La Universidad Eastern Michigan expulsa a estudiante por no mostrarse conforme con el comportamiento homosexual

Por, Matt Slick

DETROIT, Michigan, 6 de abril de 2009 (LifeSiteNews.com). Abogados del Alliance Defense Fund Center para la Libertad Académica, presentó el jueves una demanda contra la universidad Eastern Michigan, después que funcionarios de la universidad expulsaran a un estudiante del programa de consejería por no mostrarse conforme con el comportamiento homosexual como moralmente aceptable.

La universidad expulsó a Julea Ward del programa, porque antes de una sesión de asesoramiento, no estaría de acuerdo en aceptar la conducta homosexual de un cliente, y no se retractaría de su posición por los procedimientos disciplinarios posteriores.

“Los estudiantes cristianos no deberían ser castigados por sostener sus creencias”, dijo David French, abogado principal de ADF. “Cuando una universidad pública tiene un prerrequisito de afirmar que la conducta homosexual es moralmente buena para poder obtener un grado, la universidad está cruzando la línea legal”.

“Julea hizo lo responsable y siguió el consejo de su profesor supervisor de haber referido al cliente a otro consejero que no tuviera un tema de conciencia con el tema a discutir en la consejería. Con mucho gusto, ella hubiera atendido al cliente si se hubiera tratado de otro tema”.

UEM solicita que en su programa, los estudiantes certifiquen o aprueben la conducta homosexual dentro del contexto de una relación de consejería, y prohíbe a los estudiantes aconsejar a los clientes para que puedan cambiar su conducta homosexual. En ningún sentido, Ward se ha ocupado de dirigir sesiones de consejería con los clientes, sobre conducta sexual.

UEM inició su proceso disciplinario contra Ward y le informó a ella que la única manera que podría permanecer en el programa de consejería en la escuela de postgrado sería si ella aceptara someterse a un programa de “apoyo”. El propósito de este programa sería ayudar a Ward, “a ver la equivocación de sus caminos”, y cambiar su “sistema de creencias”, al que se refiere el asesorar sobre relaciones homosexuales.

Cuando Ward no estuvo de acuerdo con las condiciones, a ella se le dio las alternativas, o de dejar voluntariamente el programa o de pedir una audiencia formal para revisar su caso.

Ward escogió la audiencia, durante la cual, la facultad de la UEM, denigró sus puntos de vista cristianos. El comité de audiencia la despidió del programa de consejería el 12 de marzo. Ward apeló la decisión ante el decano de la facultad de educación, quien confirmó el despido el 26 de marzo.

“Julea tiene un derecho constitucional que no la obliga a comentar un mensaje con el que no esté de acuerdo. Ella actuó como una consejera profesional tenía que actuar, con gran preocupación, tanto por sus creencias como por el cliente”, explicó Jeremy Tedesco, asesor jurídico de ADF. “Las dos no son incompatibles, pero la política de UEM son incompatibles con la constitución”.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison