La Cena del Señor y la Clase de Ungidos de los 144.000 de los Testigos de Jehová

La Organización de los Testigos de Jehová enseña que no todos los miembros de su grupo pueden tomar la comunión. Sólo los 144.000 miembros llamados la “clase de ungidos” tienen el derecho de tomar Comunión y ellos son los únicos que irán al cielo.1 De hecho, la “clase de ungidos” dentro de los Testigos de Jehová son sólo los 144.000 que serán “nacidos de nuevo.”

Esta ‘pequeña multitud’ de 144.000 herederos del Reino, son entonces, aquellos que entre toda la humanidad serán ‘nacidos de nuevo.’”2

Los Testigos de Jehová celebran la comunión (o cena) sólo una vez al año.3 En el servicio anual de la cena, la congregación se reúne en sus diferentes salones. Esto se hace manteniendo la fecha del calendario Hebreo del 14 de Nissan —la fecha de la Pascua— la cual sucede generalmente en Marzo o Abril de cada año en el calendario Gregoriano. Durante este servicio, la copa es pasada de Testigo de Jehová a Testigo de Jehová pero sólo entre aquellos pocos que pertenecen a la clase de ungidos de los 144.000. Jesús en Juan 6:53-54 dijo:

"De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré el día postrero."

Aquí, no se va discutir la naturaleza de la comunión y compararla con los puntos de vista de los elementos de la Católica y Protestante; más bien, el tema a tratar aquí, es que Jesús le dijo a los Judíos que debían tomar la comunión; la cual, Él mismo y posteriormente, instituyó en Mateo 26:26-28 asegurando que si ellos no participaban de ésta, ellos no tendrían vida en ellos:

"Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros." (Jn 6:53).

Ahora bien, de acuerdo a El Atalaya, la “vida” que se menciona en Juan 6:53-54, es la vida eterna.

En esa ocasión Jesús no estaba hablando a aquellos Israelitas circuncisos acerca de “vida eterna” como criaturas humanas en un Paraíso terrenal bajo su reino milenial. Más bien, estaba hablando acerca de la misma oportunidad que estaba siendo colocada delante del apóstol Pedro y sus compañeros apóstoles por medio de las “palabras de vida eterna.” Esta era la oportunidad de ganar la vida inherente con el Cristo en los cielos, “vida en vosotros.” (Jn 6:53). Para reinar con él en el cielo, ellos podían pasar a la humanidad los beneficios de vida dados en su sacrificio.4

De acuerdo a la teología de los Testigos, sólo algunos Testigos serán levantados a “vida inmortal” y otros a “vida eterna.” La vida inmortal es para los 144.000 que estarán con el Señor en el cielo. Ellos no tienen cuerpos resucitados, sino “cuerpos espirituales”. La vida eterna es para aquellos en el Paraíso terrenal los cuales tendrán un cuerpo resucitado que deberá ser sostenido con comida, deberán dormir, etc.

Como vimos en la cita anterior, de acuerdo a El Atalaya, la vida de la que Jesús estaba hablando era “vida eterna”; esto es, vida en el cielo para los 144.000. Por lo tanto, ellos enseñan que la cena (o comunión) es instituída sólo para los 144.000 Judíos, no para todos los Testigos.

Cuando comparamos esta herejía con relación a la Biblia, vemos que Jesús compró a la iglesia con Su sangre (Hch 20:28), y Su sangre es la sangre del pacto para la iglesia (1 Co 11:25), la comunión entonces está supuesta a ser para todos los Cristianos, no sólo para el grupo élite de los 144.000 Testigos de Jehová.

¿Qué dice la Biblia?

La comunión o cena es para el cuerpo de Cristo, para todos los creyentes. El pan y el vino representan el cuerpo y la sangre de Cristo el cual fue sacrificado para que el creyente tuviera redención de sus pecados. Por lo tanto, la comunión es sólo para todos los que han creído en el sacrificio de Cristo, no para aquellos que no han sido cubiertos por ese sacrificio. Esto es importante debido a que la gran mayoría de los Testigos no toman la comunión.

El apóstol Pablo dijo que el pan es un compartir del cuerpo de Cristo y que existe un solo cuerpo de Cristo: la iglesia, de la cual somos parte. Dentro de la Iglesia Cristiana, no hay limitaciones acerca de quién toma la cena del Señor:

  • “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? 17Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan. 18Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar?” (1 Co 10:16-18). (Énfasis añadido).
  • “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.” (Hch 20:7)

No existe ninguna mención para limitar la comunión a nadie; excepto, que uno mismo se debe examinar y discernir correctamente que los elementos representan el sacrificio de Cristo, no una simple comida para satisfacer el hambre.

  • “Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. 29Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.” (1 Co 11:28-29).

Ningún lugar en la Biblia restringe la comunión solamente para 144.000 como enseñan los Testigos de Jehová. Esta es otra de las fabricaciones de la Biblia Atalaya y El Tratado de la Sociedad. El hecho de que los Testigos de Jehová no toman comunión es una demostración de que ellos no pertenecen al cuerpo de Cristo y no tienen una relación de pacto con Cristo. La Cena del Señor está establecida para el cuerpo de creyentes con el Dios verdadero y viviente que han sido redimidos por el Señor Jesucristo. La Cena del Señor no es para aquellos que se encuentran alejados de Su cuerpo. Y como la gran mayoría de los Testigos de Jehová no toman comunión, este es un testimonio contra ellos mismos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés.

  • 1. El Atalaya, Febrero 15, 1985, página 13.
  • 2. El Atalaya, Noviembre 15, 1954, página 681.
  • 3. El Atalaya, Abril 1, 1985, página 199.
  • 4. El Atalaya, Marzo 1, 1985, página 10.

 

 

 

 
 
CARM ison