Ley para los maridos

Es aterrador el alto índice de los últimos tiempos del maltrato femenino. Las noticias presentan con asombro diferentes formas de esas agresiones (verbal y/o física), a esposas, novias, etc.
Pero esos hombres no alcanzan a comprender cuánto desagrada esto a Dios.

  • “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.” (1ª Pedro 3:7).

Son muchas las citas bíblicas que le dan el valor adecuado que Dios otorga como regalo de gracia a la mujer.

El Libro de Cantar de los Cantares habla sobre la relación hombre-mujer, exaltando las virtudes con las que el creador coronó al sexo femenino, con dulzura, delicadeza y comprensión, para que también a su vez reciba, protección, seguridad y amor.

Sin embargo, en la actualidad éste mandato de Dios es violado, atropellado, ignorado, y si el "hombre" no cambia,  Dios demandará y juzgará la causa de estas mujeres afligidas.

Primero, las oraciones de quien maltrata tendrán estorbo; no subirán "a la presencia" de Dios; nunca serán oídas. Esto quiere decir que si no se pone en paz con Dios arrepintiéndose con su esposa, nunca podrá decir que tiene fe en Dios al que dice conocer.

Varón: No olvides darle el lugar aprobado por Dios en tu corazón a la mujer de tu juventud, gozándote con ella y amándola como amas tu cuerpo:

  • “Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud,” (Proverbios 5:18).
  • “Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol.” (Eclesiastés 9:9).
  • “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.” (Efesios 5:28).

 

 

 

 
 
CARM ison