La posición complementariana divide la iglesia en dos campos

Por, Matt Slick

¿Divide realmente la posición complementariana la iglesia en dos campos? (Nota del Traductor: Esta posicion, es la de hombres y mujeres con papeles diferentes.) No; no lo hace. La afirmación supone que la posición complementariana debe dividir la iglesia o que realmente la divide. Pero esto, no es así. La posición complementariana sostiene que los hombres y las mujeres están dotados de forma diferente y son llamados a cumplir diferentes papeles. Esta distinción en el llamado no implica necesariamente divisiones. Más bien, significa que cada grupo, aprende a ser servicial y cooperativo de acuerdo a los dones dados por Dios. De esta forma, la iglesia puede funcionar adecuadamente. Consideremos una sección amplia de la Escritura, que enseña exactamente lo mismo:

  • 1ª Corintios 12:14-18, 25-31: “14 Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. 15 Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? 16 Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? 17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? 18 Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. 25 para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. 26 De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan. 27 Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. 28 Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. 29 ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? 30 ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos? 31 Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aún más excelente”.

Podemos ver que es Dios quien llama a las personas a ocupar diferentes posiciones dentro de la iglesia. Es Dios quien busca darles diferentes talentos a diferentes personas para que se complementen dentro del cuerpo; esto es, para que juntos trabajen para la gloria de Dios y la edificación dentro del cuerpo de Cristo. Por lo tanto, vemos que Dios mismo es complementariano en que Él no llama a las personas para que realicen o lleven a cabo el mismo oficio.

Por lo tanto, podemos responder confiadamente la pregunta con la que este artículo empieza, la cual, dice que la posición complementariana no divide al cuerpo de Cristo. Más bien, toda división es por culpa del pecado de las personas y no por el llamado diferente que Dios les hace a personas diferentes.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

_____________________

Artículos Relacionados:

 

 

 

 
 
CARM ison