La última profecía, ¿será la vencida?

Este encabezamiento puede verse hoy día en casi todo lugar y se debe al aumento de profecías por parte de “adivinos” y de nativos indígenas. Aún, la misma Biblia está llena de estas. Pero, ¿qué sentimiento te da al leer el título? ¿Temor? ¿Amarillista? ¿Seguridad? ¿Esperanza?

Indudablemente, la prensa, la radio, la televisión, etc., están saturados con estos encabezamientos. Muchas personas tendrían de hecho, temor: ¡El fin del mundo está cerca! ¡La última profecía! Y hay que admitirlo, el fin SÍ está cerca. Y entre ese grupo, la Biblia es la única que es incuestionable en sus profecías.

Dios es el Señor, Creador del universo y como tal, ningún acontecimiento pasa desapercibido para Él. Total, es el único en control de lo que hizo. Pero ante esto, ¿cómo reaccionaría alguien que ha puesto su entera confianza en Dios? Sin dudar un segundo, pensaría que con esperanza. ¿Por qué?

  • Porque tenemos consuelo en Su presencia:
    • “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.” (Isaías 43:2).
  • Seguridad en Su Palabra:
    • “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (Apocalipsis 21:4).
  • Y Sus promesas están fundamentadas en Cristo:
    • “porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.” (1ª Corintios 1:20).

Si no tienes ese consuelo, seguridad en la Palabra y Sus promesas fundamentadas en Cristo, ¡búscalo ahora que es tiempo! Él espera por ti.

 

 

 

 
 
CARM ison