Las camarillas o grupos exclusivos de cristianos

Por, Chad Ressler

Las camarillas o grupos entre los cristianos, es una triste realidad para muchas congregaciones. En su mayor parte, estas camarillas o grupos parecen validar el razonamiento de algunos que dicen que no son cristianos debido a la cantidad de hipócritas dentro de la iglesia. Habiendo experimentado personalmente los efectos de estos grupos, puedo testificar de su maldad. Los efectos cancerígenos de las camarillas o grupos de la iglesia, marginan a muchos miembros del cuerpo y en el peor de los casos, obligarán a los miembros a retirarse. Estos miembros marginados son vulnerables a los falsos maestros y falsas doctrinas debido a que no desean involucrarse en una iglesia local. Este artículo examinara las características y efectos de un tipo particular y bastante común de camarillas que crean división dentro del cuerpo, violando Santiago 2:1-7 y 1ª Corintios 1:10. El artículo suministrará además recomendaciones acerca de cómo tratar con estos grupos en su congregación.

Características

Un estudio de Balswick y Layne ha revelado que, regularmente, existen 4 tipos de grupos dentro de una congregación religiosas, los cuales llaman, “grupos”: El grupo conyugal, el grupo de educación cristiana, el grupo de miembros establecidos y el grupo de miembros importantes. Los grupos de miembros establecidos e importantes, por lo general, están compuestos de miembros de más edad, viudos o viudas con una gran antigüedad  en la iglesia. Como grupo, no busca crear sentimientos de exclusión dentro del cuerpo. En mi experiencia personal, los miembros establecidos y miembros importantes han procurado compañerismo e interacción con todos los elementos del cuerpo.

Para el propósito de este artículo, nos enfocaremos en el grupo conyugal debido a que es el más reconocido y contagioso. Está compuesto de parejas casadas y dentro de este grupo existen dos subgrupos: El de los maridos y el de las esposas. En este estudio (el de Balswick y Layne), se reveló que los miembros del grupo conyugal, tienen por lo general, poca permanencia en su iglesia. Sólo un participante en el estudio de ellos había sido miembro por más de 20 años y el 60% habían sido miembros por menos de 5 años. La edad no fue un factor importante para aquellos en el grupo conyugal debido a que la estadística estaba compuesta por personas entre los veinte hasta los cincuenta años. Mientras que los círculos conyugales están compuestos en su mayoría de personas casadas, existe la posibilidad de incluir algunos amigos solteros y cercanos.

Curiosamente, se descubrió que las diferencias teológicas no eran un factor en la formación del grupo. Una posible razón para este esto se debe a que aquellos dentro de esos círculos tienen un fundamento teológico y doctrinal muy débil. Ellos no están interesados en tener un mayor conocimiento o en una persona capaz de enseñarles; más bien, buscan al miembro más capacitado dentro del grupo. Los estudios de la Biblia están menos enfocados en la exegesis adecuada y comprensión  del mismo texto, y generalmente la profundidad no va más allá de la que muestran los maestros populares de hoy día. Generalmente, la teología de estos miembros, está representada por el sentirse bien y la cultura narcisista que vemos a nuestro derredor.

Mientras que Balswick y Layne diferencian entre los grupos de educación cristiana y los conyugales, este no es siempre el caso en congregaciones más pequeñas. En una congregación más pequeña Ud. puede observar a los miembros del grupo conyugal sentándose también en las mesas directivas de educación continuada, así como también forman parte de otras juntas de la iglesia. Esta es una de las características más destructiva de estos grupos. Ellos infiltran cada aspecto de la iglesia. Las mesas directivas infiltradas con miembros pertenecientes a grupos, carecen de bases sólidas teológicas lo cual es, un detrimento para la disciplina de los nuevos miembros en la medida en que son ellos los que escojan cuáles son los estudios bíblicos que se deben llevar a cabo y qué materiales que serán usados por los maestros en la iglesia.

Efectos

Los efectos de una iglesia con grupos en congregaciones pueden ser desastrosos. Uno de los efectos principales es que los miembros que no pertenezcan a los grupos, aquellos marginados y excluidos, tienen una asistencia mucho menor.

Existe otro posible efecto de iglesias con grupos. Aquellos que están marginados y aislados podrían caer en manos de falsos profetas con falsas doctrinas, o peor aún, ser afligidos y oprimidos por Satanás. Estos individuos son extremadamente vulnerables a ataques espirituales. Satanás puede usar falsos maestros para inutilizar a estas personas para el servicio o para reprimir su santificación como creyentes:

  • 1ª Pedro 5:8: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;”

¿Quién es más fácil de devorar: una persona rodeada y protegida por otros, una abandonada? Es crucial que como cristianos seamos parte de un cuerpo edificante de creyentes.

Un tercer efecto de iglesias con grupos es que ellos rechazan a los nuevos creyentes que están buscando establecerse en compañerismo. Desde una experiencia personal, he visto cómo las acciones de unos cuantos han hecho que otros se alejen de la iglesia. La iglesia con grupos provee menos oportunidad a los individuos para que desarrollen compañerismo, e iglesias que buscan atraer y retener miembros, necesitan proveer numerosas oportunidades de compañerismo. Daniel V. A. Olson escribe: “Grupos desarrollados y recién llegados se van porque se sienten rechazados. Para los recién llegados, podría ser más difícil hacer amigos en congregaciones ‘amistosas.’”

Recomendaciones

La primera respuesta debe ser siempre la oración. Necesitamos levantar a estas personas en oración y pedir que la voluntad de Dios sea hecha en esta situación. Exalte a Dios por Su soberanía debido a que se nos ha dicho en Romanos 8:28: “que los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien…” Muchas veces, estos grupos serán liderados por un individuo fuerte tipo alfa; ore por esa persona en particular para que Dios le abra sus ojos y que se someta a la Palabra santa de Dios.

La respuesta adicional a una iglesia con este tipo de grupos, es que la misma, debe conformarse a las instrucciones dadas a nosotros en la Palabra de Dios:

  • Mateo 18:15: “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.”

Y esto, debe hacerse con un espíritu de humildad y con amor. La persona deberá reconocer su pecado y arrepentirse; si lo hace, hemos ganado a un hermano o a una hermana. Si la persona no se arrepiente, entonces, Ud. debe presentar el caso en la presencia de dos o tres testigos:

  • Mateo 18:16: “Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.”

Esto podría ser, hablar primeramente con su Pastor o Ancianos. Podría pedir una reunión con la persona o las personas involucradas de manera que pueda discutir el tema con aquellos que están en autoridad. Tenga presente que su Pastor o Ancianos no sepan que existe un problema. A menudo, existen otros que reconocen el problema, pero se rehúsan a hablar del mismo.

Finalmente, si Ud. está pensando en dejar la iglesia a la que asiste debido a que existe uno de los grupos descritos aquí, busque el consejo de aquellos en los que crea. La decisión de dejar el compañerismo no es una que debe hacerse sin meditar en ella. Órele a Dios por su decisión y pídale a su compañero o compañera de oración –si tiene alguno– que ore por Ud. y su decisión. Si siente que no hay nadie con quien hablar en su iglesia acerca de esto, siempre puede contar con el equipo de CARM (inglés) y de MIAPIC (castellano). Envíenos un correo que lo responderemos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison