La Ley

La Ley son las instrucciones de Dios relacionadas a la conducta moral, social y espiritual de Su pueblo encontrada en los primeros cinco libros de la Biblia. La Ley es el reflejo de la misma naturaleza de Dios debido a que Dios habla acerca de la abundancia de lo que Él es. Por lo tanto, debido a que Dios es puro, la Ley es pura. Debido a que Dios es santo, la Ley es santa. La Ley consiste de los Diez Mandamientos (Éxodo 20), reglas para la vida social (Éxodo 21-23), y reglas para la adoración a Dios (Éxodo 25-31).

La Ley fue un pacto de obras entre Dios y el hombre, el cual era y es incapaz de llevarnos a una comunión eterna con el Señor debido a la imposibilidad del hombre de guardarla. La Ley es difícil ya que es muy estricta y exigente que requiere que sostengamos un estándar perfecto de conducta moral. Y como éste no se logra la Ley nos condena a la muerte. Merecemos morir aún si fallamos en un solo punto de la Ley:

  • Santiago 2:10: "Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos".

La Ley no hace a nadie perfecto:

  • Hebreos 7:19: “pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios”.

Esta es la razón del por qué la Ley nos muestra la necesidad por Jesús y el don que recibimos a través de Él:

  • Gálatas 3:24: “De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe”.

 

Para ver el significado de esta palabra en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison