La crucifixión de Jesús

La crucifixión de Cristo se encuentra registrada en los cuatro evangelios: Mateo 27:33-44; Marcos 15:22-32; Lucas 23:33-43; Juan 19:17-30.

La crucifixión es el proceso por el cual una persona es clavada o es amarrado a una cruz o a una estaca. Fue inicialmente usado por los persas y más tarde por los egipcios, cartagineses y romanos como una forma de pena capital. Alejandro el Grande la trajo al área Mediterránea y los romanos la perfeccionaron como un medio para castigar con pena capital a ciertos reos.

Normalmente había una estaca permanente en tierra señalando el lugar donde la victima sería crucificada llevando su propia cruz hasta el lugar señalado con la estaca. La cruz, la cual era transversal, pesaba generalmente entre 50 y 75 libras. Algunas veces la persona era clavada a estos maderos transversales en forma de cruz y en otras ocasiones eran amarrados. Posteriormente la persona era levantada en el lugar. Un método era levantar estos maderos transversales y colocarlos en una muesca que se encontraba en la parte superior de la estaca para que estas piezas en conjunto parecieran una T. Otro método era colocar estos maderos transversales a pocos metros debajo de la parte superior, formando así, una cruz. Existía otro método donde se clavaba o se ataba a una persona a una estaca individual enterrada en tierra. Generalmente un pequeño letrero se escribía en un pedazo de madera el cual era colocado en el poste describiendo el crimen cometido por el reo y el cual era llevado delante del reo  y al frente de la procesión hacia el lugar de ejecución. Posteriormente, éste era clavado a la cruz por encima de la cabeza del reo.

Cuando se usaban clavos, estos atravesaban las muñecas entre los huesos cúbito y radio, y no a través de las palmas de las manos ya que el clavo podría rasgar la palma debido a que no podía sostener todo el peso del cuerpo.

El aspecto físico del sufrimiento en la crucifixión

La agonía de Jesús inició en Getsemaní cuando sudó gotas de sangre. Hematidrosis es un trastorno muy excepcional en la que un ser humano suda sangre. Sólo ocurre cuando la persona sufre de un elevado nivel de estrés, ansiedad o debilidad, por ejemplo, cuando se acerca el momento de su muerte. La causa es que los vasos sanguíneos se dilatan y contraen hasta llegar a romperse, causando hemorragias en la capa de la epidermis próxima a las glándulas sudoríparas. Tras esto, la sangre se mezcla con el sudor y sale por los poros de la piel.

  • Lucas 22:44: “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.”

Más tarde, en la noche, Jesús fue arrestado en el huerto de Getsemaní y traído delante del Sanedrín donde fue abofeteado por un soldado cuando Jesús cuestionó al Sumo Sacerdote.

  • Juan 18:22-23: “Cuando Jesús hubo dicho esto, uno de los alguaciles, que estaba allí, le dio una bofetada, diciendo: ¿Así respondes al sumo sacerdote? 23 Jesús le respondió: Si he hablado mal, testifica en qué está el mal; y si bien, ¿por qué me golpeas?”

Jesús fue entonces vendado y golpeado repetidamente en la cara. Estando vendado significaba que no podía “capear el temporal” y los golpes hubieran sido, de hecho, más destructivos. La Biblia dice que fue golpeado tan brutalmente que difícilmente se podía reconocer.

  • Marcos 14:65: “Y algunos comenzaron a escupirle, y a cubrirle el rostro y a darle de puñetazos, y a decirle: Profetiza. Y los alguaciles le daban de bofetadas.”
  • Isaías 50:6: “Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro de injurias y de esputos.”
  • Isaías 52:14: “Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres,”

Después, Jesús fue despojado de Su ropa y luego fue azotado. En los azotes, un soldado usaba un látigo llamado “flagrum” o “flagelum”, elaborado con correas de cuero las cuales, contaban con pequeñas bolas de metal que tenían incrustaciones de fragmentos de vidrio o hueso y cosidas al final de cada correa. Este látigo era descargado con todas las fuerzas y cuando golpeaba contra la espalda de Jesús, las bolas con los fragmentos se incrustaban en la Su piel y cada vez que se recogía el látigo traía consigo pedazos de piel los cuales expusieron los músculos y tal vez, los mismo huesos del costillar. Indudablemente Su espalda fue reducida a un amasijo de sangre y carne mutilada. Este azote, se detenía cuando la persona moría o cuando alcanzaba la cantidad de 39 latigazos. De acuerdo a la Ley judía, solo se debían dar 39 azotes. Para ese momento ya Jesús se encontraba en gran dolor, habiendo perdido gran cantidad de sangre, tornándose débil y sediento. Solo después de este martirio fue llevado a la crucifixión.

  • Mateo 27:26: “Entonces les soltó a Barrabás; y habiendo azotado a Jesús, le entregó para ser crucificado.”

Ellos entonces le despojaron de Su ropa colocándole un manto escarlata sobre Él y le colocaron una corona de espinas sobre Su cabeza. El manto se le tuvo que haber pegado a la sangre coagulada de Su espalda y cuando más tarde se lo quitaron para crucificarlo, tuvo que haber sido doloroso haciéndole que volviera otra vez a sangrar debido a las heridas causadas por los azotes. La corona colocada sobre Su cabeza, tenía una serie de espinas que se le incrustaron hasta el cuero cabelludo y el mismo cráneo, desgarrando y removiendo Su piel; continuando así, una hemorragia severa acompañada de gran dolor.

  • Mateo 27:29-31: “y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos! 30 Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza. 31 Después de haberle escarnecido, le quitaron el manto, le pusieron sus vestidos, y le llevaron para crucificarle.”

Posteriormente, Jesús fue escarnecido y golpeado nuevamente después de la flagelación. Para este momento, debía estar bien débil y probablemente sin fuerzas para llevar el peso de Su cruz. Así, otra persona fue designada para que le ayudar a llevar la cruz.

  • Mateo 27:32: “Cuando salían, hallaron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón; a éste obligaron a que llevase la cruz.”

Jesús fue llevado a la cruz, y finalmente, fue crucificado en a un madero cruzado. Normalmente, una persona era colocada en el travesaño extendiendo su brazo para posteriormente atravesar su muñeca con un clavo. El otro brazo entonces, era extendido también y otro clavo atravesaba la otra muñeca. Al colocar los clavos en la muñeca se amputaba el nervio causando un ardiente dolor, así como también la parálisis en la mano. Los clavos tenían como 15 cms de largo.

Una vez Jesús levantado en la cruz, Sus pies fueron calvados a esta. Pero para hacerlo, Sus rodillas fueron dobladas y sus piernas algo recogidas para permitir que Su cuerpo se acostara contra el horizontal para que así sus pies fueron clavados. Una vez levantado, la fuerza de la gravedad trae el peso del cuerpo hacia delante dislocando los hombros y los codos reventando las articulaciones y rasgando los ligamentos.

Debido a la posición extendida de los brazos, la cavidad torácica se encuentra en un permanente estado de expansión causando que el respirar sea dificultoso. Con la gran cantidad de pérdida de sangre debido a los latigazos y la crucifixión, Jesús se deshidrata y Su cuerpo tiene menos sangre para llevar oxigeno. Por lo tanto, Su corazón late de prisa en un intento de compensar y Su necesidad de oxigeno aumenta grandemente. Para poder respirar, Jesús tenía que empujarse usando Sus pies clavados para permitirle al pecho suficiente flexibilidad para inhalar. Esto no solo era insoportable sino que también significó que tenía que raspar Su espalda desnuda, golpeada contra el travesaño de madera en bruto. Todo este proceso de respirar e inhalar empujando Su cuerpo clavado solo incrementaba en intensidad al pasar del tiempo. Pronto, el cuerpo llega al punto de no regreso y el corazón, bien se revienta o la persona muere asfixiada. Pero antes de que eso sucediera, la pérdida de sangre resulta en una sed extrema en la medida que el cuerpo pide agua para restaurar esa pérdida de sangre. Jesús dijo: “Tengo sed.” (Jn 19:28), por lo cual, un soldado le ofreció vinagre (Lc 23:36) pero Jesús lo rehusó porque no estaba buscando aliviar Su prueba.

Algunas veces los romanos para prolongar el sufrimiento colocaban un asiento muy pequeño al travesaño para que la víctima pudiera sentarse parcialmente. Esto le permitía un pequeño descanso e incrementaría, algunas veces, el sufrimiento por muchos días. Pero en el caso de Jesús, y debido a que fue brutalmente golpeado antes de crucificarlo, murió en un corto período de tiempo. Por lo tanto, no fue necesario romper Sus piernas. Jesús murió en una muerte terrible.

En la medida en que leo este registro, me siento afectado por la grandeza de Su sacrificio y muy agradecido porque nos amó lo suficiente para morir por nosotros. Él merece toda la gloria y toda la honra.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison