Joel 2:13-14: “¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá…?”

Por, Matt Slick

  • Joel 2:13-14: “Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. 14 ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios?”

Si preguntamos, quién sabe si Dios se “volverá y se arrepentirá”, la respuesta es simple: Dios lo sabe, ya que Él conoce Su propio corazón y sabe lo que hará.

Podemos ver que Dios hace preguntas aunque ya conozca la respuesta a Su misma pregunta. Cuando Dios pregunta: “¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá…” no significa que Él no conocía la respuesta. Por ejemplo, Jesús les preguntó a los judíos que fueron a buscarlo en el huerto de Getsemaní, que a quién buscaban, cuando el texto claramente afirma que Jesús conocía todas las cosas:

  • Juan 18:3-5: “Judas, pues, tomando una compañía de soldados, y alguaciles de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue allí con linternas y antorchas, y con armas. 4 Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? 5 Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Y estaba también con ellos Judas, el que le entregaba”.

Por lo tanto, podemos ver que Dios con frecuencia hará preguntas conociendo las respuestas. La pregunta siempre se hace, no para el beneficio de Dios, sino para el beneficio de los que escuchan ya que esto les hace responder la pregunta y por lo tanto, aprender en la medida en que son confrontados con la verdad. En este caso la respuesta es obvia. Dios sabe quién se volverá en arrepentimiento, porque Él conoce todas las cosas y todo le es manifiesto:

  • 1ª Juan 3:20: “pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas”.
  • Hebreos 4:13: “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison