La autoridad de la iglesia católica romana para interpretar las Escrituras, viola las mismas Escrituras

Por, Matt Slick

  • “Decreta además, con el fin de contener los ingenios insolentes, que ninguno fiado en su propia sabiduría, se atreva a interpretar la misma sagrada Escritura en cosas pertenecientes a la fe, y a las costumbres que miran a la propagación de la doctrina cristiana, violentando la sagrada Escritura para apoyar sus dictámenes, contra el sentido que le ha dado y da la santa madre Iglesia, a la que privativamente toca determinar el verdadero sentido, e interpretación de las sagradas letras; ni tampoco contra el unánime consentimiento de los santos Padres, aunque en ningún tiempo se hayan de dar a luz estas interpretaciones”. (Concilio de Trento, SESIÓN IV, DECRETO SOBRE LA EDICIÓN Y USO DE LA SAGRADA ESCRITURA.)

La iglesia católica romana está diciendo que cuando se trata de “cosas pertenecientes a la fe, y a las costumbres que miran a la propagación  de la doctrina cristiana…”, a los católicos no se les está permitido interpretar las Escrituras, y menos, opinar en forma contraria a lo que su iglesia interpreta. Esto significa que ningún católico sabrá si la iglesia católica es falsa, ya que se les obliga a nunca contradecirla cuando de examinar las Escrituras se trata. Ellos deben someterse a todo lo que esta dice y a la interpretación misma de su iglesia. Esto significa que el católico debe dejar en manos de su iglesia, todas las enseñanzas oficiales que esta, proclamará en asuntos de fe, costumbres (morales), y doctrina. Pero si este caso es el de una sumisión fiel a la autoridad de su enseñanza, ¿por qué será que Pablo enseña lo contrario?

  • Romanos 14:1-6: “Reciban bien al que es débil en la fe, y no entren en discusiones con él. 2 Por ejemplo, hay quienes piensan que pueden comer de todo, mientras otros, que son débiles en la fe, comen solamente verduras. 3 Pues bien, el que come de todo no debe menospreciar al que no come ciertas cosas; y el que no come ciertas cosas no debe criticar al que come de todo, pues Dios lo ha aceptado. 4 ¿Quién eres tú para criticar al servidor de otro? Si queda bien o queda mal, es asunto de su propio amo. Pero quedará bien, porque el Señor tiene poder para hacerlo quedar bien. 5 Otro caso: Hay quienes dan más importancia a un día que a otro, y hay quienes creen que todos los días son iguales. Cada uno debe estar convencido de lo que cree. 6 El que guarda cierto día, para honrar al Señor lo guarda. Y el que come de todo, para honrar al Señor lo come, y da gracias a Dios; y el que no come ciertas cosas, para honrar al Señor deja de comerlas, y también da gracias a Dios” (Dios Habla Hoy – DHH).

Pablo está mencionando leyes acerca del comer y de días dedicados para honrar al Señor. Considere ahora el v. 5: “Otro caso: Hay quienes dan más importancia a un día que a otro, y hay quienes creen que todos los días son iguales. Cada uno debe estar convencido de lo que cree”. Pablo debe estar incluyendo los días de adoración debido a que dice, que hay quienes “dan más importancia a un día que a otro…” Además, ¿no estaría incluido el Sabbat? Sin duda. Por lo tanto, esto es una cuestión de doctrina. Aquí, el apóstol no nos está diciendo que nos sometamos a un magisterio y a lo que este dice acerca de doctrina. Al contrario, él afirma que cada uno “debe estar convencido de lo que cree”. ¿Cómo puede ser este el caso si los católicos tienen que estar sometidos a cualquier cosa que la ICR enseña con relación a tales doctrinas?

¿Qué significa “estar convencido de lo que cree”? Si el individuo en la iglesia católica romana interpreta la frase para querer explicar que una persona está convencida, en su mente, de lo que cree, puede tomar una decisión por sí mismo acerca de doctrina, pero esto, estaría en contra vía de lo que enseña el Concilio de Trento. Pero si el individuo se somete a lo que enseña el Concilio, entonces, no se permitirá escudriñar las Escrituras, y estar “convencido de lo que cree”; a menos, claro está, que siempre esté de acuerdo con su iglesia. En realidad, este individuo está obligado simplemente a someterse y a creer, sin escudriñar, todo aquello que se le enseña. Y esto, es, peligroso, ya que le quita al individuo el derecho que tiene de que, “día tras día” debe estudiar “las Escrituras” para ver si lo que le enseñan es cierto.

  • Hechos 17:11: “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.

Esto invalida, de forma irónica, cualquier figura que la iglesia católica romana usa para enseñar la verdad interpretando equivocadamente la Palabra de Dios.

Preguntas para los católicos

  1. ¿Significa la frase “Cada uno debe estar convencido de lo que cree” que una persona es capaz de interpretar las Escrituras y creer por sí mismo acerca de lo que ve que estas dicen? Si es no, ¿por qué no?
  2. Si la frase, “Cada uno debe estar convencido de lo que cree” significa que el individuo es capaz de interpretar las Escrituras y creer por sí mismo, ¿qué sucedería si cree que lo que ve en las Escrituras contradice las enseñanzas de la ICR?
  3. Si la frase, “Cada uno debe estar convencido de lo que cree” significa que el individuo es capaz de interpretar las Escrituras, ¿no contradice esto la enseña oficial de la iglesia católica romana la cual le niega el derecho de interpretar la palabra de Dios con relación a “cosas pertenecientes a la fe, y a las costumbres que miran a la propagación  de la doctrina cristiana…”, y que esta iglesia es inconsistente con lo que proclama?

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison