La plenitud de la doctrina de Cristo, ¿dónde encontrarla?

Por, Carlos E. Garbiras

Los mormones afirman que está más que comprobado que la Biblia –en cualquiera de sus versiones– no le otorga al hombre el conocimiento para conocer la plenitud de la doctrina de Cristo, y esto se debe a que las Escrituras judeo cristianas mencionan dentro de sus libros, otros libros, los cuales no fueron incluidos dentro de la recopilación de los 66 libros de la Biblia tal y como la conocemos hoy día. Por lo tanto, como esos libros mencionados no fueron incluidos dentro del canon de la Biblia y como no sabemos acerca de estos, entonces, y de acuerdo los mormones, la Biblia no está completa para otorgarle al hombre ese conocimiento.

Pero, ¿será cierto que la Biblia misma no es suficiente para otorgarle al hombre el conocimiento de la plenitud de la doctrina de Cristo?

Si lo que afirman los mormones fuera totalmente cierto, cabría entonces preguntarnos lo siguiente: ¿Significa esto que el consejo de Dios está incompleto? Basados en la misma Biblia y lo que esta enseña, creemos que no. Indudablemente que el consejo de Dios está completo, y la Biblia con todos sus libros incluidos sí es suficiente para otorgarle al hombre el conocimiento de la plenitud de la doctrina de Cristo.

Lo que sucede es, que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días con su teología mormona necesita, a toda costa –y entre otras cosas– desacreditar la Biblia, considerándola, insuficiente y poder así, incluir los libros de sus fundadores como escritura “supuestamente inspirada” debido a que Dios no completó Su trabajo en la Biblia.

Sabemos que Dios escogió a más de 40 personas para que escribieran Su revelación tal y como la conocemos en la Biblia. Pero, ¿será que Dios se quedó corto, o se dio cuenta que Su revelación no era suficiente y después de muchos siglos empezó una vez más a “hablarles y revelarles” a otros hombres para que completaran finalmente Su inconcluso trabajo en la Biblia? ¿O será que Dios tenía varios ases en Su manga y los empezó a mostrar a supuestos escogidos, diferentes a los profetas y muy particularmente diferentes y mejores que Su Hijo? Si estos primeros hombres, que fueron escogidos para mostrarnos Su revelación, no fueron suficientes, y decidió posteriormente cambiar Su mente para, supuestamente,  “revelar” otros “evangelios”, ¿podríamos verdaderamente los cristianos confiar en alguien que es cambiable, inseguro e insuficiente? Porque finalmente, los cristianos sí creemos que Dios es inmutable. Que Él no cambia. Que Su consejo es perfecto, y creemos además, que finalmente Dios dejó de hablarle a estos hombres –escritores de la Biblia– para que en último lugar, y de una vez y para siempre, terminara hablándonos sólo a través de Su Hijo, tal y como enseña la Escritura, cerrando así Su revelación:

  • Hebreos 1:1-2: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”.

Más bien, y como siempre hemos afirmado desde nuestro ministerio, a los grupos no cristianos les enseñan un “dios” incompleto. Un “dios” que posiblemente no pudo llevar a cabo su tarea en la sola Escritura –tal y como la conocemos ahora– y necesitó “revelar” otros evangelios, como lo podemos ver con los mismos mormones, con los testigos, los católicos romanos y aún los musulmanes. Pero si Ud. pertenece a cualquiera de esos grupos que consideran que los cristianos somos atrasados, estúpidos o anormales, obviamente creerá que Dios no pudo revelar totalmente la doctrina de Cristo, y por eso, necesitan de los supuestos libros “inspirados” de sus profetas, como para creer inclusive que Jesús estuvo en América, que necesitamos de ritos externos para sostener la salvación o inclusive para afirmar que si no dejamos de llamarnos cristianos para tomar los nombres de sus organizaciones, seremos destruidos por el dios que ellos siguen. Pero, ¿es esto cierto? Afirmamos que no.

Ahora bien, aunque es totalmente cierto que estos otros “libros” son mencionados dentro de los libros de la Biblia, estos, no formaron parte de la Biblia, ni tampoco son necesarios “para conocer la plenitud de la doctrina de Cristo”. No podemos negar que varios de estos “libros” fueron escritos por algunos de los autores sagrados de los libros de la Biblia para poder mantener y transmitir, en lenguaje escrito lo que oralmente Dios les había revelado. De hecho, algunos de estos fueron la base para sus futuros escritos, considerados por el mismo Timoteo como inspirados:

  • 2ª Timoteo 3:16-17: “Todo lo que está escrito en la Biblia es el mensaje de Dios, y es útil para enseñar a la gente, para ayudarla y corregirla, y para mostrarle cómo debe vivir. 17 De ese modo, los servidores de Dios estarán completamente entrenados y preparados para hacer el bien” (Traducción en Lenguaje Actual).

Jesús mismo declaró con respecto a las Escrituras:

  • Juan 5:38-41: “ni dejan que su palabra permanezca en ustedes, porque no creen en aquel que el Padre envió. 39 Ustedes estudian las Escrituras con mucho cuidado, porque esperan encontrar en ellas la vida eterna; sin embargo, aunque las Escrituras dan testimonio de mí, 40 ustedes no quieren venir a mí para tener esa vida” (Dios Habla Hoy)

¿A cuáles Escrituras se estaría refiriendo el Señor en ese pasaje? Obviamente, que eran las Escrituras del Antiguo Testamento, debido a que el Nuevo Testamento no había sido escrito todavía. Y si Jesús mismo afirmó que estas Escrituras son las que dan vida eterna y son suficientes para dar testimonio de Él, Su palabra se cumple: Porque las personas de estos grupos “no quieren venir a” ÉL “para tener esa vida”.

Regresando al punto central, algunos otros “libros” mencionados dentro de los libros de la Biblia, son simples crónicas o cronologías de los reyes, videntes o profetas israelitas que escribían los acontecimientos sucedidos, tanto del pueblo como de sus batallas y lo que sucedía en estas; también escribían sus hechos particulares. Pero esto, no era exclusivo de la cultura israelita. Los reyes paganos, desde épocas antiguas, también llevaban sus crónicas o registros de los eventos sucedidos en sus pueblos y sus batallas contra sus enemigos.

En la Biblia también se mencionan, y de hecho, existen otros “libros” que son solo potestad de Dios –mencionados en Daniel y Apocalipsis– que no son libros escritos aquí en la tierra por autores humanos. Son los libros escritos por Dios, en los que Él lleva un registro exacto de todas las cosas que los hombres han hecho desde su nacimiento hasta su muerte, para que después, y cada uno en forma individual enfrente el juicio. Y esos “libros” registran todo lo que cada ser humano ha hecho y dicho mientras estuvo aquí en la tierra.

Pero para poder comprender un poco más acerca de estos “libros”, tenemos que aplicar la lógica, de forma tal, que quitemos las suposiciones que les han estado enseñando los líderes de grupos no cristianos a sus seguidores. Inclusive, desde aquí, los animamos a que si se declaran verdaderos seguidores de Cristo –por algo nos llamamos cristianos– tenemos que revisar todo lo que nos enseñan. ¡Seamos cristianos bereanos!

  • Hechos 17:11: “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.

¿Cuáles son entonces los “libros” que están mencionados en la Biblia, pero que no están a su vez incluidos con los 66 libros de la Biblia?

A continuación, detallamos una lista de los mismos.

  1. El libro de las generaciones de Adán (Génesis 5:1)
  2. El libro del pacto (Éxodo 24:7). (NOTA: Aparentemente, las siguientes menciones del libro del pacto o del libro del pacto o el libro de este pacto o aquel libro o el libro, vienen del mismo contexto: el libro del pacto.)
    1. Del libro del pacto o aquel libro (2º Reyes 23:2-3; 2º Crónicas 34:30)
    2. El libro (2º Reyes 23:24)
  3. El libro de esta ley (Deuteronomio 28:61). (NOTA: Aparentemente, las siguientes menciones del libro de la ley, el libro, del libro, etc. vienen del mismo contexto: el libro de la ley o de esta ley.)
    1. el libro de la ley/ el libro (2º Reyes 22:8)
    2. del libro de la ley (2º Reyes 22:11)
    3. del libro (2º Reyes 22:18)
  4. El libro de las batallas de Jehová  (Números 21:14)
  5. El libro de la ley de Moisés (Josué 8:31; 23:6; 2º Reyes 14:6)
  6. El libro de Jaser  (Josué 10:13; 2º Samuel 1:18)
  7. El libro de la ley de Dios (Josué 24:26)
  8. El libro de los hechos de Salomón (1º Reyes 11:41)
  9. El libro de las historias de los reyes de Israel (1º Reyes 14:19)
  10. El libro de las crónicas de los reyes de Judá (1º Reyes 15:7, 23; 2º Reyes 8:23; 12:19; 14:18; 15:11; 15:36; 16:19)
  11. El libro de las crónicas de los reyes de Judá (1º Reyes 22:45; 2º Reyes 8:23; 12:19)
  12. El libro de las crónicas de los reyes de Israel (2º Reyes 15:11, 15, 26, 31)
  13. Las crónicas de David  (1º Crónicas 27:24)
  14. El libro de los reyes de Judá (2º Crónicas 16:11; 25:26; 28:26; 32:32)
  15. El libro de la ley de Jehová (2º Crónicas 17:9; 2 Crónicas 34:14)
  16. El libro de los reyes de Israel (2º Crónicas 20:34)
  17. El libro de Moisés (2º Crónicas 25:4)
  18. El libro de los reyes de Israel y Judá (2º Crónicas 27:7;  35:27;  36:8)
  19. El libro de los reyes de Israel y Judá  (1º Crónicas 9:1;  2º Crónicas 20:34)
  20. Las actas de los reyes de Israel  (2º Crónicas 33:18)
  21. El decreto de David, rey de Israel  (2º Crónicas 35:4)
  22. Las crónicas de Samuel vidente (1º Crónicas 29:29)
  23. Las crónicas del profeta Natán (1º Crónicas 29:29)
  24. Las crónicas de Gad vidente  (1º Crónicas 29:29)
  25. Los libros del profeta Natán (2º Crónicas 9:29)
  26. Los libros del profeta Semaías (2º Crónicas 12:15)
  27. Los libros del vidente Iddo (2º Crónicas 12:15)
    1. La historia de Iddo profeta (2º Crónicas 13:22)
  28. Los hechos de Josafat, escritos en las palabras de Jehú  (2º Crónicas 20:34).
  29. El libro de las crónicas del rey (Ester 2:23). (NOTA: El siguiente libro en Ester, es aparentemente el mismo mencionado como “el libro de las crónicas del rey”.)
    1. El libro de las memorias y crónicas (Ester 6:1)
  30. Libro de memoria  (Malaquías 3:16).
  31. El libro (Daniel 12:1) (NOTA: El libro de Daniel y el libro de la vida en Filipenses y Apocalipsis están relacionados.)
    1. El libro de la vida (Filipenses 4:3; Apocalipsis 20:12; 22:19)
  32. Los libros (Daniel 9:2) (NOTA: Estos “libros” se refieren al “número de los años de que habló Jehová al profeta Jeremías”. Pero no se hace otra mención de quién escribió el libro. Parecería que fue el profeta Jeremías quien los escribió. Si es así, podemos pensar que ya existían manuscritos de este profeta circulando entre el pueblo israelita mucho antes de que fuera totalmente recopilado tal y como lo conocemos.)
    1. Los libros (Daniel 7:10; Apocalipsis 20:12)
  33. El libro de los sietes sellos  (Apocalipsis 5:1,  13).
  34. El libro de un ángel  (Apocalipsis 10:2).

Los “libros” analizados en el contexto

Nota del autor: No analizaremos todos los libros. Sólo algunos de ellos y los que pensamos son los más importantes. Para un estudio de los demás, le aconsejamos que tenga a mano varias versiones de la Biblia con unos buenos comentarios y podrá terminar de hacer la tarea.

  1. El libro del pacto o del libro del pacto (Éxodo 24:7; 2º Reyes 23:2; 2º Crónicas 34:30)
    1. Éxodo 24:7: “Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos”.
      1. Considerando que todavía no se había compilado o reunido el AT era necesario que los israelitas tuvieran que haber tenido “el libro del pacto” escrito para que NO se les olvidará la Ley de Dios y así, no poder tener ninguna excusa. Posteriormente, estos escritos –los del “libro del pacto” – le servirían a Moisés para escribir el Pentateuco.
    2. Otros comentarios
      1. Las notas de La Biblia de las Américas
        1. “Es decir, el Decálogo (20:1-17)”.
      2. Un comentario de la traducción bíblica que usan los testigos de Jehová con relación a este pasaje, dice:
        1. [7]  “Libro del pacto”. Este indudablemente contenía la legislación que se da en 20:22–23:33.
      3. Notas Traducción Kadosh Israelita Mesiánica – Diego Ascunce (2003)
        1. [103] Aquí se ve claramente que ninguna "Toráh Oral" le fue dada a Moshe en el Monte, él escribió todas  las palabras.
      4. Biblia Latinoamericana (1995)
        1. [.] Moisés sube al monte Sinaí para recibir las leyes de Dios... y la Biblia pone a continuación dos conjuntos de leyes. El primero, más breve, contiene los diez mandamientos. Luego viene otro código, del tiempo en que los israelitas se establecieron en Canaán, llamado Código de la Alianza (20,22-23,33).Entonces, y para este primer “libro”, no queda duda que, efectivamente, el “libro del pacto” se refiere a lo que posteriormente se escribió tanto en el decálogo como en la Ley.
  2. El libro de las batallas de Jehová
    1. Números 21:14: “Por tanto se dice en el libro de las batallas de Jehová: Lo que hizo en el Mar Rojo, Y en los arroyos de Arnón”.
      1. Comentario Jamieson-Fausset-Brown1
        1. 14. el libro de las batallas de Jehová—Un fragmento o pasaje se cita aquí de un poema o historia de las guerras de los israelitas, principalmente con miras de decidir la posición de Arnón.
      2. Nuevo Comentario Bíblico Siglo 212
        1. Esta narración del viaje contiene dos citas. La primera es de un registro antiguo: El libro de las batallas de Jehovah (vv. 14, 15; cf. las referencias al libro de Jaser en Jos. 10:3; 2 Sam. 1:18). La cita, tal como se traduce en la RVA, es una lista incompleta de los nombres de lugares. Sin embargo, el texto heb. puede admitir otras traducciones. La LXX dice: “Por lo tanto, se dice en un libro, una guerra del Señor prendió fuego a Sufa, y los arroyos de Arnón. Y él había dispuesto que los arroyos hicieran que Er habitara allí; y esto está cerca de las costas de Moab”.
  3. El libro de los hechos de Salomón
    1. 1º Reyes 11:41: “Los demás hechos de Salomón, y todo lo que hizo, y su sabiduría, ¿no está escrito en el libro de los hechos de Salomón?”
      1. Como ya había anotado anteriormente, de la forma como los reyes paganos llevaban registros, no solo de sus hazañas sino también de sus reinos; Salomón no es la excepción. Sin embargo, es interesante notar, que esta información inspirada, sirvió para componer 1º Reyes 3-11.
      2. Notas de la Biblia Reina Valera Revisión 19953
        1. [18]  11.41 El libro de los hechos de Salomón es una fuente de información utilizada para la composición de 1 R 3--11 que no ha llegado hasta nosotros. Ese libro debía contener informes sobre las actividades llevadas a cabo en la corte salomónica, así como archivos del templo y otros relatos que hacían constar los éxitos políticos y diplomáticos de Salomón, y en los que se ponía de manifiesto su sabiduría. Véase 3.1-2 n.
        2. [1]  3.1-2 Aquí empieza un relato que se extiende hasta el final del cap. 11 y cuya fuente es El libro de los hechos de Salomón (véase 1 R 11.41 n.). El tema dominante es la sabiduría de Salomón, muy brillante al comienzo, pero que al final termina en fracaso (cf. 1 R! 1).
  4. Los libros
    1. Daniel 7:10: “Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos”.
    2. Apocalipsis 20:12: “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras”.
      1. Estos “libros” mencionados en Daniel y Apocalipsis no son libros escritos aquí en la tierra por autores humanos. Estos son los libros escritos por Dios, en los que Él lleva un registro exacto de todas las cosas que los hombres han hecho desde su nacimiento hasta su muerte, para después, enfrentar el juicio.
      2. Notas de la Biblia Reina Valera Revisión 1995
        1. [15]  7.10 En estos libros están anotadas las acusaciones y en ellos van a quedar registradas las sentencias. Cf. Ap 20.12.
      3. Comentario Jamieson-Fausset-Brownlos libros se abrieron
        1. —(Rev_20:12). Una imagen forense: todos los documentos de la causa a tratarse, en cuanto a la condenación del Anticristo y su reino, y el establecimiento del reino mesiánico. La sentencia tiene que pronunciarse contra el mundo como bajo la maldición, antes que venga la gloria; pero el Anticristo ofrece la gloria sin la cruz, un mundo renovado sin que el mundo sea juzgado.
      4. Notas Traducción Kadosh Israelita Mesiánica – Diego Ascunce (2003)
        1. [59] Estos libros son los que se abrirán en el Día de YAHWEH o el Día del Juicio, «Día de YAHWEH» es un término utilizado para indicar un tiempo en la historia humana cuando YAHWEH interviene directamente a fin de traer salvación a su pueblo y castigo a los rebeldes. Ese día, YAHWEH restaura Su orden de justicia. Los términos «en aquel día» y «el día» también se utilizan como sinónimos de la expresión más extensa: el «Día de YAHWEH o el Día del Juicio». Los libros son: el Libro de la vida (Exo_32:33; Psa_69:28; Phi_4:3 Rev_3:5; Rev_20:15); Libro de las Memorias donde están escritos los Nombres de nosotros los que invocamos a nuestro Padre y Su Hijo por Sus Nombres, YAHWEH y Yahshúa (Mal_3:16-17); el Libro de la Toráh por el cual TODOS serán Juzgados (Exo_17:14; Ex 20:22-Exo_23:33; Deu_28:58; Deu_29:20 Job_19:23; Gal_3:10); los Libros que YAHWEH ha ordenado que estén sellados hasta ese momento, (Isa_29:11; Rev_5:1-3); Libro del Juicio (cp 7:10; Rev_5:1-9).
  5. El libro de los siete sellos
    1. Apocalipsis 5:1: “Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos”.
      1. Comentario Jamieson-Fausset-Brown
        1. CAPITULO 5 - EL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS: NADIE DIGNO DE ABRIRLO SALVO EL CORDERO: LO TOMA ENTRE LAS ALABANZAS DE LOS REDIMIDOS Y DE TODO EL EJERCITO CELESTIAL.
          1. 1. En la mano—Griego “Vi en la mano…” Su diestra estaba abierta, y sobre ella el libro. De parte de Dios no se encubrían sus propósitos respecto del futuro contenidos en el libro: el único obstáculo para que se rompieran los sellos se declara en 5:3. [Alford.] Libro—Más bien, un rollo, de acuerdo con la antigua forma de libros, y escrito en ambos lados. La escritura al dorso expresa la plenitud y completamiento, de modo que nada le falta agregar (22:18). El rollo, o libro, parece por el contexto ser “el título de herencia del hombre” [De Burgh] redimido por Cristo, y contiene los pasos sucesivos por los cuales lo ha de recobrar del usurpador y obtener plena posesión del reino ya “redimido” para sí y para sus santos elegidos. Sin embargo, ninguna porción del rollo se dice que fuese abierta ni leída, sino sencillamente que los sellos fueron abiertos sucesivamente, dándose final acceso a la lectura de su contenido como un todo perfecto, lo que no será sino cuando todos los eventos simbolizados por los sellos hayan pasado, cuando Eph_3:10 reciba su cumplimiento perfecto, y el Cordero revele los planes providenciales de Dios acerca de la redención en toda la múltiple gloria de ellos. De modo que la apertura de los sellos significará los pasos sucesivos por los que Dios en Cristo abre el camino hacia la final apertura y la lectura del libro, en el visible establecimiento del reino de Cristo. Véase en la gran consumación, Eph_20:12, “Otro libro fue abierto … el libro de la vida;” 22:19. Nadie es digno de hacerlo sino el Cordero, porque él mismo como tal ha redimido la herencia perdida del hombre, de la que el rollo es el título de propiedad. La pregunta (5:2) no es (como se supone comúnmente). ¿Quién debiera revelar los destinos de la Iglesia? (pues esto cualquier profeta inspirado sería capaz de hacer), sino, ¿quién tiene el PODER de darle al hombre un título nuevo de su herencia perdida? [De Burgh.]
      2. Nuevo Comentario Bíblico Siglo 21
        1. 1 Se ha especulado mucho sobre la naturaleza del libro en la mano de Dios. Dos de las sugerencias que se han presentado son especialmente dignas de mención: una, que es un acto de contrato inscripto por partida doble y la otra que es un testamento. La primera retrotrae a los tiempos antiguos, cuando los contratos se escribían en tablillas de arcilla, y que tenían en la parte exterior señalada brevemente la naturaleza del contrato. Cuando se introdujeron el papiro y el pergamino, se usó fundamentalmente el mismo procedimiento y el documento se sellaba con siete sellos. Se usaba un procedimiento similar cuando se escribía un testamento pues éste era sellado por siete testigos, y se abría después de la muerte del testador en presencia de aquéllos, si era posible. No se da ninguna descripción de su contenido escrito en el exterior, pero ese aspecto de la visión de Juan podía deberse a un eco consciente de Eze. 2:8-10. En realidad las dos nociones están estrechamente relacionadas, dado que un contrato es una forma común de pacto y un testamento es un tipo especial de pacto. En base a esa interpretación el rollo en manos de Dios representa su promesa de pacto de juicio y reinado para la humanidad.
      3. Notas de la Biblia Reina Valera Revisión 1995
        1. [1]  5.1 Cf. Ez 2.9--3.3; también Is 29.11; Zac 5.1-4. Un libro: es decir, un rollo, el equivalente de los libros en la antigüedad. El significado de este rollo se ha interpretado de diversas maneras: lo más probable es que se relaciona con el plan de intervención de Dios en la historia humana, según se va revelando en los caps. que siguen a la apertura de los siete sellos.
      4. Comentario de la Biblia de Matthew Henry
        1. vv. 1-7. El apóstol vio en la mano del que estaba sentado en el trono un rollo de pergaminos, de la forma habitual de aquellos tiempos, y sellado con siete sellos. Representaba los propósitos secretos de Dios que iban a ser revelados. Los designios y los métodos de la providencia divina para la Iglesia y el mundo están establecidos, determinados y quedan por escrito. Los consejos de Dios están por entero ocultos de los ojos y del entendimiento de la criatura. No se quita el sello ni se abren de inmediato las diversas partes del rollo, sino una parte después de la otra, hasta que todo el misterio del consejo y conducta de Dios esté consumado en el mundo.Las criaturas no pueden abrirlo ni leerlo; sólo el Señor puede hacerlo. Los que más ven de Dios desean ver más; y los que han visto su gloria desean conocer su voluntad. Pero hasta los hombres buenos pueden estar demasiado anhelantes y apresurados por escudriñar los misterios de la conducta divina. Tales deseos se convierten en lamento y pesar si no son contestados pronto.Si Juan lloró mucho porque no podía leer el libro de los decretos de Dios, ¡cuánta razón tienen muchos para derramar ríos de lágrimas por su ignorancia del evangelio de Cristo del cual depende la salvación eterna! -Nosotros no tenemos que llorar por no poder prever sucesos futuros acerca de nosotros en este mundo; la ansiosa expectativa de las perspectivas futuras o la previsión de calamidades venideras nos haría, por igual, ineptos para nuestros deberes y conflictos presentes o volverían inquietantes nuestros días de prosperidad. Pero podemos desear saber, por las promesas y profecías de la Escritura, cuál será el suceso final para los creyentes y para la Iglesia; que el Hijo encarnado ha prevalecido para que aprendamos todo lo que necesitamos saber.
  6. El libro de un ángel
    1. Apocalipsis 10:2: “Tenía en su mano un librito abierto; y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra”.
      1. Comentario Jamieson-Fausset-Brown
        1. CAPITULO 10 - LA VISION DEL LIBRITO.
          1. El librito abierto le es dado a Juan por el ángel con la orden (10:12, 9, 10, 11) de que debe otra vez profetizar sobre (acerca de, así el qrieqo) pueblos, naciones, lenguas y reyes: la cual profecía afecta (según parece en el cap. 11) a aquellos pueblos, naciones, lenguas y reyes sólo en relación con ISRAEL Y LA IGLESIA, principales objetos de la profecía.
          2. 2. en su mano—en la izquierda: pues en el 10:5 “levantó su diestra (así el griego) al cielo.” un librito—Un rollo pequeño en comparación con el “libro” (5:1) que contenía todo el vasto plan de los propósitos de Dios, que no debía ser leído en pleno hasta su final consumación. Este, un libro más pequeño, contenía sólo una porción, la que Juan debía ahora hacer suya (10:9, 11) y usar luego para profetizar a otros. El Nuevo Testamento empieza con la palabra “libro” (Griego, biblos), de la que “librito” (Griego, biblaridion) es la forma diminutiva, “La Biblia pequeña,” la Biblia en miniatura.
      2. Comentarios de la Biblia del Diario Vivir
        1. 10.1-6 El propósito de este ángel poderoso es claro: anunciar el juicio final en la tierra. Su pie derecho en el mar y el izquierdo en la tierra (10.2) indica que sus palabras tienen que ver con toda la creación, no solo con una parte limitada como en el caso de los juicios anunciados por el sello y la trompeta. La séptima trompeta (11.15) anunciará la séptima copa del juicio, lo que traerá consigo el final del mundo presente. Cuando se produzca este juicio universal ha de prevalecer la verdad de Dios.
        2. 10.2 Vemos dos rollos en Apocalipsis. El primero contiene una revelación de juicio contra la maldad (5.1ss). No se indica el contenido del segundo rollo, pero también podría contener una revelación de juicio.
      3. Comentario al Nuevo Testamento – William Barclay
        1. El ángel tiene un pie en el mar y el otro en la tierra. Esto muestra su grandeza y poder, porque el mar y la tierra representan la totalidad del universo. También muestra que el poder de Dios permanece tan firme en el mar como en la tierra. El ángel tiene un pequeño rollo en la mano, desenrollado y abierto; es decir: le está dando a Juan una Revelación limitada acerca de un período bastante pequeño de tiempo. Cuando el ángel habla, resuenan los siete truenos. Es probablemente una referencia a las siete voces de Dios del Salmo 29. Naturalmente, cuando el vidente ve el rollo abierto y oye la voz del ángel se prepara para hacer un reportaje de aquello; pero se le prohíbe que lo haga. Es decir, que se le da una Revelación que no ha de comunicar de momento. Tenemos exactamente la misma impresión cuando Pablo nos dice que fue arrebatado al Paraíso «donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar» (2Co_12:4). No tenemos por qué ni empezar a especular acerca de lo que era la Revelación secreta; sencillamente sabemos que Juan tuvo experiencias que no pudo comunicar a otros. Dios a veces le dice a una persona más de lo que esa persona puede decir o de lo que su generación puede comprender.

Conclusión

  1. Indudablemente que sí existen una serie de libros mencionados en las Escrituras, los cuales, y como ya hemos visto NO revelan, en su totalidad, la doctrina de Cristo. Por lo tanto, no se necesitan de estos libros para considerarse completa.
  2. Tampoco hubo, ni hay necesidad por parte de Dios, de “revelar” nuevos “evangelios”, para así, supuestamente “completar” Su revelación, ya que así nos lo enseña la misma Biblia:
    1. Hebreos 1:1-3: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas”.
  3. Que el consejo de Dios está completo y así lo afirma el apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo:
    1. Hechos 20:27-32: “porque no me eché para atrás a la hora de declarar todo lo que Dios quiere que ustedes sepan. 28 »Entonces cuídense a sí mismos y cuiden al pueblo de Dios. Alimenten y pastoreen al rebaño de Dios —su iglesia, comprada con su propia sangre4— sobre quien el Espíritu Santo los ha designado ancianos.5 29 Sé que, después de mi salida, vendrán en medio de ustedes falsos maestros como lobos rapaces y no perdonarán al rebaño. 30 Incluso algunos hombres de su propio grupo se levantarán y distorsionarán la verdad para poder juntar seguidores. 31 ¡Cuidado! Recuerden los tres años que pasé con ustedes —de día y de noche mi constante atención y cuidado— así como mis muchas lágrimas por cada uno de ustedes. 32 »Y ahora los encomiendo a Dios y al mensaje de su gracia, que tiene poder para edificarlos y darles una herencia junto con todos los que él ha consagrado para sí mismo”.
      1. De acuerdo al apóstol, él ha declarado y escrito (por medio de todas sus cartas), TODO “lo que Dios quiere” que nosotros sepamos. Como ayer, hoy también nos exhorta a cuidarnos a nosotros mismos y a cuidar “al pueblo de Dios”. Que efectivamente, después de su salida vinieron –y siguen viniendo– “falsos maestros”. Y cierra con el v. 32, afirmando que Dios, por medio de Su mensaje de gracia, tiene PODER para edificarnos, y que este mensaje, es el que nos dará “herencia junto con todos los que él ha consagrado para sí mismo”.
  4. Indudablemente, que no necesitamos de otros “libros” cuando Su consejo ha sido totalmente declarado en Su palabra y que es, precisamente, este mensaje de gracia el que tiene poder para edificarnos y darnos la herencia junto con todos aquellos que hemos sido consagrados para Él.
  • 1. e-Sword
  • 2. Ibíd.
  • 3. Ibíd.
  • 4. Hechos 20:28 O con la sangre su propio[Hijo].
  • 5. Hechos 20:28 En griego supervisores.

 

 

 

 
 
CARM ison