La conversación antes y después del vídeo cuando el Pastor Scott habla

Por, Ken Cook

La conversación antes y después del vídeo (https://www.youtube.com/watch?v=SBGSecIiMiQ) cuando el Pastor Scott habla

Aquí está la conversación antes y después del vídeo cuando el Pastor Scott habla:

“Vuélvase y míreme. Le quiero decir algo de Dios. No señor. No le pregunté nada personal porque no me interesa. Y sé que Ud. vino con sinceridad en su corazón y lo aprecio porque Ud. vino como un pacificador, Ud. vino como un hombre de Dios a decir, oye, nosotros no somos así… (la conversación continúa, afirmando los contactos anteriores hechos la noche anterior por el Pastor Scott).

Quiero decirle algo esta noche, quiero que tome su Biblia por un minuto por lo que yo, yo creo con todo mi corazón y le diré esto, que Dios permitió lo que sucedió para traerlo hasta esta tienda de campaña. Sé, sin sombra de duda, que Él lo hizo porque Ud. no hubiera venido aquí, a menos que Dios lo hubiera enviado. Porque una de las oraciones que siempre hacemos ante de nuestros avivamientos es esta: Señor no dejes que nadie esté en esta tienda de campaña que no esté supuesto a estar.

Así que Dios permitió a los provocadores que vinieran para traerlo a Ud. de la iglesia, para que trajera paz. Pero la razón por lo que Dios lo permitió y esto, acerca de esto por lo que le pregunté a Él hoy. Él dijo que había permitido esto para que este hombre joven estuviera dentro de la tienda de campaña porque Dios lo ha traído a Ud. por Su Espíritu (la operadora de la cámara dice: “Señor, dale sabiduría”)… paz. Y hay información que le daré, y no sería capaz de no prestarle atención a Ud. en cuanto a que no hubo una conmoción, “dice el Señor”. Pero el Señor dijo: “Hijo, en esta noche ungida y desde este día en adelante, donde la gloria shekinah del Espíritu Santo empezó a hablar en nuestro corazón, sí, podrán haber cosas que parecen un poco diferentes o extrañas a ti mi hijo, pero el Señor dice qué pido de ti esta noche, Él dice que aunque Ud. esté de pie ante lo que parece un acontecimiento extraño e inusual para Ud., Él dice que este, estaba predestinado para tal momento como este de esta forma y en esta región.

Levante sus manos porque Dios irá a hacer algo para Ud. en esta noche, hijo. Coloque sus manos levantadas delante del Señor. Quiero hacer algo por Ud. (El Pastor Scott dice que le gustaría decir algo). Ud. puede. Ud. puede en un minuto. Le quiero decir algo hermoso de Dios. Dios dice que sus manos le pertenecen a Él y que lo sabe, y que sus manos están ungidas de Dios para que sea un pacificador y un constructor de puentes y un adorador, un intercesor, y un buscador, y un hombre que ama a Dios con todo su corazón, y el Señor dice, que como lo ha buscado a Él y como ha buscado la voluntad de Dios para Su pueblo, para llevarlos y guiarlos hacia aguas tranquilas y de estar junto con ellos para la gloria de Jesucristo, el Señor dice que aunque su corazón, mi hijo, ha sido de una pureza y lo que Tú digas Señor, aquí estoy, envíame para Tu gloria a pesar de cualquier oposición, siempre has sido el que toma el alto camino y dice el Señor, voy a estar de pie para tu gloria, y haz aquello que me has pedido hacer y el Señor dice porque te pusiste de pie para Su gloria, Dios dice que Él estará en el escudo (¿)… para tu familia por este año. Oh Dios. Que Dios aun empezará e impartirá y derramará sobre ti, una unción más fresca y más nueva en la que glorificará y ministrará y que has estado leyendo, lo que has escaminará (aplausos de la multitud). Que Dios dice que todo lo Ud. ha leído, que ha estado buscando, de lo que ha sido derramado, es renovado.

Veo gente joven que está siendo traída por el Espíritu de Dios. Personas que han estado atadas, esas vidas a las que Ud. les hablará del espíritu de paz sobre ellas y a través  de ellas, y todo lo que empiece a hacer para la gloria de Dios, será, literalmente, correr. Veo una rueda al frente suyo, veo la rueda girando más y más rápido en la medida en que la rueda va más rápida y más rápida. Veo más y más almas corriendo por las cosas de Dios a través  del fruto de sus labios, hijo. Lo bendigo esta noche hombre de Dios, lo bendigo esta noche hombre de Dios, de que Ud. continuará en el reino y sabia manera (?) eso que el Señor ha colocado sobre Ud. Que Dios continuará derramando la sabiduría, y el conocimiento, y la sinceridad de su corazón que ha sido guardado sobre Ud. desde el vientre de su madre, porque Ud. ha sido grandemente favorecido oh hombre de Dios, oh santo de Dios (?). Lo bendigo esta noche y aprecio su unción en el nombre de Jesús. Gracias a Ud. esta noche, lo aprecio a Ud. mucho, mucho. Dios lo bendiga. ¿Quiere decir algo?”

Pasan tres minutos cuando finalmente, el Pastor Scott decide hablar la verdad en amor y respeto. Entonces…

Quienes le objetan y seguidores repiten una y otra vez: “Le REPRENDEMOS a Ud., le REPRENDEMOS a Ud.”

DAYNA (su tono ha cambiado): “OK señor, adivine qué. Yo no dije esto, ellos lo hicieron. Uds., Uds. todos escucharon la palabra que él habló y su sangre está en sus manos, no en las mías. Por lo tanto, le damos las gracias a Dios el Padre, en el nombre de Jesús. Ud. está reprendido, Ud. es sacado de mi carpa, y si Ud. no cree en milagros necesitará un milagro hoy. Grabe esto, porque él necesitará un milagro un día y necesitará saber que no vendrá a mi iglesia.

No, nonononononononono. No, nonononononono. No lo toquen. No lo toquen a él. Por favor sea sacado de mi carpa. Por favor, sea sacado de mi carpa. OK. Por favor, salga de mi carpa. Señor, por favor, salga. No soy yo sino que son las personas que saben que esto no será permitido. Hermano Tim, hermano Tim, escóltelo fuera de mi tienda.

¿Y sabe qué? Cada árbol se conoce por su fruto. Cada árbol… Bajen eso (el órgano estaba tocando). Cada árbol es conocido por su fruto. ¿Y sabe qué? Como hable esta noche. No toque mi unción y no sane a mi profeta. No habrá sangre en mis manos. No habrá sangre en mi propiedad porque yo soy un profeta pacífico. Y si Ud. piensa que soy un falso profeta, WHOA sea sobre él.

(Señalando al Pastor Scott yéndose). Vete tú diablo, en el nombre de Jesús. Vete tú diablo, en el nombre de Jesús. Cántenlo. Vete tú diablo, en el nombre de Jesús. Vete tú diablo, en el nombre de Jesús. Vete tú diablo, en el nombre de Jesús (Se repite una y otra vez con ‘Cántenlo’).

Oiga: ¿Sabe qué? Estoy contenta de que mi carpa esté aquí, porque necesitaba estar aquí, para traer revelación de la esclavitud de los demonios religiosos que están al cruzar la calle.

Y si vuelve a colocar un pie en mi tienda, Ud. están todos advertidos de lo que él dijo y habló. Le diré esto ahora. Todo lo que Dios necesita es un ángel, todo lo que necesita en un ángel para protegerme. No tengo temor del hombre. No tengo temor de ninguna organización, y no seré movida de mi caminar con Dios o la voluntad de Dios en mi corazón que sé, es real porque sé dónde he estado y sé adónde iré y no regresará al espíritu demoniaco religioso e intolerante que está cayendo contra esta cruzada. Si Ud. sabe que Dios es real, entonces, Ud. conoce la voz de Dios.

Y yo no lo revelé a la mitad de las personas aquí. Yo no revelé que ellas han estado de pie fuera de mi tienda. ¿Estuvo Ud. anoche fuera de mi tienda joven dama? (Mientras señalaba a la operadora de cámara, quien respondió: ‘La noche del viernes’). Oh, bien, ¿fue entonces Ud. una de las personas que me interrumpió? (‘Yo no fui. No dije una palabra a nadie’). OK. Bueno, escuchen. Tengo personas aquí como evidencial de que he sido molestada y esto, es un servicio religioso y no seré molestada. Por lo tanto, Ud. puede tomar esto de regreso a su pastor cruzando la calle y decirles que no seré molestada porque sea llamada la policía, y no voy a tolerarlo. ¿OK? ¿OK? Por lo, Ud. también puede irse si no está de acuerdo con el Espíritu Santo.

Cualquiera que no esté de acuerdo con este servicio, salga. Salga. Salga.

No. Nonononononono. Nadie toca a nadie. Nadie toca a nadie. Sólo salgan. Salgan. Sólo salgan de mi servicio. Sólo salgan. Quiero que todos los que sean de la iglesia Calvary, que no estén de acuerdo con este servicio, por favor, dejen mi servicio. Salgan de mis terrenos. ¿Lo hice? Yo no voy al otro lado de la calle a hacerles esto. Así que, por favor, váyanse en el nombre de Jesús. Les estoy pidiendo que por favor, salgan de mi propiedad porque serán arrestados. Y si regresan, lo veré que yo no los estaré quitando sino el Espíritu Santo…”

La conversación continúa fuera de la tienda. (Se escucha una voz masculina: “Todos irán a la cárcel”).

Las amenazas continúan…

Se pueden ver las pruebas aquí: http://www.youtube.com/watch?v=1Cgd31xXE_g

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison