La Palabra y la Watchtower: Una exégesis de Juan 1:1

Por, Matthew Halsted
13 de agosto de 2010

Por qué es importante esta tarea

  • “Cuando llegó a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntaba a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” (Mateo 16:13).

Esta es, sin duda, la pregunta más importante que cualquiera debe responder. ¿Es Jesús sólo un profeta humano? ¿Es Jesús Dios encarnado?  Para estar seguro, lo que una persona cree acerca de la naturaleza de Cristo tiene consecuencias eternas. La razón de esto es que la fe es sólo tan buena como su objeto. Si creo en algo que no es cierto, entonces mi fe, aun cuando, aparentemente, sea genuina y sincera, es inútil. Esta fe no me hace nada bien. Sería semejante a decir, “No creo en la gravedad”. No importa cuán sincera sea la declaración; la gravedad seguirá existiendo; y no empezaré a flotar en el corto plazo. Entonces, la gravedad existe aparte de creer o no en esta.

De igual manera, si alguien no cree que Cristo sea la segunda persona de la Trinidad; y si resulta que Él es quien es, entonces, la fe de esa persona habrá estado en alguien que es falso, es decir, un falso cristo. Y un cristo falso no puede salvar. Esta es la razón por la que se necesita una teología sana, especialmente en estos tiempos. Si bien, no es un fin en sí misma, una teología sólida lleva al Cristo verdadero; y el verdadero Cristo es a quien queremos adorar y alabar.

Si hemos de entender con exactitud la persona de Cristo –quien es Él y lo que Él ha hecho– entonces necesitamos sumergirnos profundamente en la Palabra de Dios. Los aspectos ontológicos de la Divinidad pueden ser misteriosos, pero no hay ningún error de que el Dios Tri-Uno de la Biblia, de hecho, sí existe. Una fuerte defensa apologética se deriva de una teología cierta, la cual está arraigada y cimentada en la revelación de Dios, la Biblia; y es desde dentro de la revelación de la Biblia donde obtenemos nuestra teología sobre Cristo.

Donde empezar

Mientras que este artículo no intenta ser exhaustivo en su tratamiento de los muchos e importantes textos trinitarios que la Biblia contiene, está dentro de nuestro alcance examinar profundamente (se puede decir) el más importante y fundamental de todos los textos contenidos en toda la Biblia con relación a la naturaleza de Cristo; Juan 1:1:

  • “En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios” (Juan 1:1 – Nueva Traducción Viviente).

Este texto del evangelio de Juan es importante a la luz de la atmósfera altamente religiosa y pluralista en el mundo de hoy. Los muchos “descendientes” herejes contra el cristianismo, que siguen apareciendo a lo largo de la historia reciente (especialmente en los Estados Unidos), son de importancia significativa cuando consideramos Juan 1:1. Más específicamente, La Watchtower Bible y Tract Society, también conocidos como los testigos de Jehová, tienen desde sus mismos inicios muy poca ortodoxia y herejías en su enseñanza y teología. Entonces, y para nuestras preocupaciones, miraremos brevemente en lo que ellos creen acerca de Cristo así como también su interpretación y traducción de Juan 1:1.

¿Quién es Cristo para los testigos de Jehová?

De acuerdo a esta sociedad, Cristo fue, “directamente creado por Dios”.1 Aún más, con respecto a la respuesta a la siguiente pregunta, “¿Es el primogénito Hijo igual a Dios como creen algunos?”, los testigos responden:

  • “Esto no es lo que la Biblia enseña. Como anotamos en el párrafo anterior, el Hijo fue creado. Entonces, y obviamente, él tuvo un principio, mientras que Jehová Dios no tiene principio ni fin”.2

Para los testigos de Jehová, Cristo no es eterno. O sea, Él tuvo un principio, y hubo un tiempo en el cual Él no existía. Por lo tanto, Él no es Dios; pero, ¿corresponde esto con el testimonio bíblico de Juan 1:1? Sostenemos que no.

La Traducción del Nuevo Mundo

Mientras que este artículo no tiene en sí alcance de un tratado detallado sobre cómo elegir una buena traducción de la Biblia, deberá notarse que los testigos de Jehová usan una traducción bíblica bastante errónea e incorrecta, conocida como la Traducción del Nuevo Mundo (TNM). ¿Cómo traducen ellos Juan 1:1? De acuerdo a la TNM, así traducen este versículo:

  • “En [el] principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios”.

Note que la gran diferencia entre la Nueva Traducción Viviente y la Traducción del Nuevo Mundo, es la cláusula tercera: “…y la Palabra era un dios”. Este es un gran cambio entre estas traducciones cristianas y la de la sociedad. Se necesita hacer la siguiente pregunta: “¿Es este cambio justificado en la traducción?”.

Claro está, que ahora, si queremos decidir cuál es la mejor traducción, solo tendría sentido ir al idioma original en el que los escritores del Nuevo Testamento escribieron. Debido a que el griego koiné fue el idioma en el que escribió Juan su evangelio y sus otras epístolas, nos vendría muy bien mirar cómo Juan escribió y arregló este versículo inspirado por el Espíritu Santo.

Una sólida exegesis del texto

Lo mejor y más aconsejable  sería mirar Juan 1:1 en partes, teniendo en cuenta cada una de las cláusulas a la vez. Una vez entendamos lo que dice el texto y lo que Juan quería que este significara, podemos comparar mejor lo que los testigos de Jehová afirman acerca de la persona de Cristo. Entonces, ¿qué dice el griego?

•    Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ λόγος, καὶ ὁ λόγος ἦν πρὸς τὸν θεόν, καὶ θεὸς ἦν ὁ λόγος.

Ahora bien, para muchos, el idioma griego sigue siendo griego. Para el cristiano promedio, un arreglo de símbolos desconocidos no significa nada; pero lo que nos gustaría hacer, es llevarlo a usted, el lector, a través de este versículo –palabra por palabra– que aunque simple, es profundo, equiparándolo a usted con la información necesaria para traducirlo en forma apropiada.

Cláusula # 1

Primero, echemos un vistazo a esta primera cláusula del versículo.

  • εν αρχη ῆ̓ν ο λογος

Si fuéramos a transliterar esta cláusula griega al español, este sería el resultado:

  • En arjé jén ho logos

Primeramente, debe notarse que esta cláusula es extremadamente significativa e importante. Antes de iniciar nuestro vistazo más profundo de toda la cláusula, ¿qué significan estas palabras?
Primero, notemos las palabras “En arjé” (εν αρχη). “En” es una proposición, la cual es traducida como “en”. Debe señalarse que “arjé”, resulta ser una palabra interesante a la luz del contexto general de este pasaje. “arjé” puede significar “iniciación”, “un principio”, “primer lugar”, “dominio”, “gobernante”, entre otras.3 No sería equivocado traducir esta palabra como “primero”, “gobernante”.

Para ilustrar mejor esta palabra, sería bueno recordar la palabra “arzobispo”. Con frecuencia hemos escuchado esta palabra en círculos de la iglesia, particularmente en la jerarquía eclesiástica de la iglesia católica y de la ortodoxa oriental. La palabra “arzobispo” viene de dos palabras griegas correspondientes, a saber, “arjé” y “epískopos”, que significa “supervisor” u “obispo”). Por lo tanto, “arzobispo” significa “supervisor jefe” u “obispo jefe”.
Por lo tanto, podemos ver de este ejemplo, que “arjé” es una palabra que trae la idea de “base”, “fundamento”, de “jefe” o de “jefatura”, “dirección”. Dentro del contexto de Juan 1:1, podemos ver mejor desde estas definiciones como esto podría tener sentido. “En el principio la Palabra ya existía…” Vemos que esta parte del texto se refiere a la fundación del universo; esto es, su origen o inicio.4 Como podemos ver, la palabra “arjé” realmente da a esta idea de los comienzos un significado “más denso” o de “más peso” que aquel que los hablantes del español están acostumbrados, porque “arjé” habla del “origen” y de la “fundación” del universo. Esta es la razón –dado el contexto de Juan 1:1– por la que los eruditos traducen “En arjé” como “En el principio”.
La siguiente parte de la primera cláusula es, “jén ho logos”, del griego, “ην ο λογος”.

Sin duda, la palabra “jén” está cargada de gran significado. Es un verbo que comunica una tonelada de información y revelación en de la deidad de Cristo. Como se señaló anteriormente, hasta ahora hemos traducido “En arjé” como “En el principio”. Así, vemos que al principio del tiempo, algo estaba sucediendo; o más específicamente, Alguien existía. Y es aquí donde “jén ho logos” entra. Entonces, ¿qué estaba pasando “En el principio”? Encontramos que Cristo era.

Pero primero, ¿qué significa “ho logos”? “logos”, aunque simple, su significado muy profundo es, “palabra”. También sabemos que “la Palabra” está refiriéndose a Jesucristo. (Cabe señalar que todos los eruditos bíblicos sostienen la idea de que “la Palabra” es Cristo).

El verbo “jén” (del griego, “ῆ̓ν”) está en tiempo pasado. Es un verbo singular en tercera persona, que significa “era o estaba”. Sin entrar en mucho detalle, cabe señalar que, contrario al idioma español o inglés, existen un par de formas de traducir los verbos griegos en tiempo pasado.5 La primera forma es traducir un verbo en el tiempo imperfecto, y la segunda, es traducirlo en el tiempo aoristo. William Mounce define los dos tiempos:

  • “El tiempo imperfecto describe una acción continua que ocurre generalmente en el pasado, mientras que el aoristo… describe una acción indefinida que ocurre generalmente en el pasado”.6 Aún más, el tiempo imperfecto de “era” o “estaba” tiene inherencia o relación dentro de la idea de la eterna existencia pasada. Esto es, no hay principio para la Palabra, Jesucristo.

    Hasta ahora, tenemos la primera cláusula traducida: “En el principio la Palabra ya existía…” Hemos visto que, al principio o al inicio de la creación del universo, la Palabra ya existía. Él ya estaba existiendo en la creación del universo y estaba existiendo continuamente en la eternidad. ¡Cuánto significado tiene un pequeño verbo en griego!

    Cláusula # 2

    De la anterior sección, hemos mostrado que Cristo, la Palabra, siempre ha existido. En otras palabras, nunca ha habido un tiempo en que Cristo no haya existido. Esta sección nos lleva a colocar nuestra atención a la segunda parte del versículo de Juan 1:1.

    • kαί ὁ λόγος ῆ̓ν πρὸς τὸν θεόν

    Una vez más, si fuéramos a transliteral esta cláusula griega a letras en español, este aería el resulado:

    • kaí jo lógos jén pros ho theos

    Ya sabemos cómo traducir algunas de estas palabras. Por ejemplo, “jo lógos” significa, “la Palabra”. El verbo “jén” significa “era” o “estaba”. ¿Pero qué significan las otras palabras?

    “kaí” es una conjunción (unión) que significa “y”. Por lo tanto, “kaí jo lógos jén” puede ser traducida como “y la Palabra estaba…”

    Pero, ¿qué hay de “pros ho theos”? “pros” es otra preposición que significa, “con”. Aún más, “ho theos” significa “el dios”. Por lo tanto, podemos traducir toda esta cláusula como, “y la Palabra estaba con Dios".
    John MacArthur resume bien esta cláusula:

    • “… Juan llevó su argumento un paso más allá. En Su preexistencia eternal, la Palabra estaba con Dios. La traducción inglesa no saca a relucir toda la riqueza de la expresión griega (pros ho theos). Esta frase significa mucho más que simplemente que la Palabra existía con Dios”.7

    Entonces, ¿qué significa esta frase? Un comentarista ha dicho que la preposición “pros”, es difícil de traducir. 8 “Es equivalente a ‘estaba en relación con Dios’, ‘se paró frente a’, no en el espacio o tiempo, sino eternamente y constitucionalmente”.9
    Para aclararlo más, nos haría bien regresar a John MacArthur, quien en su propio comentario cita a W. Robert Cook, diciendo:

    • “… esto ‘(da) la imagen de dos seres personales enfrentándose uno a otro e involucrándose en un discurso inteligente’”.10

    Podemos ver entonces, que no sólo Cristo fue preexistente sino que también él estaba en una comunión amorosa con el Padre. “pros ho theos” realmente muestra la distinción eterna entre el Padre y el Hijo. Este texto suministra, más allá de una sombra de duda, que el Padre no es el Hijo, ni el Hijo es el Padre. Ellos son, son fueron, eternamente distintos.

    Hasta ahora, hemos traducido las primeras dos cláusulas de Juan 1:1: “En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios…”

    Cláusula # 3

    Finalmente, hemos llegado a la última cláusula de Juan 1:1:

    • kαί ὁ λόγος ῆ̓ν θεός

    Como se hizo en las secciones anteriores, transliteraríamos esta cláusula en palabras del español de la siguiente forma:

    • kaí jo lógos jén theos

    Debido a que ya conocemos esas palabras, vamos rápidamente a traducirlas:

    • “…y la Palabra era Dios”.

    ¿Es esta una buena traducción del griego? No, no lo es. Primero, debe observarse que “logos”, y no “theos” es el sujeto. ¿Por qué? Porque “theos” no tiene artículo al frente de este, como sí lo tiene “logos”. La cláusula no es, “kaí jo theos jén logos”. Juan lo registró en forma diferente. Él, bajo la divina inspiración del Espíritu Santo, escribió, “kaí jo lógos jén theos”.

    Entonces, “jo lógos” es el sujeto –o de quien se habla en la oración– debido a que es el sujeto quien contiene el artículo definido. Esta es la razón por la que en nuestra traducción, colocamos “logos” antes que “theos”.11

    Aún más, si Juan hubiera escrito, “kaí jo theos jén logos”, entonces, él estaría defendiendo la herejía del sabelianismo, la cual declara básicamente que Dios el Padre y Dios el Hijo son uno y lo mismo, negando así, la Trinidad.12 Si Juan hubiera construido su oración de esa forma, podríamos haberla traducido, “El Dios era la Palabra”. Pero no fue esto lo que Juan registró. Realmente, Juna deja a un lado el artículo de “theos”. Aún más, si Juan hubiera declarado que, “El Dios era la Palabra”, él hubiera contradicho la segunda cláusula, la cual afirma que la Palabra estaba con Dios. Esto hubiera negado la distinción eterna entre el Padre y el Hijo. Después de todo, si el Hijo hubiera sido el Padre, ¿cómo entonces podría él haber sido diferente de Él mismo?

    Si hubiera existido un artículo definido delante de “theos”, esto significaría que Jesús era “un dios” y no “Dios”. Después de todo, Juan deja a un lado el artículo delante de “theos”. Entonces, ¿deberíamos traducir esto como “la Palabra era divina”, o “la Palabra era un dios”? Resumiendo, ¿tienen los testigos de Jehová derecho de hacer esto? Después de todo, los testigos de Jehová dicen que, “Juan 1: 1 destaca la naturaleza de la Palabra –que él era ‘divino’, ‘como dios’, ‘un dios’, pero no el Dios Todopoderoso”.13

    Este apenas es el caso. Bajo la guía divina del Espíritu Santo, Juan construye en realidad esta cláusula para refutar tal idea. Como anota correctamente MacArthur, si Juan hubiera querido “decir, que la Palabra era solamente en algunos casos divina (”un dios”), él hubiera podido usar el adjetivo “theios” (cf. 2ª Pedro 1:4)”.14 Pero como podemos ver, él no usó para nada “theios”. Juan está diciendo algo más que, ”Jesús era ‘un dios’”.

    La única conclusión resultante, es que Cristo, siendo eternamente distinto del Padre (por favor, refiérase a la discusión en la Cláusula # 2), era, sin embargo, Dios.

    Abrace el misterio, no lo destruya

    Hay un solo Dios. El Hijo es Dios; y el Padre es Dios; y el Espíritu Santo es Dios. Sin embargo, el Hijo no es el Padre; y el Padre no es el Hijo. De igual manera, el Espíritu Santo no es el Padre ni es el Hijo.
    Lo que los testigos de Jehová –los modernos arrianos– quieren hacer, es abolir todo el misterio acerca de Dios. Debido a que la Trinidad no tiene sentido, debe estar equivocada. Además de traducir erróneamente el Espíritu Santo, ellos se engañan a sí mismos pensando que la Trinidad es anti-bíblica. Al final, el razonamiento humano tiene la última palabra para ellos.

    Pero con el Dios Tri-Uno de la Biblia, el misterio es una buena cosa, y debe ser abrazado. Después de todo, ¿por qué nosotros, simples humanos dependientes, queremos servir a Dios que es absoluto y como alguien que puede ser descubierto? Ciertamente, Dios se ha revelado en las Escrituras, y es conocido personalmente a través  de Cristo. Pero es nuestro trabajo, como exegetas responsables de la Escritura y como Sus hijos obedientes, no permitir que la revelación de Dios sea distorsionada o re-envasada en antiguas herejías o como alguien agradable y ordenado.

    Cualquier discrepancia de lo que conocemos como la verdad bíblica sobre la naturaleza de la Divinidad, es una herejía. Esto transmite al mundo un dios falso y finalmente, un falso cristo. Y un falso cristo no salva.
    ¡A él Sea toda la gloria!

     

    Este artículo también está disponible en: Inglés

    • 1. The Watchtower Bible and Tract Society. What Does the Bible Really Teach? Ch. 4, “Who is Jesus Christ?” http://www.watchtower.org/e/bh/article_04.htm accessed on August 12, 2010 at 11:25 am.
    • 2. Ibíd.
    • 3. William D. Mounce, ed., Mounce’s Complete Expository Dictionary of Old & New Testament Words. (Grand Rapids, MI: Zondervan, 2006), 1,098.
    • 4. John MacArthur, John 1-11, The MacArthur New Testament Commentary (Chicago: Moody, 2006), 16.
    • 5. William D. Mounce, Basics of Biblical Greek. (Grand Rapids: Zondervan, 2003) 2nd Edition.  181.
    • 6. Ibíd.

    La palabra “jén” en Juan 1:1, por medio de la inspiración divina, pasa a estar en el tiempo imperfecto. Esto significa entonces, que “la Palabra” (en este caso, Jesucristo) estaba “continuamente en existencia antes del principio”.MacArthur, 16.

  • 7. Ibid. 17
  • 8. H. D. M. Spence and Joseph S. Exell, eds., The Gospel According to St. John, vol. 17. The Pulpit Commentary. (Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans, 1950), 6.
  • 9. Ibíd.
  • 10. MacArthur, 17.
  • 11. En este punto, debe notarse que el orden de las palabras es muy importante. En el griego, el orden de las palabras es usado con frecuencia para mostrar énfasis. De hecho, el orden de las palabras en esta cláusula particular, nos muestra, como Daniel B. Wallace ha dicho, que el Hijo “tiene todos los atributos divinos que tiene el Padre”. Para más información acerca de esto, por favor, siga este enlace: http://randphoenix.livejournal.com/44388.html
  • 12. MacArthur, 19.
  • 13. The Watchtower Bible and Tract Society. What About Trinity “Proof Texts”? http://www.watchtower.org/e/ti/article_08.htm accessed on August 13, 2010 at 1:20 pm.
  • 14. MacArthur, 18-19.

 

 

 

 
 
CARM ison