La posición del cristiano de amar a los homosexuales, ¿no sería también permisible para que ellos se casen?

Por, Matt Slick

La posición del cristiano es representar a Dios en forma adecuada y traerle gloria a Él (Isaías 44:3: “Yo derramaré aguas sobre el sequedal, Y torrentes sobre la tierra seca: Derramaré mi Espíritu sobre tu simiente, Y mi bendición sobre tus renuevos”). Dios nos dice que lo amemos a Él y a nuestro prójimo  también (Mateo 22:37-39: “Le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Éste es el primero y gran mandamiento, 39 y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”). Sin embargo, amar a nuestro prójimo  no significa que aprobemos el pecado de ellos. Los cristianos verdaderos reconocen la pecaminosidad de la homosexualidad, así como la posición bíblica del matrimonio entre un hombre y una mujer.

Aún más, no es decisión de los cristianos permitir  o no el matrimonio entre homosexuales. No son los cristianos quienes deciden las leyes en el mundo. Los sistemas legales en diferentes países, son de hecho, diferentes, y  son esos sistemas los que han establecido los parámetros del matrimonio. Sin embargo, los cristianos están obligados a permanecer en oposición a todo aquello que se oponga a la Palabra de Dios, incluyendo, el matrimonio homosexual. Esta oposición puede manifestarse de formas diferentes que incluyan, una declaración verbal, una palabra escrita, por medio del voto, etc.

El mundo secular está en desacuerdo con el punto de vista cristiano del matrimonio, por lo tanto, se opondrá al cristianismo de muchas formas. En la medida que el secularismo obtenga influencia filosófica, influencia en la sociedad y más poder político, perseguirá finalmente a quienes se levanten en oposición a los principios y moral centrados en el hombre. Esto es lo que sucede en los gobiernos con base secular –sólo recuerde a la Rusia secularista que en los años 1900 asesinó a millones de cristianos.

De todas formas, la homosexualidad es contra lo establecido y declarado por Dios en el matrimonio. Los cristianos deberán orar a Dios para que todo pecador sea encontrado por Él, y venga al arrepentimiento y redención.

NOTA: A menos que se diga lo contrario, todas las citas son tomadas de la Biblia Textual (BTX3) – 3ª Edición (2010).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison