Llevando a alguien al Señor

Por, Matt Slick

Hasta este momento, ya conoce acerca de la ley, el evangelio, el pecado, la salvación, las 4 leyes espirituales y el camino de Romanos, ¿pero sabe cómo llevar a alguien al Señor? ¿Cómo le presenta a Cristo a alguien?

Primero que todo, hábleles acerca de Dios, del pecado y de Jesús al morir en la cruz. Digamos entonces que después de esto, la persona a la que le está testificando es tocada por la Palabra de Dios y quiera convertirse en cristiano. Ud. podría decir algo así:

–¿Entiende lo que le he estado diciendo?
–Sí.
–¿Quiere recibir a Jesús como su Salvador?
–Sí. Si quiero.
–Bien. Pero primero necesito decirle algo. Ser cristiano significa vivir para Cristo. Significa buscarlo para hacer Su voluntad, no la suya propia. No siempre será fácil. Satanás le dificultará su vida. Podrá perder amigos y las cosas no necesariamente mejorarán de un día a otro. Ser un cristiano puede ser costoso. De hecho, Jesús dice que debemos negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz diariamente y seguirlo a Él (Lucas 9:23). Eso es lo que Jesús quiere que Ud haga: Seguirlo siempre a Él; aun cuando otros no quieran hacerlo. Ahora, si Ud. todavía quiere que Jesús sea su Salvador y Señor, me gustaría orar con Ud.
–Sí, me gustaría que orara. Le entiendo y todavía quiero a Jesús.
–Oremos entonces. (Pídale que repita lo que Ud. diga. Puede pedirle que incline su cabeza y cierre sus ojos. O tal vez no. Esto realmente no importa.)

Un modelo de lo que podría decir es el siguiente:

  • “Querido Jesús, sé que he pecado contra Tí. Confieso que soy un pecador. Acepto el sacrificio que hiciste en la cruz para mi beneficio. Te pido que entres a mi corazón. Límpiame de mi pecado y dame vida eterna. Me arrepiento de mis pecados y pongo toda mi confianza en Tí Gracias Jesús. Amén”.

El párrafo anterior es solo un ejemplo de cómo llevar a alguien a Cristo. Como dijimos anteriormente, no existe ninguna fórmula, pero solo un reconocimiento de la pecaminosidad de uno delante de Dios, confesar el pecado y arrepentirse del mismo;  y sobre, creer en el sacrificio de Jesús por el pecado.

Nos gustaría agregar que debe tener en cuenta decirle a la persona que ser un cristiano no es fácil. En cierta forma cuando hace esto, está disuadiendo a una persona de una vida de pecado. Lo que básicamente estará haciendo es: 1) Hacer que su conversión sea real. 2) Le está advirtiendo de lo que viene. 3) Está tratando de prevenirlo de una “falsa conversión” y la excusa que podría usar posteriormente: “Oh, una vez traté el cristianismo y la verdad, no me ayudó”. Recuerde: Recibimos a Cristo para perdón de pecados, no para hacer “que las cosas funcionen mejor”. Además, Ud. quiere que alguien que venga a Cristo lo haga con todo el conocimiento de lo que significa ser cristiano.

Si no estamos dispuestos a seguir a Jesús en las buenas y en las malas, entonces no somos dignos de ser llamados Sus discípulos. Debemos amarlo más que cualquier otra cosa (Lucas 14:26-28).

También, cabe destacar el uso de frases cortas en la oración. No se preocupe acerca de lo que tiene que decir, exactamente; sólo hable la verdad; confiese el pecado, pídale perdón a Jesús, hable lentamente y use oraciones cortas. De esta forma, no habrá confusión.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison