados por Jesús:

  • 1ª Juan 3:19-20: “Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él; 20 pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas”.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison