La importancia de orar en evangelismo

Por, Matt Slick

  • Mateo 9:37-38: "Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. 38 Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies".

La oración es fundamental en la vida cristiana. Sin esta, el testificar estará lejos de ser efectivo y Ud. estará más vulnerable a los ataques del enemigo. Cuando testifica, Ud. necesita la bendición y apoyo del Señor; necesita estar en comunión con Él y la oración hace esto posible.

Cuando Ud testifica, planta las semillas del evangelio, pero es Dios quien hace que crezcan:

  • 1ª Corintios 3:6-7: "Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. 7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento".

En oración Ud. le pide a Dios que le de crecimiento. En oración le pedimos a Dios que al hombre declarado culpable por falta de arrepentimiento de sus pecados, despierte en ellos la necesidad de salvación. En oración, “…sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4:6). Piense en su propia conversión. ¿No cree Ud. que hubo personas en oración que pidieron por su salvación?

  • Jesús oró frecuentemente:
    • Mateo 14:23: "Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo".
    • Marcos 6:46: "Y después que los hubo despedido, se fue al monte a orar".
    • Lucas 5:16: "Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba".
    • Juan 17
  • Pablo oró:
    • Romanos 1:9: "Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones".
    • Efesios 1:16: "no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones".
  • Esteban oró

Y Ud., también debe orar. Dios quiere que le ore a Él y tenga comunión con Él (Juan 1:1-4). ¿Por qué? Una razón es porque nuestra batalla no es contra carne y sangre sino contra principados, potestades, contra huestes espirituales de maldad (Efesios 6:12). Ahí es donde tenemos la batalla real, en el mundo espiritual. Ud. necesita orar. La oración es uno de los medios ordenados por Dios para hacer batalla espiritual; y compartir el evangelio, es sin duda, una batalla espiritual.

Por lo que deberá orar

  • Ore para que haya más obreros en la mies:
    • Jesús específicamente le pidió que orara al Padre por estos obreros para cosechar la mies (Mateo 9:37-38). ¿Y dónde se debe hacer ese trabajo? En el mundo, el cual está lleno de pecadores. ¿Y quiénes son estos obreros? Ud. y yo.  Jesús quiere que las personas encuentren salvación y disfruten de comunión eterna con Él. Jesús quiere que Ud. predique el evangelio. Él nos ha dado el mandamiento: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones… 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:19-20). Pídale entonces a Dios que le dé fortaleza, amor y visión.
  • Ore por compasión para con el perdido:
    • La compasión es un elemento necesario para testificar. Esta, lo motiva a hablar, a enseñar y a orar por otros para que vengan al reino de Dios. La compasión le ayuda a llorar por el perdido y venir en humildad pidiendo por la salvación de ellos.
  • Ore por el deseo para testificar:
    • Ore por esto en forma frecuente y observe cómo el Señor lo cambia dándole un deseo para alcanzar a otros y hablarles acerca de Jesús. Dios garantizará sus oraciones y gozo llenará su corazón en la medida en que cumpla en mandamiento de Dios de testificar.
  • Ore por coraje:
    • Ore por el valor de dar un paso en fe hacia adelante y hablar cuando sea necesario. Muchos cristianos son tímidos porque piensan que hablar la Palabra de Dios es peligroso y aterrador. El coraje le da ánimo para arriesgarse a “hacer el ridículo” y para soportar el desprecio.
      • 2ª Timoteo 1:7-8: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios”.
  • Ore al Señor para que ate a Satanás y a sus ángeles:
    • Existe una jerarquía de demonios que buscan obstaculizar su testificar y robar las semillas del evangelio que sean plantadas por Ud. Recuerde que no se puede pelear contra espíritus con la razón o con carne y sangre, pero le puede a Dios que batalle por Ud. Con la oración puede asaltar el campo del enemigo y debilitar su falso reino. La oración es un arma poderosísima la cual necesita si va a testificar.
  • Ore por sus necesidades:
    • ¿Tiene un caminar cercano con Dios? ¿Necesita una comunión más profunda con Él? ¿Tiene pecados y necesita confesarlos renunciando a ellos? Si es así, ore entonces. Disfrute su privilegio de venir al Creador del universo el cual suplirá todo lo que le falte conforme a Su voluntad. Él le ama. Él quiere escuchar de sus necesidades.
      • Filipenses 4:6: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”.

Obstáculos para lo oración

La oración es importante por muchas razones; especialmente al testificar. Pero la oración puede ser obstaculizada. Para que nuestras oraciones y el testificar sean tan efectivas como sean posibles, es necesaria una discusión acerca de los obstáculos de la oración. ¿Alguna de las siguientes aplica para Ud.?

  • El pecado obstaculiza la oración:
    • “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado” (Salmo 66:18). Todos pecamos, pero, ¿ha pecado sin confesarlo y sin arrepentirse del mismo? Si es así, confiese su pecado, arrepiéntase del mismo como se le ordena en Hechos 17:30 y continúe testificando y orando.
  • El egoísmo obstaculiza la oración:
    • “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” (Santiago 4:3). Examínese. Asegúrese que sus oraciones no estén motivadas por el egoísmo. Si encuentra que el egoísmo es un factor, confiéselo y arrepiéntase.
  • La duda obstaculiza la oración:
    • “Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra” (Santiago 1:6). Todos hemos dudado alguna vez. Todos fallamos. Pero cuando dudemos recordemos al hombre que le dijo a Jesús: “… Creo; ayuda mi incredulidad” (Marcos 9:24). Él creyó, y Jesús le ayudó en su petición. Recuerde que Dios le ha dado a cada hombre una medida de fe (Romanos 12:3). Créale a Dios, aun cuando dude. No importa necesariamente cuánta fe tenga sino en quién tenga esa fe. Coloque su fe en Jesús; créale a Él; mire cuán fiel es Jesús con Ud.
  • El orgullo obstaculiza la oración:
    • Jesús habló del fariseo y del publicano los cuales estaban orando. Mientras el fariseo se jactaba de sí, el publicano le pedía misericordia a Dios. Jesús dice en Lucas 18:14 con relación al publicano: “Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido”. Jesús nos muestra que el orgullo es pecado y que obstaculiza la oración (Santiago 4:6). Debemos pensar en la actitud que Jesús tuvo, el cual, sin importarle toda Su gloria en el cielo, se humilló para encarnarse en la tierra como hombre. Si tiene orgullo, confiese este pecado, arrepiéntase y continúe en humildad.
  • Una pobre relación entre el marido y la esposa, obstaculiza la oración:
    • Este punto podría parecer fuera de contexto aquí, pero no lo está. Una relación adecuada con la esposa es muy importante. Si existen problemas debidos al egoísmo, orgullo, discusiones, ira, falta de perdón o cualquiera los múltiples obstáculos que pueden desarrollarse dentro de un matrimonio, entonces, sus oraciones serán obstaculizadas. ¿Cómo son sus relaciones con su esposo(a)? ¿Está testificando mientras existe ira o rencor entre ambos? En Mateo 5:23-24 Jesús dice: “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”. ¿Está reconciliada(o) con su esposo(a), con su hermano(a)? De hecho, ¿con cualquier otra persona que conoce y con la cual hay un conflicto? Entonces, y antes de presentar su ofrenda o de testificar, ¿por qué no va y se reconcilia y va a testificar? Si no se reconcilia, entonces sus oraciones serán obstaculizadas. 1ª Pedro 3:7 dice: “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”.

Orar es un privilegio

Además de que es un privilegio, la oración es una herramienta poderosa. Sin esta, no sería sensato trabajar en el campo de la muerte. Ore y pídale al Señor de la mies que resucite a la vida a quienes están muertos espiritualmente. Doble rodillas en comunión con su Señor. Permítale que lo lave en Su presencia y le guíe llenándolo con Su Espíritu. En la oración Ud. encuentra a Dios. Es en la oración donde Ud. se forma. Por lo tanto: ¡Ore!

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison