La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial y Génesis 1:26-27

Por, Luke Wayne
10 de agosto de 2016

  • “Entonces dijo ’Elohim: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves de los cielos, sobre el ganado, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que repta sobre la tierra. 27 Y creó ’Elohim al hombre a su imagen, a imagen de ’Elohim lo creó, macho y hembra los creó” (Génesis 1:26-27).

La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial afirma que el anterior pasaje prueba que realmente había dos dioses involucrados en la creación, una madre y un padre. Ellos explican:

  • "Tanto los hombres como las mujeres fueron creadas a la imagen de Dios, y por lo tanto, es claro que Dios tiene dos imágenes: una imagen masculina y una imagen femenina. Cuando Dios dice: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen’, Dios usó la palabra ‘nuestra’, un término plural en vez de usar ‘hago’. Llegamos a entender que no un solo Dios, sino dos dioses, un Padre y una Madre trabajaron juntos durante la creación".1

Este argumento consiste de dos afirmaciones centrales:

  1. Debido a que tanto el hombre como la mujer son hechos a la imagen de Dios, dos imágenes diferentes deben estar a la vista. Una imagen masculina y otra imagen femenina.
  2. Debido a que los pronombres plurales como, “nosotros” y “nuestra” son usados, debe haber más de un dios hablándole a otro dios.

Brevemente, abordaremos cada una de estas afirmaciones:

¿Dos imágenes distintas?

La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial insiste que, debido a que tanto los hombres como las mujeres son hechos a la imagen de Dios, debe haber imágenes diferentes, ¿Pero es eso lo que dice el pasaje? Echemos nuevamente, un vistazo al pasaje:

  • “Entonces dijo ’Elohim: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves de los cielos, sobre el ganado, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que repta sobre la tierra. 27 Y creó ’Elohim al hombre a su imagen, a imagen de ’Elohim lo creó, macho y hembra los creó” (Génesis 1:26-27).

Aquí, el término “imagen” no está en la forma plural. El pasaje siempre se refiere a una imagen singular de Dios. Aún más, esta imagen singular está unida al pronombre posesivo masculino singular, “SU” tanto para la creación de humanos masculinos como de humanos femeninos. Note:

  • “…creó ’Elohim al hombre a SU imagen, a imagen de ’Elohim lo creó, macho y hembra los creó” (Génesis 1:26-27).

Los creó, tanto macho como hembra, a SU imagen (la de Él “a imagen de ’Elohim…”). No dice que los creó a SU imagen, la de ÉL y a SU imagen, la de ELLA, o a la imagen de ELLOS, sino a SU imagen. No estamos hablando acerca de dos imágenes separadas de Dios, de un dios masculino y de un dios femenino; sino más bien a la sola imagen de un Dios, quien correctamente puede utilizar el pronombre personal “Él” o un pronombre posesivo, “SU” de Él. Para nada el pasaje es ambiguo. Además, si miramos unos pocos capítulos después, vemos a Dios diciendo:

  • “El que derrame sangre de hombre, por los hombres su sangre será derramada, porque a imagen de ’Elohim hizo ’El al hombre” (Génesis 9:6).

Este pasaje habla, una vez más, de sólo una imagen y es la imagen en la que el hombre fue hecho. Si hay dos imágenes separadas de dioses, y el hombre es hecho en una imagen, y la mujer en la otra, entonces este pasaje aplicaría solamente a una imagen: la del hombre. Si la mujer es hecha en una imagen diferente a la del hombre, este pasaje no ofrece protección para la mujer. No exige justicia para quienes son hechas a la imagen femenina, sólo para los hombres. Obviamente, esto no es lo que el pasaje está diciendo. Está insistiendo en justicia para toda la humanidad por la razón de ellos fueron todos hechos a la imagen singular de Dios.

Mientras que la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial tratará de señalar que la palabra hebrea para Dios en estos pasajes, ’Elohim, es plural y que por lo tanto (afirman ellos) significa realmente “dioses”, es un argumento lleno de fallas. Puede ser fácilmente demostrado que ’Elohim con frecuencia, significa sólo un Dios (Por favor, vea el artículo sobre este tema: ¿Prueba la palabra “elohim” que hay un dios madre?). Aún más, Santiago 3:9 también se refiere a esta imagen al declarar:

  • “Con ella bendecimos al Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a semejanza de Dios”.

La palabra para Dios en este pasaje, es la palabra griega, “theos” y está, claramente en singular. Somos hechos a la imagen de un solo Dios, nuestro Señor y Padre. No existen dos imágenes, como tampoco existen dos dioses en estos pasajes.

¿Nosotros y nuestra?

¿Qué haremos entonces con los pronombres plurales que Dios usa en Su discurso? Este es un punto muy interesante, porque una lectura cuidadosa muestra que este hecho realmente confirma la visión cristiana tradicional del punto de vista de Dios y contradice la posición de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial. Note que el pasaje empieza con Dios diciendo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen”, pero después continúa diciendo, “creó ’Elohim al hombre a su imagen, a imagen de ’Elohim lo creó”. Dios habla de Sí mismo en plural, pero el pasaje es claro de que realmente es un solo Dios quien está haciendo esto. Es Él quien nos ha creado en Su imagen singular. Aquí, Dios (’Elohim), está en singular y quien habla usando, “nuestra”. Esto no encaja con la idea de dos dioses, pero sí encaja muy bien con la doctrina cristiana de la Trinidad. Los cristianos siempre han creído que hay un solo y único Dios, y que este único Dios ha existido eternamente en tres personas distintas, iguales y eternas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dios no es algunas veces el Padre y otras, el Hijo y aun, otras veces el Espíritu Santo. Más bien, Él es siempre tres, compartiendo totalmente una sola naturaleza divina, y sin embargo, en comunión como personas distintas. Esta es la única y gloriosa naturaleza del único Dios verdadero de la Biblia. Estas es la razón por la que vemos claramente que Dios creó al mundo y formó toda la humanidad por Sí mismo sin nadie más con Él:

  • “Así dice YHVH, tu Redentor, Y el que te formó desde el vientre: Yo soy YHVH, Creador de todas las cosas; Yo solo extendí los cielos, Asenté la tierra por mí mismo” (Isaías 44:24).

Y sin embargo, también vemos que la Palabra eterna de Dios estuvo personalmente con Dios en la creación, y fue incluso Dios:

  • “En un principio era el Logos, y el Logos estaba ante Dios, y Dios era el Logos. 2 En un principio Éste estaba ante Dios. 3 Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él, nada de lo que ha sido hecho fue hecho” (Juan 1:1-3).

También sabemos que el Espíritu de Dios estuvo presente y activo en la obra de la creación (Génesis 1:2). Vemos entonces un único y solo Dios dando vida y creando Él solo todas las cosas, y sin embargo, este único Dios, es simultáneamente Padre, Hijo y Espíritu Santo. Así que Dios es llamado con razón “Él” porque Él es, en efecto, el único Dios viviente. Sin embargo, Él puede estar en comunión y compañerismo dentro de Sí mismo como “nosotros” porque Él es una Trinidad. Este fue el entendimiento de los cristianos a lo largo de los primeros siglos de la iglesia:

  • “Cuando Dios dijo: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza’, Él primero sugiere la dignidad del hombre. Porque Dios habiendo hecho todas las cosas por Su Palabra, y haberlos pensado a todos ellos simplemente como obras de menor importancia, estima la creación del hombre como la única obra digna de Sus propias manos. Además, Dios es encontrado, como si necesitara ayuda, al decir, ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza’. Pero nadie más que a Su propia Palabra y sabiduría dijo: ‘Hagamos’”. (Teófilo de Antioquía, mediados del siglo 2º).2
  • “Era al mismo tiempo, el Padre, el Hijo, y el Espíritu, que habló a Sí mismo en términos plurales, ¿haciéndose Él mismo plural en ese mismo registro? No; era porque Él ya tenía Su Hijo cerca a su lado, como una segunda Persona, Su propia palabra, y una tercera persona también, el Espíritu en la Palabra, que Él deliberadamente adoptó la frase en plural, ‘Hagamos’ y, ‘a nuestra imagen’, y, ‘ser uno como nosotros’. Porque, ¿con quién hizo el hombre? Y, ¿cómo a quién lo hizo? (La respuesta debe ser), al Hijo, por un lado, quien un día se pondría naturaleza humana; y de otro lado, el Espíritu quien santificaría al hombre. Con éstos Él habló entonces, en la Unidad de la Trinidad”. (Tertuliano, a finales del siglo 2º y principios del siglo 3º).3
  • “El Padre ha dicho: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza’. Al principio del mismo universo, como leo, el Padre y el Hijo existían, y ve una creación. Lo escucho que habló. Reconozco que hace: pero es de una imagen, una semejanza que leo. Esta semejanza no pertenece a la diversidad sino a la unidad”. (Ambrosio de Milán, finales del siglo 4º).[ fn]Exposition of the Christian Faith, Book I, Chapter 7
  • “Dios dijo: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen, a nuestra semejanza’; y un poco más adelante se dice: ‘Por lo tanto, Dios creó al hombre a la imagen de Dios”. Ciertamente, en que es el número plural, la palabra ‘nuestra’ podría no ser utilizada correctamente si el hombre fuera hecho a la imagen de una persona, ya sea del Padre o del Hijo, o del Espíritu Santo; sino porque fue hecho a imagen de la Trinidad, por eso se dice: ‘a nuestra imagen’. Pero una vez más, para que no debamos pensar que tres dioses habrían de ser creídos en la Trinidad, considerando que la misma Trinidad es un Dios, por eso se dice: ‘Y creó Dios al hombre a imagen de Dios’”. (Agustín de Hipona, principios del siglo 5º).

Desde el principio este pasaje ha sido claro para los cristianos. Un Dios que puede también hablar y comunicarse espiritualmente dentro de Su propia naturaleza como “nosotros” no sólo es coherente, sino que afirma la doctrina cristiana bíblica de la Trinidad. La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial debe enfatizar en el “nosotros”, sin minimizar o ignorar el “Él”. La doctrina de ellos de dos dioses y dos imágenes no se puede tomar en cuenta, en todo el pasaje. Se forzó en el texto, sin ser sacada de este. El contexto, simplemente no permite este tipo de interpretación. Génesis 1:26-17 no enseña un dios madre junto a YHVH.

Conclusión

Afirmar que hay un segundo dios creador y de que YHVH Dios depende de este segundo dios para traer la creación a existencia es simplemente una blasfemia. No se puede decir de una forma suave. La Biblia dice:

  • “Por tanto ¡cuán grande eres, oh Adonay YHVH! ¡Nadie hay como Tú, ni hay otro ’Elohim aparte de ti, conforme a todo lo que hemos escuchado con nuestros oídos!” (2º Samuel 7:22).

La misma razón por la que Dios es grande es que no hay nadie como Él. No existe otro Dios. De hecho, afirmar que hay un segundo dios es buscar disminuir la grandeza bíblica de nuestro único Creador. El Dios Triuno que nos creó no compartirá Su gloria con otro, mucho menos con una diosa falsa creada por nosotros mismos. Génesis 1:26-27 es claro que fuimos hechos en la imagen singular de este Dios magnifico que es Padre, Hijo y Espíritu. Que podamos colocar a un lado nuestros ídolos y adorarle sólo a Él.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. http://usa.watv.org/truth/truth_life/content_elohim.asp (se entró, el 10/8/15)
  • 2. Theophilus to Autolycus, Book II, Chapter 18
  • 3. Against Praxeas, Chapter 12

 

 

 

 
 
CARM ison