Las mujeres como modelos de discípulos en el evangelio de Marcos

El siguiente, es un articulo que Ryan Turner escribió para un seminario y al que tituló, “Las mujeres como modelos de discípulos en el evangelio de Marcos”.

Introducción

En el evangelio de Marcos, las mujeres ocupan una parte central en la misión y mensaje de Jesús como ejemplos de modelos de discípulos. Algunas veces estos modelos son generales pero algunas otras, son específicos. Las mujeres, generalmente son parte de la enseñanza de Jesús acerca del reino y el discipulado. Ellas lo siguen a Él como parte de las multitudes y recibe Su enseñanza. Específicamente, tienen fe en Su capacidad para realizar milagros. Ellas demuestran sacrificio al estar dispuestas a renunciar a todas sus posesiones por otros. Ven los eventos de la crucifixión, sepultura y resurrección de Jesús. De hecho, son las primeras testigos en ver a Jesús resucitado. A pesar de las diferentes funciones que juegan las mujeres en el evangelio de Marcos, con frecuencia sirven como modelos de discipulado en contrate con las mujeres y hombres no creyentes. Por lo tanto, Marcos, usa ejemplos de mujeres para unir las diferentes partes de si evangelio en un tema unificador.

1. Las mujeres como parte del llamado general al discipulado

1.1. Las mujeres como seguidoras generales de Jesús

El evangelio de Marcos contiene un llamado al discipulado el cual incluye no sólo a los hombres sino también a las mujeres.

  • Marcos 1:5: “Y salían a él toda la provincia de Judea, y todos los de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados.”

Primero: El simple hecho de que, “…salían a él toda la provincia de Judea, y todos los de Jerusalén…” para ser, “… bautizados por él…”, indica que probablemente había mujeres que recibían el bautismo de Juan, un precursor del Mesías.
Segundo: En el mismo capítulo, cuando Jesús empieza Su ministerio, Él predica en Galilea: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.” (Marcos 1:15. Cf. Marcos 6:12.) Debido a esta proclama universal para los galileos, las mujeres debían definitivamente, recibir el evangelio.
Tercero: También, en este capítulo, Marcos registra la popularidad de Jesús cuando Simón y los que con Él estaban, declaran: “y hallándole, le dijeron: Todos te buscan.” (Mr 1:37).
Cuarto: La multitud que le da a Jesús la triunfante entrada en Jerusalén, clama: “Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!” (Mr 11:9). Una vez más, ellos enfatizan el llamado universal de venir a Jesús. En este mismo pasaje, las personas, “…tendían sus mantos por el camino…” (Mr 11:8) mostrando su sumisión y servicio al Mesías. Por lo tanto, las mujeres son una parte integral del llamado de Jesús al discipulado.

Marcos continúa su tema de las mujeres como discípulos de Jesús:

  • Marcos 14:24: “Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada.”

Tal vez y finalmente, el versículo clave para este llamado general es el siguiente:

  • Marcos 8:34-38: “Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 35 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. 36 Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? 37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? 38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.”

Esta “gente”, indudablemente consistía de mujeres las cuales son, una parte del llamado de Jesús al discipulado.

1.2. Las mujeres como parte de las multitudes

Las mujeres, como discípulos de Jesús, se encontraban en las multitudes que lo seguían y recibieron de Él Su enseñanza.

  • Marcos 2:13: “Después volvió a salir al mar; y toda la gente venía a él, y les enseñaba.” (cf. Marcos 5:21, 31; 7:33; 10:1, etc.)

Posteriormente, Marcos registra el gran número de personas que venían a Jesús:

  • Marcos 3:20: “Y se agolpó de nuevo la gente, de modo que ellos ni aun podían comer pan.”

Cuando Jesús enseña la parábola del sembrador las multitudes están presentes para escuchar Su mensaje:

  • Marcos 4:1-2: “Otra vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar, y se reunió alrededor de él mucha gente, tanto que entrando en una barca, se sentó en ella en el mar; y toda la gente estaba en tierra junto al mar. 2 Y les enseñaba por parábolas muchas cosas, y les decía en su doctrina:”
  • Marcos 4:9: “Entonces les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga.”

Jesús indica que cualquiera que “tiene oídos para oír, oiga.” Y este mandamiento es para un hombre o una mujer.

Muchas de las personas de los gadarenos salieron a ver Jesús después de escuchar de Su habilidad para echar fuera demonios:

  • Marcos 5:14-15: “Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos. Y salieron a ver qué era aquello que había sucedido. 15 Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo.”

Marcos registra que “todos” eran los que se maravillaban:

  • Marcos 5:20: “Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.”

También registra el corazón que Jesús tenia por las personas que lo seguían:

  • Marcos 8:2-3: “Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer; 3 y si los enviare en ayunas a sus casas, se desmayarán en el camino, pues algunos de ellos han venido de lejos.”

Como resultado de esta compasión, Jesús alimenta a ¡cinco mil personas! Por lo tanto, este milagro de Jesús ilustra la compasión y cuidado que Jesús tenía por las multitudes, las cuales genéricamente, estaban compuestas por mujeres.

2. Las mujeres y ejemplos de sanación como modelos de discipulado

Las mujeres eran parte de las multitudes que siguieron a Jesús y escucharon Su enseñanza del discipulado, las cuales y lógicamente, vieron milagros. Estos milagros ocurrieron en diferentes casos. Primero, la esposa de Simón  Pedro estaba enferma y Jesús respondió sanándola a ella. Marcos registra la respuesta de Jesús al escuchar la noticia de su enfermedad.

  • Marcos 1:31: “Entonces él se acercó, y la tomó de la mano y la levantó; e inmediatamente le dejó la fiebre, y ella les servía.”

Esta sanación ilustra un tema de discipulado: El del servicio:

  • Marcos 10:43-45: “Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 44 y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. 45 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

Marcos registra el caso de una mujer que padecía de un flujo de sangre y había gastado todo su dinero en médicos, sólo para empeorar (Mr 5:25-26):

  • Marcos 5:27: “cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto.”

Ella creyó que Jesús podía sanarla, si solo lo tocaba a Él. En una forma típica de Marcos, registra:

  • Marcos 5:29: “Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote.”

Jesús supo inmediatamente lo que había pasado y preguntó acerca de la persona que lo había tocado:

  • Marcos 5:33: “Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad.”

Y Jesús basado en su declaración dice:

  • Marcos 5:34: “Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote.”

Este pasaje detallado ilustra un par de hechos importantes acerca de esta mujer:

Primero: Ella tenía la fe de que Jesús podía sanarla, aun si sólo lo había tocado. Segundo: Ella le dijo la verdad, aun si esto hubiera significado verse en problemas. Por lo tanto, este pasaje ilustra una vez más, la importancia de las mujeres como modelo de discípulos por las virtudes de la fe y la verdad.

Marcos no deja de registrar sanidades ya que existen otros ejemplos de mujeres que recibieron sanidad de acuerdo a este evangelio. En el mismo capítulo Jesús escuchó hablar a alguien de la casa del principal de la sinagoga:

  • Marcos 5:35-36: “Mientras él aún hablaba, vinieron de casa del principal de la sinagoga, diciendo: Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas más al Maestro? 36 Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente.”
  • Marcos 5:38-41: “Y vino a casa del principal de la sinagoga, y vio el alboroto y a los que lloraban y lamentaban mucho. 39 Y entrando, les dijo: ¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no está muerta, sino duerme. 40 Y se burlaban de él. Mas él, echando fuera a todos, tomó al padre y a la madre de la niña, y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña. 41 Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate.”

Esta sanación demuestra una vez más el poder de Dios para trabajar en cualquier individuo, incluyendo las mujeres.

Marcos continúa su tema de sanación con el ejemplo de una mujer gentil griega:

  • Marcos 7:25-30: “Porque una mujer, cuya hija tenía un espíritu inmundo, luego que oyó de él, vino y se postró a sus pies. 26 La mujer era griega, y sirofenicia de nación; y le rogaba que echase fuera de su hija al demonio. 27 Pero Jesús le dijo: Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos. 28 Respondió ella y le dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos. 29 Entonces le dijo: Por esta palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija. 30 Y cuando llegó ella a su casa, halló que el demonio había salido, y a la hija acostada en la cama.”

Una vez más, este pasaje ilustra algunas cualidades importantes acerca del discipulado. Primero, la mujer se postró humildemente a la autoridad de Jesús postrándose a Sus pies. Segundo: ella buscó la sanidad de su hija insistentemente a Jesús. Una vez más, esta mujer gentil es un modelo de ejemplo de discipulado.

3. Las mujeres y ejemplos de sacrificio como modelos de discipulado

Aunque hay ejemplos de mujeres que actúan como modelo de discipulado al recibir sanidad de Jesús, Marcos registra ejemplos de mujeres como modelo de discipulado a través de medios naturales, como los ejemplos de sacrificio. Primero, Jesús menciona el sacrificio de una mujer viuda. Él está observando a las personas colocar el dinero en el arca de la ofrenda:

  • Marcos 12:41-44: “Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. 42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. 43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; 44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.”

Por lo tanto, esta pobre viuda al dar todo lo que ella tenía, demuestra el típico ejemplo del verdadero discípulo de Jesús, el que abandona todo para seguir a Cristo, que no da sobras, sino lo mejor de todo lo que uno tiene.

Otro ejemplo de sacrificio en el evangelio de Marcos es el de la mujer con un vaso de alabastro:

  • Marcos 14:3-9: “Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa, vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio; y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza. 4 Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? 5 Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella. 6 Pero Jesús dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis? Buena obra me ha hecho. 7 Siempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando queráis les podréis hacer bien; pero a mí no siempre me tendréis. 8 Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura. 9 De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.”

4. Ejemplos negativos de mujeres y de discipulado

Aunque existen ejemplos positivos de mujeres en el evangelio de Marcos, también existen los negativos. Por ejemplo, en Nazaret, Jesús no fue capaz de hacer muchas sanaciones debido a la incredulidad de las personas (Mr 6:1-6). Definitivamente, Nazaret contaba también con mujeres; por lo tanto, se contaban entre los no creyentes en la ciudad. Cuando Jesús va a sanar la hija del principal de la sinagoga, hay un número de personas en la casa lamentándose de la muerte de la hija. Jesús les dice: “¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no está muerta, sino duerme.” (Mr 5:39). Pero las personas, “…se burlaban de él.” (Mr 5:40). Debido a que las mujeres se encontraban en el grupo de las plañideras, ellas ridiculizaron al Hijo de Dios. Finalmente, el ejemplo negativo llega al clímax con Herodías, la esposa de Herodes la cual convence a su hija de pedir la cabeza de Juan el Bautista (Mr 6:24). Como resultado, Herodes ordena la muerte de Juan. Por lo tanto, no sólo hay referencias positivas de mujeres como modelo de discipulado en el evangelio de Marcos, también hay negativas. Tanto las mujeres como los hombres pecan. Por lo tanto, estos tres ejemplos de mujeres como no creyentes ilustran la importancia de la fe y sumisión a Dios como virtudes ideales del discipulado.

5. Las mujeres como modelos especiales de discipulado

En el evangelio de Marcos las mujeres también llevan una función especial como discípulos:

  • Marcos 3:35: “Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.”

Esta afirmación implica que las mujeres pueden tener una relación con Jesús. Posteriormente, Jesús declara la importancia de las mujeres al anotar que los niños pequeños deben recibir respeto:

  • Marcos 9:37: “El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.” (Cf. Marcos 9:42; 10:14).

El anterior versículo indica que en los niños se incluyen niñas que son pequeñas mujeres. Por lo tanto, ambos grupos deben recibir respeto. Más adelante, Jesús declara:

  • Marcos 9:41: “Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.”

Este aspecto especial de servicio parece que es mejor aplicado a las mujeres debido a que ellas realizan con más frecuencia el servicio que los mismos hombres, como el de dar un vaso de agua.

La naturaleza especial de las mujeres tal vez alcanza un clímax cuando Jesús declara:

  • Marcos 10:29-30: “Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, 30 que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna.”

El hecho de que aquellos que abandonan, “…casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer…” indica la naturaleza especial de las mujeres junto a los hombres en la estructura familiar. Sin embargo, Marcos relaciona este tema de la importancia de las mujeres al tema del discipulado de Jesús donde todas las personas, incluidas las mujeres, siguen estando subordinadas a Jesús, quien es el número 1.

Marcos continúa su tema acerca de la naturaleza especial de las mujeres como discípulos:

  • Marcos 10:43: “Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,”

Con frecuencia, las mujeres son criadas en la familia y en la sociedad. Por lo tanto, las mujeres serán grandes en el reino de Dios como verdaderas discípulos del Señor. Aun más, en Marcos, la naturaleza especial de las mujeres se hace evidente en la condenación de Jesús a los escribas y líderes religiosos de Su época:

  • Marcos 12:40a: “que devoran las casas de las viudas, y por pretexto hacen largas oraciones.”

Su mandamiento involucra que las viudas son vulnerables y especiales delante de Dios. Tomar ventaja de ellas es una de las cosas más bárbaras que un individuo puede hacer. Por esta razón, Jesús declara:

  • Marcos 12:40b: “Estos recibirán mayor condenación.”

Finalmente, Jesús en Su discurso en el monte de los Olivos menciona a aquellas que estén embarazadas y criando durante la tribulación:

  • Marcos 13:17: “Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!”

Debido principalmente a que este discurso fue dirigido a los discípulos (cf. Marcos 12:43; 13:1, 14), lo que implica es que habrán seguidoras de Jesús. Por lo tanto, y una vez más, la naturaleza especial de las mujeres ilustra el aspecto importante de las mujeres como modelos para el discipulado.

6. Las mujeres como testigos especiales de los eventos de la Pascua

6.1. La crucifixión

La naturaleza especial de las mujeres como modelos de discípulos es tal vez, mejor demostrada por la presencia de ellas como testigos claves a los eventos más importantes en la historia del universo. Primero, empezando en los eventos de la crucifixión, las mujeres estaban entre quienes que desde lejos miraban a Jesús:

  • Marcos 15:40-41: “También había algunas mujeres mirando de lejos, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé, 41 quienes, cuando él estaba en Galilea, le seguían y le servían; y otras muchas que habían subido con él a Jerusalén.”

Los discípulos habían huido antes de los acontecimientos (Mr 14:59), pero las mujeres permanecieron y mantuvieron sus ojos en Jesús y fueron testigos de los eventos.

Las mujeres observaron el lugar donde José de Arimatea sepultó el cuerpo de Jesús:

  • Marcos 15:43, 47: “43 José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. 47 Y María Magdalena y María madre de José miraban dónde lo ponían.”

6.2. La tumba vacía

Marcos, no solo deja a las mujeres como testigos claves de los eventos de la pasión, sino que también registra la mañana de la Pascua, siendo ellas las primeras testigos de la tumba vacía:

  • Marcos 16:1: “Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle.”

La razón de ellas, era servir a Jesús ungiendo Su cuerpo. Como resultado de su servicio, recibieron la recompensa de ser las primeras personas en ser testigos del más triunfante evento en la historia: La resurrección:

  • Marcos 16:6: “Mas él les dijo: No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron.”

Además se les ordena vayan a los discípulos a darles las buenas nuevas:

  • Marcos 16:7: “Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo.”

Aunque los discípulos habían pasado más tiempo con Jesús, el ángel es quien les dice que vayan a los discípulos.

6.3. Las apariciones después de la resurrección

El énfasis de Marcos en la importancia de las mujeres continúa con las apariciones de Jesús después de Su resurrección apareciendo primero a las mujeres:

  • Marcos 16:9-11: “Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios. 10 Yendo ella, lo hizo saber a los que habían estado con él, que estaban tristes y llorando. 11 Ellos, cuando oyeron que vivía, y que había sido visto por ella, no lo creyeron.”

Dos veces rechazaron los discípulos el testimonio de las mujeres acerca de la resurrección de Jesús.

6.4. Reprensión de los hombres no creyentes

Finalmente, Jesús se le aparece a esos discípulos no creyentes y les dice:

  • Marcos 16:14: “Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado.”

La primera cosa que ellos escucharon de Jesús fue la reprimenda a Sus discípulos. Recordemos que en la cultura del siglo 1º en Palestina, el testimonio de las mujeres no se sostenía tan bien como el de un hombre en una corte de justicia. Cuando Jesús reprende a Sus discípulos por la incredulidad de ellos, dándole un duro golpe al entorno cultural de la época. Por lo tanto, la parte final del evangelio no puede ser más adecuada que exaltar la virtud de las mujeres como modelos de discípulos y reprender la falta de creencia en los apóstoles.

Conclusión

A pesar de las afirmaciones de algunos grupos de que los evangelios con documentos chauvinistas, el evangelio de Marcos ilustra definitivamente el valor de las mujeres como modelos de discípulos. Con frecuencia, estas mujeres sirvieron como ejemplos triunfantes de fe y sacrificio en contraste con los hombres no creyentes. Estar o no al inicio de Su ministerio, dándole la cara a las multitudes o en la parte final de Su ministerio como primeros testigos del Mesías resucitado, las mujeres son parte importante en el evangelio de Marcos; tanto, que deberá tener un impacto mayor en el punto de vista del cristiano acerca de las mujeres alrededor del mundo.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison