Las Odas de Salomón

Introducción

“Las ‘Odas de Salomón’ fueron descubiertas en el año de 1909, en Mesopotamia, en un manuscrito escrito en lengua Siríaca, conteniendo 40 de las 42 Odas, junto con los 18 ‘Salmos de Salomón’, precediendo a las Odas. La Oda primera (junto con otras cuatro Odas en lengua Copta) se encuentra en la ‘Pistis Sophía’, llamada ‘Oda Decimonovena’. La Oda segunda no ha sido hallada.

Los textos de ‘Los Salmos de Salomón’, escritos a mediados del siglo I (entre los años 69 al 50, según algunas conclusiones eruditas) anterior a nuestra Era Cristiana, estaban incluidos en los Libros del ‘Códice Alejandrino’ (del Siglo V de nuestra Era Cristiana), un manuscrito de la Biblia Griega, conteniendo la Biblia de los ‘LXX’ o ‘Septuaginta’, y el Nuevo Testamento”.1

ODAS DE SALOMON

Oda 1

1 El Amo* está sobre mi cabeza como una corona, y nunca estaré sin Él. 2 Ha trenzado para mí una corona de Verdad, y sus ramas dan brotes en mí. 3 Pues no es como una corona muerta que no puede germinar, porque Tú vives en mi cabeza y has florecido sobre ella, 4 Y Tus frutos están maduros y son perfectos, están llenos de Tu salvación.

Oda 2

Ningún verso de esta Oda ha sido encontrado.

Oda 3

Las primeras palabras de esta Oda han desaparecido.

1...Me puse la Vestidura. 2 Y sus miembros están con Él, y sobre ellos estoy de pie, y Él me ama: 3 Porque no hubiera conocido el Amor del Amo si Él no me amase, 4 ¿ Pues quién es capaz de distinguir su Amor excepto uno que es amado por Él? 5 Yo Amo al Amado, y mi alma le Ama: 6 Y donde está Su descanso ahí estoy Yo también, 7 Y nunca seré un extraño frente al Altísimo Amo pues en su gran misericordia no hay reparos. 8 He sido unido a Él, y el Amante ha encontrado al Amado, 9 Y porque Amo al que es el Hijo llegaré a ser un hijo, 10 Y porque me uní al Inmortal llegaré a ser inmortal, 11 Y aquel que se deleita en el Viviente obtendrá la Vida. 12 He aquí la** Espíritu del Amo, que no miente, y quién enseña a los hijos de los hombres a conocer Sus caminos. 13 Sé sabio, entendedor y permanece despierto y vigilante. Aleluya.

Oda 4

1 Ningún hombre, Oh mi Dios, puede cambiar tu Santuario, 2 Ni tampoco le es posible cambiarlo de lugar, porque no tiene poder sobre él: (el hombre) 3 Porque Tu Santuario lo creaste antes de que hicieras los otros lugares: 4 Y Aquello que es Mayor no puede ser alterado por esos que nacieron después. 5 Tú has entregado tu corazón, Oh Amo, a Tus creyentes: nunca fallarás ni negarás tus frutos, 6 Pues una hora de Tu Fe equivale a días y años. 7 ¿Quién hay revestido de tu Gracia que pueda ser herido? 8 Porque tu sello es reconocido: y Tus criaturas lo reconocen, Tus huestes celestiales lo poseen, y los arcángeles elegidos están marcados con él. 9 Nos has dado tu comunión, y no es que necesites de nosotros sino que nosotros necesitamos de ti. 10 Destila tu rocío suavemente sobre nosotros, abre Tus abundantes fuentes de las que manan leche y miel: 11 Pues no hay arrepentimiento contigo, nunca te arrepentirías de darnos nada de lo que nos has prometido, 12 Porque el fin se ha Revelado delante de ti, todo lo que das, lo das generosamente, 13 Así que no quitas nada ni lo tomas de vuelta, 14 Porque todas las cosas fueron reveladas ante ti como Dios y ordenadas desde el principio delante de Ti, y Tú, Oh Dios, hiciste todas las cosas. Aleluya.

Oda 5

1 Daré gracias a Ti, oh Amo, porque te amo, 2 Oh, Altísimo, Tú nunca me desampararas, pues eres mi esperanza: 3 Libremente he recibido de ti la Gracia, y por eso Viviré, 4 Mis perseguidores vendrán y no podrán encontrarme: 5 Una nube de oscuridad caerá sobre sus ojos; y una espesa penumbra los oscurecerá, 6 No tendrán luz para verme, y no podrán atraparme. 7 Sus consejeros estarán a oscuras, y cuánto ellos han malignamente ideado contra mí se volverá contra ellos, 8 Porque ellos han hecho un consejo pero no tuvieron éxito, 9 Pues mi esperanza está en el Amo y no tendré miedo, y porque el Amo es mi Salvación, no temeré: 10 Él es una guirnalda (de luz) sobre mi cabeza y no seré conmovido; incluso si todo se sacude a mi alrededor yo estaré firme; 11 Y aunque todas las cosas visibles perezcan, yo no moriré, porque el Amo está conmigo y yo estoy con Él. Aleluya.

Oda 6

1 Así como las manos se mueven sobre el arpa y hacen resonar las cuerdas, 2 Así hace hablar mi cuerpo la Espíritu del Amo, y yo hablo gracias a su Amor, 3 Que hace desaparecer todo lo es extraño y amargo. 4 Así era desde el Principio y será hasta el fin: nada puede ser Su adversario ni levantarse contra Él. 5 El Amo ha multiplicado el Conocimiento de Sí mismo, y se afana en que estas cosas sean conocidas, las cuales por su Gracia nos han sido concedidas. 6 Porque Él nos ha dado la alabanza de Su Nombre nuestras Espíritus alaban su Santa Espíritu. 7 Aquello que fue un arroyo ha llegado a ser un río grande y ancho, 8 Que Inundó y disolvió todo a su paso y trajo Aguas al Templo, 9 Y las barreras de los hijos de los hombres no fueron capaces de detenerlas, ni los artificios de aquellos cuya ocupación es contener las Aguas. (De sabiduría) 10 Y (las aguas) se han extendido sobre toda la faz de la tierra, y lo han llenado todo, y a todos los sedientos se les ha dado de beber, 11 Toda sed fue aliviada y extinguida: Desde lo más alto se nos brindó la copa. 12 Benditos son aquellos a quienes se les dio de esa Agua (viva) 13 Calmaron sus labios secos, los desfallecidos fueron levantados, 14 Las almas que estaban a punto de morir fueron salvadas de la muerte: 15 Las ramas caídas fueron enderezadas y levantadas: 16 Fortalecieron su debilidad y la luz llegó a sus ojos: 17 Todos se conocieron en el Amo, y vivieron por las Aguas de la Vida para siempre. Aleluya.

Oda 7

1 Como el ímpetu de la ira se dirige al mal; igualmente el impulso de la alegría lleva hacia lo amable, y atrae sus dulces frutos sin medida. 2 Mi alegría es el Amo y mi impulso es hacia Él, y la ruta es bella, 3 Porque tengo quien me auxilia, el Amo. 4 Él me ha dejado conocerlo por completo, sin reparos, sencillamente, y con bondad se ha despojado de Grandeza. 5 Él se ha vuelto como yo a fin de que yo pudiera recibirlo: 6 Y fue considerado como uno semejante a mí para que así yo pudiera vestirme de Él. 7 Y por eso no temblé cuando lo vi, porque Él fue bondadoso conmigo. 8 Se volvió según mi naturaleza para que yo pudiera aprender de Él, Y tomó una forma semejante a la mía con tal de que no me alejara de Él. 9 El Padre de todo Conocimiento es también la Palabra de Conocimiento, 10 Quien creó toda Sabiduría es más sabio que sus obras. 11 Él me creó cuando todavía yo no sabía qué haría cuando entrara en el ser, 12 Por eso se apiadó de mí, y en su inmensa gracia me concedió pedirle y beneficiarme de su sacrificio, 13 Porque Él permanece incorruptible por todas las generaciones. 14 Él se ha entregado a sí mismo para ser visto por aquellos que son suyos, para que ellos puedan reconocer a Aquel que los Creó, y no imaginaran que venían de ellos mismos. 15 Para alcanzar su Conocimiento Él nos ha señalado un camino, y lo ha extendido y ensanchado para traer a todos Perfección, 16 Y ha puesto en él señales de Su Luz, y yo he caminado en este camino desde el principio y lo haré hasta el fin. 17 Por Él fue forjado, y Él descansaba en el Hijo, y para Su Salvación proveerá de todo, 18 Y el Altísimo será reconocido a través de Sus Santos, para anunciar a los que le hacen canciones la venida del Amo: 19 Para que ellos vayan delante a reunirse con Él, y puedan cantarle con alegría y con el arpa de muchos tonos: 20 Los profetas vendrán antes de Él y serán vistos primero, 21 Ellos alabarán al Amo por Su Amor: porque Él está cerca y es posible de contemplar, 22 Y el odio será arrancado de la tierra, y será ahogado junto con la envidia, 23 Pues la ignorancia ha sido destruida, gracias al Conocimiento del Amo que ha llegado. 24 Aquellos quienes hacen melodías cantarán la Gracia del Amo Altísimo, 25 Y traerán sus voces, y sus corazones serán como el día, y bella como la excelsa belleza del Amo será su cantar, 26 Y nadie ni nada que respire carecerá de conocerle y nadie será privado de voz, 27 Porque Él ha dado una boca a su Creación, para que sus voces se dirijan a Él y lo alaben. 28 Confiesen vosotros Su Poder, y declaren Su Gracia. (Que Él les ha otorgado) Aleluya.

Oda 8

1 ¡Abran, abran vuestros corazones a la exaltación del Amo! 2 Y dejen que su Amor se multiplique (y se extienda) desde el corazón y alcance los labios, 3 Para que den a luz (se manifiesten) vuestros frutos al Amo, frutos vivientes y Santos, para que así puedan hablar con Él despiertos en medio de Su luz. 4 Elévense y párense derechos, Ustedes que alguna vez estuvieron abatidos: 5 Proclamen, ustedes que estaban en silencio, pues ahora vuestras bocas han sido abiertas. 6 Ustedes, que fueron despreciados serán de aquí en adelante alzados, porque vuestra Justicia ha sido exaltada, 7 Ya que la mano derecha del Amo está con ustedes: y Él los auxilia. 8 Pues la paz estaba lista (preparada) para ustedes desde antes que vuestra guerra comenzara. 9 Escuchen la Palabra de la Verdad, y reciban en su ser el conocimiento del Altísimo. 10 Vuestra carne nunca antes ha percibido lo yo les estoy diciendo: ni sus corazones han conocido lo que les estoy mostrando. 11 Mantengan mi secreto, Ustedes quienes son guardados por él, 12 Mantengan mi Fe, Ustedes quienes son protegidos por ella, 13 Entiendan mi conocimiento, Ustedes que me conocen en verdad, 14 Ámenme intensamente, aquellos que me aman, 15 Porque no esconderé mi rostro a aquellos que son míos, 16 Porque los conozco y aún desde antes que entraran en el ser tuve conocimiento de ellos, y en sus rostros puse mi Sello: 17 Yo modelé sus miembros, y mis propios pechos preparé para ellos, para que pudieran beber mi Santa leche y así vivir. 18 En ellos me complazco y nunca me avergonzaré de ellos, 19 Son obra de mis manos y del poder de mis pensamientos: 20 ¿Quién podrá levantarse contra el fruto de mis manos o quién hay que no se someta ellos? 21 Yo concebí y formé en ellos mente y corazón, y son míos, y por mi propia mano derecha fueron elegidos: 22 Y mi Justicia va delante de ellos y los guía. Nunca serán despojados de (el conocimiento de) mi Nombre, porque reposa siempre en ellos. 23 Pidan, y abundará el Amor del Amo y permanecerán en Él, 24 Y serán los amados elegidos del Amado, los que son guardados en el Viviente: 25 Y serán Salvados por el que estaba salvado, 26 Y serán incorruptibles en todas las generaciones por el nombre de vuestro Padre. Aleluya.

Oda 9

1 Abran vuestros oídos y les hablaré. Denme sus almas que yo también les daré la mía, 2 La Palabra del Amo y sus deleites, los Santos pensamientos que Él ha pensado respecto a Su Mesías. 3 Por cuanto la voluntad del Amo es vuestra Salvación, y Sus pensamientos vida eterna, y vuestro fin la inmortalidad. 4 Enriquézcanse en Dios el Padre, reciban los pensamientos del Altísimo. 5 Sean fuertes y los redimirá su Gracia. 6 Porque Yo les anuncio la Paz, a ustedes sus Santos; 7 Y ninguno de los que me oyen puede caer en guerra, y los que han conocido al Amo no pueden perecer, y aquellos que le reciben no pueden ser avergonzados. 8 Una corona imperecedera es por siempre la Verdad. Benditos son aquellos que la han puesto en sus cabezas: 9 Es una gema invaluable; y han habido grandes guerras por obtenerla. 10 Y la Justicia la ha tomado y la ofrece a vosotros, 11 Vistan la corona de la verdadera Alianza del Amo, 12 Y todos los que la han conquistado estarán inscritos en Su libro, 13 Pues su libro es la victoria que les pertenece. Y ella (la Victoria) los verá en su presencia porque desea que sean salvados. Aleluya.

Oda 10

1 El Amo ha dirigido mi boca con Su Palabra, y ha abierto mi corazón con Su Luz, y ha hecho morar en mí Su Vida inmortal; 2 Y me concedió que yo pudiera pronunciar el fruto de la Paz, 3 Para convertir las almas de aquellos que están anhelantes de venir a Él y para guiar a los cautivos a un buen cautiverio de Libertad; 4 Yo fui fortalecido y hecho poderoso y tomé al mundo en mis manos; 5 Porque fue hecho para mí y para alabanza del Altísimo, de Dios mi Padre. Y los Gentiles fueron reunidos, aquellos que habían sido dispersados en el destierro, 7 Y no fui contaminado por ellos porque los amaba, y ellos me reconocieron en las alturas: y la señal de la luz fue puesta en sus corazones, 8 Y ellos entraron en mi vida y fueron salvados y serán mi pueblo para siempre. Aleluya.

Oda 11

1 Mi corazón fue rasgado y su flor apareció, y la Gracia brotó de él, y dio a luz fruto agradable al Amo, 2 Porque el Altísimo circuncidó mi corazón con su Santa Espíritu y halló mi cariño hacia Él; y entonces me llenó con Su Amor. 3 Y la abertura que hizo en mí se convirtió en mi Salvación, y pude fluir en Su senda plácidamente por el camino de la Verdad: 4 Desde el principio y hasta el fin yo adquirí Su conocimiento. 5 Fui asentado sobre la roca de la Verdad, donde Él me ha situado, 6 Y las Aguas que hablan tocaron mis labios abundantemente desde la fuente del Amo, 7 Y bebí y me embriagué con el agua viviente que no muere, 8 Y mi embriaguez no fue una embriaguez sin Conocimiento, pero sí me hizo olvidar la fatuidad y me volví al Altísimo mi Dios. 9 Y fui enriquecido generosamente, y dejé de lado la falsedad que se expande sobre la tierra, me despojé de ella y la lancé lejos de mí, 10 Y el Amo me renovó con Su Vestidura, y me poseyó con su Luz, y desde arriba me concedió el reposo incorruptible. 11 Y llegué a ser como la tierra que florece y se regocija en sus frutos, 12 Y el Amo era como el Sol resplandeciendo sobre la faz de la tierra, 13 Él alumbró mis ojos y mi faz recibió el rocío y la placentera fragancia del Amo, 14 Y me llevó a Su Paraíso, donde está la abundancia de los placeres del Amo, 15 Y entonces adoré al Amo al ver Su Gloria, y dije: Benditos, oh Amo, son aquellos que están plantados en tu tierra y tienen un lugar en Tu Paraíso, 16 Y que pueden tomar los frutos de Tus árboles. Ellos han pasado de las tinieblas a la Luz. 17 ¡Mira! Todos Tus siervos son justos, hacen el bien y se alejaron desde la maldad hasta Tu Bondad, Y han eliminado la amargura que había en sus raíces cuando fueron sembrados en tu tierra; 18 Y todo se hizo semejante a una reliquia de Ti mismo, monumento eterno de tus fieles trabajos. 19 Hay abundante espacio en tu Paraíso, y ningún lugar es improductivo allí dentro, 20 Sino que todo está lleno de frutos, gloria a ti, Oh Dios, y a la delicia del Paraíso eterno. Aleluya.

Oda 12

1 Él me ha llenado mi boca con palabras de Verdad para que yo pueda comunicarlas: 2 Como caudal de aguas fluye la Verdad de mi boca, y mis labios declaran Su fruto. 3 Él ha hecho que su Conocimiento abunde en mí, porque la boca del Amo es la Palabra verdadera y la puerta que conduce a Su Luz. 4 El Altísimo ha estipulado Sus palabras, las cuáles expresan Su propia Belleza; repiten sus alabanzas y son informadoras de Sus consejos; heraldos de sus pensamientos y correctoras de Sus siervos. 5 Porque lo sutil de la Palabra es inexpresable, y como lo que expresa es su rapidez y fuerza. 6 Su rumbo no conoce límites. Nunca falla, pues es siempre certera, no se ve donde desciende ni hacia donde se dirige. 7 Así es su labor y su propósito: es la luz y el amanecer de los pensamientos. 8 Por ella los mundos hablan uno al otro; y en la Palabra estuvieron aquellos que fueron silenciados; 9 De ella vienen el Amor y la Armonía que comunica a los suyos; a los que han sido traspasados por la Palabra; 10 Y así ellos pudieron conocer a quién los creo, porque estuvieron en comunión y la boca del Altísimo les habló, y Su explicación corría por Su cuenta: 11 Porque la morada de la Palabra es el hombre: y su Verdad es Amor. 12 Benditos son los que por medio de ella han entendido todo, y han percibido al Amo en Su Verdad. Aleluya.

Oda 13

1 He aquí! El Amo es nuestro espejo: abre tus ojos y velos en Él: y aprende la manera de tu rostro: 2 Y proclama en adelante alabanzas a Su Espíritu: y limpia la inmundicia (falsedad) de tu rostro: ama su Santidad, y vístete con ella: 3 Y permanecerás sin mancha todo el tiempo delante de Él. Aleluya.

Oda 14

1 Como los ojos de un hijo están en su padre, así están mis ojos, oh Amo, todo el tiempo puestos en Ti. 2 En Ti está mi consuelo y mi deleite. 3 No me quites Tu misericordia, oh Amo, ni me retires Tu bondad. 4 Extiéndeme todo el tiempo Tu diestra: y sé mi guía hasta el fin, según Tu complacencia. 5 Déjame ser de tu agrado ante Ti, por Tu gloria y por Tu Nombre, 6 Presérvame del mal, y permite que Tu humildad, oh Amo, more en mí, con los frutos de Tu Amor. 7 Enséñame los Salmos de Tu Verdad, para que pueda dar a luz frutos en Ti: 8 Abre para mí el arpa de tu Santa Espíritu, para que con todas sus notas pueda alabarte, oh Amo, 9 Conforme a la abundancia de dulces favores que me darás, concédenos pronto nuestras súplicas, Porque Tú eres capaz de velar por todas nuestras necesidades. Aleluya.

Oda 15

1 Como el sol es la alegría de quienes esperan el alba, así me alegra el Amo; 2 Porque Él es mi Sol y Sus rayos me han exaltado, y Su luz ha disipado toda oscuridad (falsedad) de mi rostro. 3 En Él he adquirido ojos y he visto Su Santo día: 4 Y he obtenido oídos y escuchado Su Verdad. 5 Los conceptos de Su Conocimiento han sido míos, y he sido complacido por Él. 6 Dejé el camino errado y tomé el camino hacia Él para recibir Su Salvación sin reparos. 7 Salvación que con generosidad me ha otorgado, y conforme a Su excelsa Belleza me ha formado. 8 Me vestí de incorrupción por medio de Su Nombre, me despojé de corrupción por Su Gracia. 9 La muerte ha sido destruida delante de mi rostro, y "Seol" fue removido de mi vocabulario, 10 Se ha puesto de pie la inmortalidad en la tierra del Amo, 11 Se ha dado a conocer a Sus fieles elegidos, y ha sido otorgada sin restricciones a todos aquellos que creen en Él. Aleluya.

Oda 16

1 Como el trabajo del labrador es la reja del arado: y el trabajo del timonel es guiar la embarcación, 2 Así los Salmos del Amo son mi trabajo, mi arte y alabanzas: 3 Porque Su Amor nutre mi corazón, y hasta mis labios Sus frutos se derraman. 4 Porque mi amado es el Amo, a Él le cantaré: 5 Porque Su Alabanza me hizo fuerte y tengo Fe en Él. 6 Abriré mi boca y Su Espíritu aclamará en mi la gloria del Amo y Su belleza; el trabajo de Sus manos y la acción de Sus dedos: 7 La abundancia de su misericordia y el poder de Su Palabra. 8 Porque la Palabra del Amo escudriña en todas las cosas, tanto en las invisibles como en las que revelan Sus Pensamientos, 9 Para que los ojos vean Sus trabajos y los oídos escuchen sus pensamientos. 10 Él extendió la tierra y asentó las aguas en el mar, 11 Él midió los cielos, fijó las estrellas y estableció la creación, 12 Y Él descansó de Sus trabajos, 13 Y las cosas creadas siguieron sus cursos e hicieron su trabajo, 14 Sin saber cómo detenerse o desocuparse, Y Sus huestes celestiales están sujetas a Su Palabra. 15 El lugar secreto del tesoro de la luz es el sol, y el tesoro de la oscuridad es la noche: 16 Y Él hizo el sol para que el día brillara, pero la noche trae oscuridad sobre la faz de la tierra, 17 Y sus sucesiones cuentan la belleza de Dios, 18 Y no hay nada que exista sin el Amo, porque Él existía antes que cualquier otra cosa llegara a existir, 19 Y los mundos fueron hechos mediante su Palabra, y mediante los designios de Su corazón. Gloria y honor a Su nombre. Aleluya.

Oda 17

1 Fui coronado por mi Dios: mi corona es Viviente: 2 Y fui justificado en mi Amo, Él es mi incorruptible salvación. 3 Fui liberado de lo que es falso, y no fui condenado, 4 Las sofocantes ataduras fueron cortadas por Sus manos: y recibí la faz y la forma de una nueva persona. entré en ellas y fui salvado; 5 Los conceptos de la Verdad me guiaron, la seguí y caminé sin deambular. 6 Todos los que me vieron se sorprendieron, y fui considerado por ellos como un desconocido, 7 Pero quien me conoció y trajo es el Altísimo en toda Su Perfección. Él me glorificó con Su bondad, y alzó mis pensamientos a la altura de Su Verdad. 8 Y desde entonces me dio el sendero de Sus preceptos y abrí todas las puertas que estaban cerradas. 9 Rompí en pedazos los barrotes de hierro: mis propios grilletes se fundieron y disolvieron delante de mí, 10 Nada se me cerraba: porque yo era la puerta de todo, 11 Registré todas mis ataduras humanas para soltarlas; Porque no podía permitir ningún lazo humano o atadura: 12 E impartí mi sabiduría sin reparos: y mi oración nacía de mi Amor: 13 Y sembré mis frutos en los corazones y los transformé dentro de mí mismo: y ellos recibieron mi bendición y vivieron; 14 Y fueron congregados ante mí y fueron salvados; porque ellos eran míos como mis propios miembros y yo era su cabeza. Gloria a ti, nuestra cabeza, el Amo Mesías. Aleluya.

Oda 18

1 Mi corazón fue alzado en el Amor del Altísimo y fue engrandecido: Para que yo pudiera alabarlo por Su Nombre. 2 Mis miembros fueron fortalecidos para que no cayeran desde Su fuerza. 3 La enfermedad fue removida desde mi cuerpo, que pudo estar de pie y firme delante del Amo por Su Voluntad, Pues Su reino es Verdadero. 4 ¡Oh Amo! ¡Por el bien de aquellos que carecen de Ti no quites tu Palabra de mi boca! 5 ¡Y por el bien de sus obras no reprimas en mí Tu perfección! 6 Que la Luz no sea conquistada por la oscuridad, ni que la Verdad sea ahuyentada por el engaño, 7 Tú me has destinado a ganar; nuestra salvación es Tu diestra, y vendrán a ti gentes de todos los lugares. 8 Y Tú resguardarás a cualquiera de las ataduras del mal. 9 Tú eres mi Dios. El engaño y la muerte no están en Tu boca: 10 Porque Tú eres Perfección, y no conoces la falsedad, 11 Ni ella te conoce a Ti. 12 Y no has conocido el error, 13 Ni él te ha conocido a Ti. 14 Y la ignorancia se parece a un hombre ciego; y a la espuma del mar, 15 Y muchos supusieron que el engaño era algo grande; 16 Y entraron en la semejanza de lo falso y se convirtieron en eso, excepto aquellos que Te han comprendido, Conocido y Te han meditado, 17 Esos son los que no han sido corrompidos en sus imágenes, y de tal modo estaban en la mente del Amo. 18 Ellos no hicieron caso a los que caminaban en la senda del error, 19 Sino que les hablaron la Verdad con la inspiración que el Altísimo inspiró dentro de ellos. Alabanza y gran gracia a Su Nombre. Aleluya.

Oda 19

1 Una copa de leche me fue brindada: y bebí en la dulzura de la delicia del Amo. 2 El Hijo es la copa y la leche provino del Padre, 3 Y la Santa Espíritu extrajo la leche: Porque Sus pechos estaban llenos y era necesario para Él que Su leche fuera liberada, 4 Y la Santa Espíritu destapó su seno y mezclo la leche de los dos pechos del Padre y brindó la preparación al mundo sin que el mundo lo supiera, 5 Y quienes la recibieron son los elegidos de Su diestra. 6 La Espíritu abrió la matriz de la Virgen y ella recibió concepción y dio a luz, y la Virgen llegó a ser una Madre con muchas misericordias, 7 Y entró en labor de parto y dio a luz un Hijo, sin incurrir en dolor, 8 Y porque Ella no estaba suficientemente preparada, y no buscó una partera (porque Él la trajo a dar a luz así) Ella por su propia voluntad dio a luz como los humanos, 9 Y lo parió abiertamente, y lo hizo con gran dignidad, 10 Y lo amó en sus pañales y lo cuidó tiernamente, y lo presentó con Majestuosidad. Aleluya.

Oda 20

1 Soy un sacerdote del Amo, para Él hago oficio sacerdotal, y a Él ofrezco el sacrificio de Su Pensamiento. 2 Porque Sus Pensamientos no son como los del mundo ni los de la carne, ni como los de aquellos que sirven carnalmente. 3 El sacrificio del Amo es Justicia, y pureza de labios y corazón. 4 Presenta tu interior intachable ante Él: y que tu corazón no cause violencia a otro corazón ni tu alma a otra alma. 5 Tú no adquieras a un extraño por el precio de unas monedas de plata ni busques despojar a tu vecino, 6 Ni prives a nadie del cubrimiento de su desnudez, 7 Sino que revístete con la gracia del Amo sin restricciones, entra en Su Paraíso y hazte una guirnalda con hojas de sus árboles; 8 Ponla en tu cabeza, alégrate y recuéstate en Su descanso, y la gloria irá delante de ti, 9 Y recibirás de Su bondad y de Su gracia, y florecerás en la verdad por la Alabanza de Su santidad. Gloria y honor a Su Nombre. Aleluya.

Oda 21

1 Alcé mis brazos al Altísimo, hasta Su gracia, porque quitó de mí las ataduras: fue Él quien me auxilió y me levantó hasta Su gracia y Su Salvación, 2 Y me quité las tinieblas y me vestí con Su luz, 3 Y mi alma adquirió un cuerpo libre de pesares o aflicciones o dolores, 4 Y ayudarme cada vez mas era la intención del Amo, pues Su comunión es incorrupción, 5 Y yo fui exaltado en Su luz; y serví ante Él, 6 Y estuve cerca Suyo alabándolo y confesándolo, 11 Mi corazón se escapó y llegó a mi boca, y ascendió a mis labios, y el regocijo del Amo se multiplicó en mi rostro, igual que Su Alabanza. Aleluya.

Oda 22

1 Él, quien me bajó de lo alto, también me subió desde las regiones inferiores, 2 Y Él, quien junta las cosas que están en medio, es también quien me lanza abajo: 3 Él es quien dispersó a mis enemigos y adversarios desde la antigüedad: 4 Él es quien me dio potestad sobre las ataduras para que pudiera soltarlas, 5 Él derribó al dragón de siete cabezas usando mis manos: y me asentó sobre sus raíces para que pudiera destruir su simiente. 6 Tú estuviste ahí y me ayudaste, y en todos lados tu nombre era un baluarte para mí. 7 Tu diestra destruyó su malvado veneno, y Tu mano allanó el camino para esos que creen en Ti. 8 Tú los elegiste desde los sepulcros y los apartaste de la muerte, 9 Tú tomaste huesos muertos y los cubriste con cuerpos. 10 Ellos estaban inertes, y Tú les diste energía para vivir. 11 Tu camino y tu rostro estaban sin corrupción, pero Tú trajiste el mundo a corrupción (de muerte) para que todo pudiera ser disuelto y entonces renovado, 12 Para que la fundación de todo pudiera ser Tu roca: porque sobre ella construiste tu reino; y llegó a ser el lugar donde moran los Santos. Aleluya.

Oda 23

1 ¡Regocijo de los Santos! ¿Quiénes lo disfrutarán sino Ellos? 2 ¡Gracia dada a los elegidos! ¿Quiénes la recibirán excepto aquellos que han creído en ella desde el principio? 3 ¡El Amor de los elegidos! ¿Quiénes se revestirán de él excepto aquellos que lo han disfrutado desde el principio? 4 Caminen ustedes en el Conocimiento del Altísimo sin resistirse a Su alborozo y a la perfección de su Sabiduría. 5 Su pensamiento vino como una carta, Su voluntad descendió de las alturas, y fue enviada como una flecha desde un arco, 6 Y muchas manos se precipitaron a la carta para apresarla, tomarla y leerla: 7 Pero escapó de sus dedos y ellos se aterraron de eso y del sello que estaba sobre ella. 8 Porque no les fue permitido a ellos soltar su sello: pues el poder que estaba sobre el sello era superior a ellos, 9 Pero otros la vieron y fueron detrás de ella porque podían saber dónde descendería, y quién la leería y quién la escucharía. 10 Pero una rueda la recibió y se posó sobre ella. 11 Y se halló en ella una señal del Reino y de su Potestad: 12 Y todo el que trató de detener la rueda fue segado y desechado. 13 Y congregó a la muchedumbre de sus adversarios, y cruzó los ríos sacó de raíz muchos bosques e hizo un ancho sendero. 14 Las cabezas se inclinaron a los pies de hacia quien corría la rueda, y que tenía una señal sobre ella. 15 La carta era de mandato, y abarcaba a todas las regiones; 16 Y fue vista a la cabeza de quién fue revelado como el Hijo de Verdad del Altísimo Padre, 17 Y Él heredó y tomó posesión de todo. Y los pensamientos de muchos fueron reducidos a nada. 18 Y todos los traidores se apresuraron a huir. Y esos quienes enfurecidos la persiguieron fueron extinguidos. 19 La carta era un gran libro, escrito enteramente por el dedo de Dios: 20 Y el Nombre del Padre, el del Hijo y el de la Santa Espíritu estaba en el, para regir para siempre. Aleluya.

Oda 24

1 La paloma revoloteó sobre el Mesías, y cantó sobre Él y se oyó su voz: 2 Y los habitantes se asustaron y los viajeros se perturbaron: 3 Las aves bajaron sus alas y todas las cosas reptantes murieron en sus madrigueras: Y los abismos que habían estado ocultos fueron abiertos, y ellos clamaron al Amo simulando a una mujer pariendo: 4 pero no se les dio alimento porque no era para ellos. 5 Y fueron encerrados en los abismos con el sello del Amo. Y perecieron en los pensamientos de esos que han existido desde tiempos antiguos; 6 Porque eran corruptos desde el principio, y el fin de su corrupción era la vida, 7 Y los que eran imperfectos perecieron: porque no era posible darles una Palabra que pudieran retener: 8 Y el Amo destruyó las imágenes de todos los que no tenían la Verdad consigo. 9 Porque ellos, quienes fueron elevados en sus corazones pero estaban deficientes de Sabiduría fueron rechazados porque la Verdad no estaba en ellos. 10 Pero el Amo reveló Su Camino y derramó Su Gracia: y aquellos que la entendieron, conocen su Santidad. Aleluya.

Oda 25

1 Fui rescatado desde mis ataduras y hacia Ti, mi Dios, Yo corro: 2 porque Tú eres la mano derecha de mi Salvación y quién me auxilia. 3 Tú has sujetado a aquellos que se levantan contra mí, 4 Y ya no los veré más: porque Tu rostro estaba conmigo, y me salvó Tu gracia. 5 Aunque fui despreciado y rechazado a los ojos de muchos: porque estaba ante sus ojos como caudillo, 6 Pero la fuerza y el auxilio vinieron a mí desde Ti mismo. 7 Tú pusiste una lámpara en mi mano derecha y en mi izquierda: en mí no habrá ningún lugar que no brille: 8 Y fui vestido con el cubrimiento de tu Espíritu, y me quitaste mi vestidura de piel, 9 Porque tu mano derecha me levantó y quitó la enfermedad de mí, 10 Y me volví poderoso en la Verdad, y santo por Tu justicia; y todos mis adversarios tuvieron miedo; 11 Y me volví admirable por el nombre del Amo, y fui justificado por Su bondad, y Su descanso es para siempre. Aleluya.

Oda 26

1 Derramaré alabanzas al Amo, porque le pertenezco: 2 Y deseo pronunciar santas canciones porque mi corazón está con Él. 3 Porque su arpa está en mis manos, y las Odas de Su descanso nunca serán silenciadas. 4 Yo clamaré hacia Él con todo mi corazón: lo alabaré y exaltaré con todos mis miembros. 5 Desde el este hasta el oeste está Su alabanza: 6 Y desde el sur hasta el norte está Su confesión: 7 Y desde la cima de las colinas hasta sus extremos se extiende Su perfección. 8 ¿Quién puede escribir los Salmos del Amo, o quién puede leerlos? 9 ¿Quién puede instruir su propia alma en la Vida para que pueda ser salvada, 10 O quién puede descansar sobre el Altísimo a fin de que su boca pueda hablar? 11 ¿Quién es capaz de interpretar las maravillas del Amo? 12 Pues quien pudiera interpretarlo se disolvería para llegar a ser como el interpretado. 13 Es suficiente entonces Conocer y reposar: pues los Odistas están de pie en el descanso 14 Como sobre un río de abundante manantial, que fluye al auxilio de aquellos que le buscan. Aleluya.

Oda 27

1 Extendí mis manos para santificar a mi Amo, 2 Pues la extensión de mis manos es su signo: 3 Y mi expansión es como el árbol recto(o cruz).

Oda 28

1 Como las alas de las palomas sobre sus polluelos; y la boca de los polluelos hacia sus bocas, 2 Así son las alas de la Espíritu sobre mi corazón: 3 Mi corazón es complacido y regocijado: como el bebé que se regocija en el vientre de su madre. 4 Yo creí, y por eso estuve en reposo; pues fiable es aquel en quién he creído: 5 Me ha bendecido generosamente y mi cabeza está con Él: y ni la espada ni la cimitarra me apartarán de Él; 6 Porque estoy preparado para cuando venga la destrucción, y he sido puesto en Sus inmortales alas: 7 Y Él me mostró Su signo y me dio de beber, y desde entonces la Vida es la Espíritu dentro de mí y no puede morir. 8 Aquellos que me vieron se maravillaron, porque fui perseguido, y ellos suponían que había sido devorado, y les parecía que estaba perdido; 9 Y mi opresión se transformó en mi salvación; y recibí desaprobación de ellos, 10 Porque hice el bien a todos los hombres fui odiado, 11 Y se acercaron rodeándome como perros rabiosos, que ignorantemente atacan a sus dueños, 12 Porque sus pensamientos están corrompidos y su entendimiento pervertido. 13 Pero yo estaba trayendo agua en mi mano derecha y la amargura de ellos resistí con mi dulzura: 14 Y no perecí, pues yo no era su hermano ni fue mi nacimiento como el de ellos. 15 Y ellos buscaron mi muerte pero no lo consiguieron: pues yo era más antiguo que sus recuerdos, 16 Y en vano me atacaron y fueron tras de mí sin recompensa, 17 Pues inútilmente buscaban destruir el recuerdo de quién existía desde antes que ellos. 18 Porque los pensamientos del Altísimo no pueden ser anticipados; y Su corazón es superior a toda Sabiduría. Aleluya.

Oda 29

1 El Amo es mi esperanza: en Él no seré confundido. 2 De acuerdo a Su alabanza Él me formó, y de acuerdo a su bondad me dio, 3 Y conforme a Su misericordia me exaltó: y de acuerdo a Su perfecta belleza me puso en lo alto 4 Y me extrajo de las profundidades del Seol, desde las fauces de la muerte me sacó. 5 Tú, Amo, derribaste a mis enemigos y me justificaste por tu gracia. 6 Porque creí en el Mesías, y creí que Él es el Amo; 7 Él me mostró Su señal: y me guió con Su luz, y me dio el cetro de Su poder, 8 Para que yo pudiera dominar las imágenes de las gentes; y humillar la potestad de los poderosos, 9 Y hacer la guerra con Su Palabra, y tomar victoria con Su poder. 10 El Amo derrocó a mi enemigo con Su Palabra: y este llegó a ser como el rastrojo que el viento se lleva; 11 Y yo alabé al Altísimo porque exaltó a Su siervo y al hijo de Su criada. Aleluya.

Oda 30

1 Llénense de las aguas de la fuente viviente del Amo, porque está abierta a Ustedes, 2 Vengan todos los sedientos y tomen un sorbo; descansen cerca de las fuentes del Amo. 3 Porque su agua es buena y pura y da reposo al alma, y es más dulce que la miel, 4 Los panales de abejas no pueden comparársele, 5 Porque emerge desde los labios del Amo y es nombrada desde Su corazón. 6 Viene sin límites e invisible: y hasta que llega al centro ellos no la perciben: 7 Benditos son los que han bebido y que por eso han encontrado el descanso. Aleluya.

Oda 31

1 Los abismos fueron disueltos delante del Amo: y la oscuridad destruida ante Su presencia: 2 El error fue desviado y pereció en Su mano: La falsedad no encontró sendero por dónde ir, y fue hundida por la Verdad del Amo. 3 Él abrió Su boca y anunció gracia y alegría, y entonó una nueva canción de alabanza a Su Nombre: 4 Alzó Su voz al Altísimo y presentó a los hijos que estaban con Él. 5 Y su rostro fue justificado, pues de esta manera Su Santo Padre se lo había dado. 6 Acérquense, Ustedes que han sido atribulados y reciban dicha, sean dueños de sus almas por Su gracia; y adquieran para ustedes vida inmortal. 7 Ellos me hicieron un deudor cuando fui alzado, cuando ellos me debían: y se repartieron mi botín, aunque nada se les adeudaba. 8 Pero yo resistí y mantuve mi paz y estuve en silencio como si no me perturbaran. 9 Pues permanecí inconmovible como una roca firme que es azotada por las olas y resiste. 10 Y soporté su amargura en favor de la humildad: 11 Para poder así redimir mi gente, y heredarles y que no fueran en vano mis promesas a los padres a quienes les prometí la salvación de su simiente. Aleluya.

Oda 32

1 A los Benditos: que haya alegría en sus corazones, y que la luz de Él more en ellos: 2 Y también las Palabras de la Verdad de quién se originó a Sí Mismo: porque Él es fortalecido por el Santo poder del Altísimo: y permanece inmutable para siempre. Aleluya.

Oda 33

1 Nuevamente fluyó la Gracia y despidió a la corrupción y descendió en Él para hacerla desaparecer; 2 Porque Él destruyó la perdición que tenía delante y a Su orden todo fue demolido, 3 Se puso de pie sobre una elevada colina y pronunció Su Voz desde un extremo al otro de la tierra: 4 Y atrajo a Sí a todos aquellos que le obedecen; y no se manifestó como si fuera una persona de mal. 5 Sino que allí de pie estaba una Virgen perfecta, quien estaba proclamando y llamando y diciendo: 6 " Regresen, vosotros hijos de hombres, y vengan, vosotras hijas de hombres, 7 Abandonen los caminos de la corrupción y alléguense a mí, y entraré en ustedes, y los haré emerger desde la perdición, 8 Y los haré sabios en los caminos de la verdad, para que no sean destruidos ni perezcan 9 Escúchenme y sean redimidos. Porque la Gracia de Dios estoy anunciando en medio de ustedes, y por medio de mí serán redimidos y llegarán a ser benditos. 10 Yo soy vuestro juez, y aquellos que se vistan de mí no serán dañados, pues poseerán el nuevo mundo que es incorruptible 11 Mis elegidos caminaran en mí, y mis senderos daré a conocer a aquellos que me buscan, y haré que confíen en mi nombre". Aleluya.

Oda 34

1 Ningún camino es duro cuando hay un corazón sencillo, 2 Ni hay heridas donde los pensamientos son rectos: 3 Ni tampoco hay tormentas en las profundidades de la razón iluminada: 4 Cuando se está rodeado por todos lados de belleza no hay nada que esté dividido. 5 La Semejanza de lo de abajo es lo de arriba; pues todo es de arriba: lo de abajo no es nada más que el engaño de aquellos que carecen de conocimiento. 6 La gracia ha sido revelada para vuestra salvación. Crean, vivan y serán salvados. Aleluya.

Oda 35

1 El Amo suavemente destiló Su rocío sobre mí, 2 E hizo que una nube de paz ascendiera encima de mi cabeza, la cual me protege continuamente; 3 Esto era para mí salvación: pues todo fue sacudido y mis perseguidores estaban aterrados: 4 Y emergió desde ellos humo y juicio; pero yo estaba tranquilo por causa del Amo: 5 Más que un refugio fue Él para mí, y más que un cimiento. 6 Yo era llevado como un niño por su madre, y me dio por leche el rocío del Amo: 7 Y crecí muy grande gracias a Su generosidad, y descansé en Su perfección, 8 Y extendí mis manos en la elevación de mi alma: y fui hecho justo y redimido gracias al Altísimo. Aleluya.

Oda 36

1 Descansé en la Espíritu del Amo, que me llevó a las alturas: 2 Me puso de pie en las alturas del Amo, delante de Su perfección y Su gloria, mientras lo alababa componiendo Sus Odas. 3 La Espíritu me trajo adelante frente al rostro del Amo: y, a pesar de ser un hijo de hombre, fui llamado el Iluminado, el Hijo de Dios: 4 Mientras lo alababa entre sus elegidos que también lo adoraban grande era yo entre los poderosos. 5 De acuerdo a la grandeza del Altísimo, así me formó: con Su renovación me revivió, y me ungió con Su propia Perfección: 6 Y llegué a ser uno de Sus allegados; y mi boca fue abierta como una nube de rocío; 7 Y de mi corazón manó a raudales un diluvio de justicia, 8 Y llegué a Él en paz; y fui establecido por la Espíritu de Su autoridad. Aleluya.

Oda 37

1 Extendí mis manos hacia mi Amo: y hasta el Altísimo elevé mi voz: 2 Y hablé con los labios de mi corazón; y Él me escuchó cuando mi voz le alcanzó: 3 Su respuesta vino a mí y me brindó los frutos de mi trabajo; 4 Y me concedió el descanso por la gracia del Amo. Aleluya.

Oda 38

1 Ascendí a la luz de la Verdad como si fuera dentro de un carruaje: 2 La Verdad me llevó y guío a través de abismos y trampas; y en medio de las rocas y olas me resguardó; 3 Se convirtió en mi refugio de Salvación y me posó en los brazos de la vida inmortal, 4 Marchó conmigo y me hizo descansar, y no me hizo sufrir con un vagabundeo incierto porque era la Verdad. 5 Yo no corría ningún riesgo, porque caminaba con Él, 6 Ni cometí ningún error porque Le obedecía. 7 Porque el error huye de la Verdad y no la conoce, y la Verdad prosigue por el camino correcto, 8 Y lo que nunca antes percibí se hizo evidente para mí: todos esos venenos del engaño, y las plagas de la muerte que ellos piensan que es dulzura: 9 Y vi al destructor y su destrucción, en el momento en que la novia corrompida se engalanaba y vi al novio corruptor; 10 Y le pregunté a la Verdad: ¿quiénes son estos? Y me dijo: 'Este es el engañador y la mentira: 11 Ellos imitan al Amado y Su Novia: Y conducen al descarrío y corrompen al mundo entero: 12 E invitan a muchos a su banquete de bodas, 13 Y les dan del vino de su borrachera, y les sustraen así sabiduría y entendimiento, y los dejan sin inteligencia, 14 Y cuando ya están contaminados y sin razón entonces los abandonan; puesto que se han quedado sin corazón ni tampoco lo buscan'. 15 Pero Yo fui hecho sabio para no caer en las manos del embaucador; y me felicité de que la Verdad viniera conmigo, 16 Y fui implantado y viví y fui redimido, 17 Porque mis cimientos fueron arraigados sobre la mano del Amo: Él me puso ahí. 18 Él plantó la raíz, la regó, afirmó y bendijo, y sus frutos son eternos. 19 Y penetró profundamente, brotó y se extendió y estuvo completa y grandiosa, 20 Y el Amo fue glorificado en Su siembra y labranza: por Sus cuidados y la bendición de Sus labios, 21 Por la bella plantación de Su mano derecha: y por el descubrimiento de Su siembra, y por los pensamientos de Su mente. Aleluya.

Oda 39

1 El poder del Amo es como grandes ríos: 2 Que llevan de cabeza a aquellos que Le desprecian y enreda sus caminos: 3 Y destruye sus travesías, y captura sus cuerpos y disuelve sus vidas. 4 Porque son más veloces que el relámpago y más rápidos, pero aquellos que los atraviesan con Fe no son conmovidos; 5 Y aquellos que los transitan sin manchas nada deben temer. 6 Porque en ellos está la señal del Amo, y la señal es un rumbo para aquellos que lo atraviesan en Su nombre. 7 Vístanse entonces con el nombre del Altísimo, conózcanlo y podrán cruzar sin daño, porque los ríos te obedecerán. 8 El Amo los ha atravesado por el poder de Su Palabra; los ha cruzado y recorrido a pie: 9 Y Sus huellas se mantienen firmes sobre el agua, sin ningún problema, pues son tan firmes como un árbol que está verdaderamente levantado. 10 Y las olas se levantan a Su lado, pero las huellas de nuestro Amo Mesías permanecen firmes y no son borradas ni desfiguradas. 11 Un sendero así Él ha señalado para aquellos que lo atraviesan después de Él, para aquellos que se adhieren a la ruta de Su fe y veneran Su nombre. Aleluya.

Oda 40

1 Como la miel emana de los panales de abejas, 2 Y la leche fluye desde la mujer que ama a su niño, 3 Así también fluye mi esperanza hacia Ti, mi Dios. 4 Como el agua que brota de la fuente 5 Así de mi corazón brotan las alabanzas del Amo, mis labios pronuncian alabanzas a Él y mi lengua dice Sus Salmos, 6 Y mi rostro se exalta con Su felicidad y mi Espíritu se regocija en Su Amor y mi alma resplandece en Él: 7 Y al venerarlo confío en Él; y mi redención en Él está asegurada: 8 Y Su herencia es vida inmortal, y aquellos que toman parte en ella son incorruptibles. Aleluya.

Oda 41

1 Todos los niños del Amo lo alabarán, y cosecharán la Verdad de Su fe. 2 Y Sus niños seremos conocidos para Él, por eso cantaremos en Su Amor: 3 Pues vivimos en el Amo por Su gracia: y recibimos vida en Su Mesías: 4 Porque un gran día ha brillado sobre nosotros, y maravilloso es el que nos ha dado de su gloria. 5 Vamos entonces, todos nosotros unidos en el nombre del Amo, y rindámosle honores a Su bondad, 6 Y que nuestros rostros brillen en su luz: y que nuestros corazones mediten en Su Amor noche y día, 7 Seamos exaltados con la alegría del Amo. 8 Todos estarán asombrados al verme, pues soy de otra raza ahora, 9 Pero el Padre de la Verdad se acordó de mí, pues Él me poseía desde el principio: 10 Y por Su generosidad me concibió, y por los pensamientos de Su corazón: 11 Y Su Palabra está con nosotros a lo largo de todo nuestro camino; 12 El Salvador que hace vivir no rechazará nuestras almas. 13 Él es el hombre que fue humillado y exaltado por Su propia justicia, 14 Él es el Hijo del Altísimo que apareció en la perfección de Su Padre, 15 Y la luz amaneció desde la Palabra que estaba en Él antes del tiempo, 16 El Mesías es verdaderamente uno; y era conocido desde antes de la fundación del mundo, 17 Y porque Él podría salvar almas para siempre por la Verdad de Su nombre, un nuevo cántico se levanta desde aquellos que Le aman. Aleluya.

Oda 42

1 Extendí mis manos y las acerqué a mi Amo, 2 Porque la extensión de mis manos es Su signo: 3 Mi expansión es el árbol extendido, el cual estaba levantado en el camino del Justo. 4 Me volví pequeño ante aquellos que no me recibieron, pero siempre estaré con los que me aman. 5 Todos mis perseguidores están muertos; y los que me buscaron después tuvieron esperanza en mí, porque yo estaba vivo: 6 Y ascendí y estoy con ellos, y hablaré por sus bocas. 7 Porque ellos desprecian a quienes los persiguen; 8 Yo levantare sobre ellos el yugo de mi Amor; 9 Como el brazo del novio sobre la novia 10 Así es mi yugo por encima de aquellos que me conocen, 11 Y como la cama preparada en la casa del novio y la novia, 12 Así es mi Amor sobre aquellos que creen en mí. 13 No fui rechazado aunque pareció ser así, 14 No perecí aunque ellos planearon eso contra mí. 15 El Seol me vio y trató de destruirme, 16 Pero la muerte me lanzó fuera y a muchos junto conmigo. 17 Fui hiel y amargura para ella, y descendí al extremo de sus profundidades: 18 Y los pies y las manos tuvo que soltarme, porque no fue capaz de resistir mi rostro: 19 Y entonces hice una congregación de vivientes de entre sus muertos, y hablé con ellos por medio de labios vivientes, 20 Para que mi Palabra no fuera infructuosa, 21 Y esos que habían muerto corrieron hacia mí: y clamaron y dijeron: 'Hijo de Dios, ten piedad de nosotros, y haz con nosotros de acuerdo a Tu bondad, 22 Sácanos de las ataduras de la oscuridad, y ábrenos la puerta para poder emerger hacia Ti, 23 Porque hemos visto que nuestra muerte no te ha tocado, 24 Déjanos ser redimidos contigo, porque Tú eres nuestro Redentor'. 25 Y atendí sus voces; y mi nombre fue sellado sobre sus cabezas, 26 Porque ellos ahora son libres y son míos para siempre. Aleluya.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. http://www.testimonios-de-un-discipulo.com/Odas-de-Salomon-Introduccion.html

 

 

 

 
 
CARM ison