Los cristianos evangélicos

En los encuentros diarios que tenemos con personas interesadas en el evangelio, surgen algunas preguntas de común interés.  Una pregunta es: "¿A qué grupo o iglesia pertenece Ud.?" La respuesta es que somos cristianos evangélicos.  Permítame algunos minutos para explicarle.

Somos Cristianos (Cosas en común)

Por qué somos "cristianos":

  1. Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios.
  2. Creemos en Jesucristo, siendo la segunda persona de la Trinidad y el único Hijo de Dios (Jn 3:16), nacido de la Virgen María (Mt 1:23), murió y resucitó físicamente (1ª Corintios 15). Creemos que Él ascendió al Padre y Él mismo vendrá otra vez en persona (Tit 2:13-14; 1ª Ts 4:13-18; Ap 1:4-7).  Somos sencillamente seguidores de Jesucristo.
  3. Creemos en un solo Dios de amor, perfecto en santidad, infinito en sabiduría, todopoderoso; creador de todas las cosas visibles e invisibles que siempre ha exitido en tres Personas: El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo (Gn 1:1; Mt 28:19; 2ª Co 13:14).  Dios es eterno y Su naturaleza no sufre ningún cambio (Ap 1:8; Stg 1:17).
  4. Creemos que el hombre es pecador y necesita la salvación de Dios (Ro 3:23).
  5. Creemos que Satanás es un ángel caído voluntariamente al rebelarse contra Dios  (Is 14:12-15).  Se convirtió en enemigo de Dios y de todos los creyentes (1ª P 5:8-9; Ap 20:2).
  6. Creemos en el primer credo de la Iglesia Cristiana, el Credo De Los Apóstoles.  Nuestra fe y nuestra práctica son como las de la Iglesia primitiva del Siglo I. Este credo apareció por primera vez, en forma rudimentaria, al final del 2º siglo:
    1. "Creo en un solo Dios Todopoderoso, Creador de a tierra, y en Jesucristo su Hijo, el cual fue concebido por el Espíritu y poder de Dios el Padre, nació de María siendo virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto, y sepultado, al tercer día resucitó de entre los muertos, fue llevado al cielo, y está sentado a la diestra del Padre, de donde ha de venir en gloria a juzgar a los vivos y a los muertos; creo que él ha enviado del Padre su Espíritu Santo para gobernar a los creyentes. Creo en la resurrección del cuerpo."

Somos Evangélicos (Cosas en común)

Por qué somos "evangélicos":
  1. Creemos que el hombre es indigno pecador, y no puede salvarse a sí mismo.  Creemos que al principio el hombre fue hecho por Dios a su imagen y semejanza (Gn 1:27), y que a causa de la desobediencia del primer hombre, todos nosotros pecamos y estamos destituidos de la gloria de Dios (Ro 3:23; 5:12; 6:23: Jer 17:9).  El bautismo, la iglesia, y las buenas obras son importantes, pero no para salvar al alma perdida.  No somos salvos espiritualmente por nuestros propios esfuerzos (Ro 3:20, 28; Gá 2:16; 3:11).
  2. Creemos que Jesucristo es la única provisión de Dios para el pecador.  Creemos que Cristo murió por nuestros pecados, es decir en nuestro lugar y siendo nuestro substituto (Is 53:5-6; Ro 5:8; Gá 3:13; 1ª P 2:24; 1ª Co 15:1-4).
    1. Cristo es capaz de salvar (He 7:25).
    2. Cristo está dispuesto a salvar (Mt 11:28-30; 2ª P 3:9).
    3. Cristo es el único que puede salvar (Hch 4:12; Jn 14:6), Él es nuestra única esperanza.
  3. Creemos que la salvación del alma es por pura gracia (favor no merecido) y sólo por fe.  Solo alcanzamos la comunión con Dios por medio del sincero arrepentimiento y la fe en Cristo (Ro 1:17; 3:22-24, 28; Ef 2:8-9; Ap 21:6; 22:17; Is 55:1-7).  Así llegamos a ser hijos de Dios y recibimos la vida eterna (Jn 3:16-18, 36; 5:24; 6:47; 17:2-3; Ro 6:23; 1ª Jn 1:2-3; 5:20).  La sangre de Cristo derramada en la cruz nos limpia de todo pecado (Hch 13:38-39; 1ª Jn 1:7-9).  "Tenemos paz con Dios" (Ro 5:1).  Dios nos llama "santos" (Ro 1:7) y nos declara justificados por los méritos de su Hijo (Romanos 4; Gá 2:16; 3:10-11).  Ya conocemos a Dios personalmente (Jn 17:3; 1ª Jn 1:3).  Él nos conoce (2ª Ti 2:19), y nuestro nombre está escrito en "el libro de la vida" (Fil 4:3; Ap 20:15).  Este es el verdadero "evangelio," y no hay otro (Gá 1:6-9).
  4. Creemos que aunque somos salvos por gracia, somos salvos para buenas obras, para servir a Dios con toda nuestra fuerza y para Su gloria (Ef 2:10; Jn 14:21; 2ª Ti 2:19; Tit 3:8; Gá 5:22-23).  No somos salvos por obedecer, más bien obedecemos porque somos salvos.  La obediencia a Cristo comprueba que somos hijos de Dios (Jn 13:35; 1ª Jn 2:3-6; 3:14; Mt 7:15-20; 12:33; Stg 2:18).
  5. Creemos en las Sagradas Escrituras como la única regla de fe y práctica, nuestra autoridad suprema.  La Biblia, la Palabra de Dios, fue inspirada en su totalidad por el Espíritu Santo en sus manuscritos originales (2ª Ti 3:15-17; 2ª P 1:21).  Concilios y obispos pueden errar, pero la Palabra de Dios permanece fiel y nunca cambia.  Creemos en las doctrinas de la Biblia y rechazamos como inciertas las doctrinas y tradiciones de los hombres (Jn 5:39-40; Hch 17:11; Ro 1:2; Gá 1:6-8; 1ª Jn 4:1; 2ª Ti 2:15).
  6. Creemos en el sacerdocio del creyente (1ª P 2:5-9).  Solo oramos a Dios y le rendimos culto (Éx 20:3-6; Ap 19:10).  No vamos a Cristo a través de ningún intermediario (Mt 11:28-30; Jn 5:39-40).  Cristo es nuestro único mediador (1ª Ti 2:5; Ro 8:32; He 7:25).  Nos confesamos directamente a Dios (Salmo 51; 1ª Juan 1:8 -2:2; Hch 8:32; He 10:19-22). Sólo Dios perdona pecados (Is 45:25; Mr 2:7). Cada creyente tiene el derecho y la obligación de estudiar la Biblia y así se acerca a Dios y crece espiritualmente (Sal 119:9, 11, 18, 99, 102; Sal 1:1-2).  El creyente ministra como sacerdote al orar por otros, o cuando les anima o enseña (Ro 15:1-2; Fil 2:19-21; Gá 6:2,10: Ef 4:16: 1ª Ts 5:11; He 3:13; 10:24; Pr 27:17).
  7. Creemos en la iglesia universal de la cual Cristo es la Cabeza  (Col 1:18; Ef 2:16-20; Jn 10:16).  Está compuesta por todos los que creen en Jesucristo y le reciben como Señor y Salvador personal (Hch 2:47).
  8. Creemos en la iglesia local, un grupo de creyentes en Cristo Jesús, bautizados y unidos voluntariamente con el propósito de adorar a Dios, de observar las dos ordenanzas (el bautismo y la Cena del Señor), meditar en las doctrinas de la Biblia, cultivar la comunión los unos con otros y propagar el evangelio (1ª Co 1:2; Hch 2:41-42, 47; Mt 28:19-20).
  9. Creemos en la libertad religiosa.  El hombre fue creado libre y es personalmente responsable ante Dios.  Nuestra relación con Dios es algo personal, de nuestra propia voluntad (Jos 24:15; Lc 9:23; Ap 3:20).  Además, la libertad religiosa dada por Dios es libertad de creer (o de no creer), de rendir culto cuando y como uno desea, de propagar la fe sin coacción, y es libertad de conciencia.
  10. Creemos en la resurrección de los salvos y de los perdidos.  Los salvos saldrán a resurrección de vida eterna cuando venga Jesucristo (1ª Co 15:23, 51-52; 1ª Ts 4:13-18; 1ª Jn 3:2-3), y los perdidos a la resurrección de eterna condenación (Jn 5:29; Dn 12:2; Ap 20).
  11. Creemos que los creyentes en Cristo van inmediatamente a la presencia de Dios al morir. No hay purgatorio (Hch 20:17, 28; Fil 1:21-23; 2ª Co 5:1, 8; He 1:3).  No hay ninguna condenación para nosotros que somos de Cristo (Ro 8:1; Jn 5:24).  Por eso no oramos por los muertos.
  12. Creemos que nuestro Señor Jesucristo ha establecido la "Cena Del Señor" (la Eucaristía), como recuerdo de su muerte hasta que Él vuelva (1ª Co 11:23-29).  No es sacrificio, sabiendo que Cristo ya no muere más (Ro 6:9-10; He 9:24-28; 10:10-18).  El pan (la hostia) y la copa sólo simbolizan su cuerpo inmolado y su sangre derramada en la cruz. Tampoco nos trae mérito.  Servimos la copa a los hermanos y no solamente el pan (1ª Co 11:26). La Cena del Señor nos recuerda que debemos adorarle continuamente.
  13. Los dirigentes de la iglesia no se llaman padres sino pastores, ancianos, u obispos (Mt 23:9; Ef 4:11; Tit 1:5-7, He 13:5, 17).
  14. Creemos que un religioso puede casarse.  En esto seguimos el ejemplo apostólico (1ª Co 9:5; 1ª Ti 3:2) y así evitamos las tentaciones (1ª Co 7:2; 1ª Ts 4:3-8; 1ª Ti 4:3).

Creencias Secundarias (Son puntos de menos importancia. No todos los evangélicos concuerdan con estos).

  1. Creemos que el bautismo es sólo para creyentes por inmersión en agua, en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo (Hch 2:41; 8:12; 10:47; Ro 6:3-5; Mt 28:19).  El bautismo es el primer paso para el nuevo creyente. Con el bautismo anunciamos el nuevo nacimiento.  El bautismo simboliza nuestra identificación con Cristo en su muerte, sepultura y resurrección.  Nos ayuda a confirmar nuestro arrepentimiento y fe.  El bautismo no nos limpia, sino simboliza lo que ocurrió cuando creímos. La Biblia no menciona el bautismo de infantes.
  2. Creemos que el creyente en Jesucristo es salvo y seguro para siempre (Jn 5:24; 6:39; 10:27-29;  Ro 8:1, 29-39; 1ª P 1:3-5; 1ª Jn 3:8-10; 5:11-13).  Tenemos en Cristo "vida eterna," y un lugar preparado para nosotros en los cielos (Jn 3:16, 36; 14:1-3). Nuestro nombre está escrito en "el libro de la vida del Cordero" (Ap 21:27; 20:12-15).  Cuando el creyente peca, no pierde su salvación, sino pierde el gozo de su salvación, pierde recompensas en el futuro, y pierde la bendición y el poder de Dios en su vida diaria (Sal 51:12; 66:18; 1ª Co 3:13-15; He 12:5-11; Jn 1:8-10). La persona que no sigue bien a Cristo posiblemente nunca ha conocido a Cristo personalmente (Mt 7:16, 21-23; 1ª Jn 2:19; 3:6, 8; 3ª Jn 11). Sólo Dios conoce el corazón de cada persona. La Biblia dice: “Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (2ª Ti 2:19).
  3. Creemos que todos los creyentes son ministros, según los dones que tienen (1ª Corintios 12; Ro 12:4-8).  El ministerio principal de los pastores (ancianos) de la iglesia es equipar a cada creyente a descubrir y usar los dones que el Espíritu Santo de Dios le ha dado (Ef 4:11-16).
  4. Creemos que es aconsejable que las iglesias locales gocen de comunión con otras de la misma fe y práctica, para animarse y ayudarse una a otra y así trabajamos unidos (Hch 15:24-25, 27-29; 1ª Co 4:17; 7:17; 11:16, 34; 16:1-3; Hch 11:29; Ro 15:25-26).
  5. Creemos que el pastor (anciano) de una iglesia local debe ser varón (“marido de una sola mujer” (1ª Ti 3:2-5; Tit 1:6).
  6. Creemos en el principio de la separación entre la iglesia y el Estado  (Mt 22:21; Ro 13:1-7; Tit 3:1; 1ª P 2:13-15).  Creemos en la doble ciudadanía del creyente.  Somos ciudadanos del cielo y al mismo tiempo damos el honor y respeto correspondientes a las autoridades estatales.
  7. Creemos que la tercera Persona de la Santa Trinidad, el Espíritu Santo de Dios, está en cada creyente desde el momento que él recibe a Cristo como su propio Señor y Salvador (Jn 7:39; 14:16-17; Hch 2:38; 4:31-33; 5:32; Ro 5:5; 8:9; 1ª Co 3:16; 6:19; 12:13; 1ª Jn 3:24; 4:13; 1ª Ti 1:14).  Desde aquel día, somos regenerados, habilitados, asegurados, sellados, garantizados, y bautizados por el Espíritu Santo.  También, el Espíritu Santo da dones espirituales a cada creyente para edificar a otros y para servir a Dios.  No todos tienen los mismos dones (1ª Co 12).  El Espíritu Santo hace posible que vivamos una vida santa cuando andamos completamente rendidos a Cristo (Ro 8:13; Gá 5:16-26).  Él nos ayuda a entender Las Escrituras (1ª Co 2:9-13; 1ª Jn 2:20, 27), nos ayuda a orar (Ro 8:26-27) y evangelizar (Hch 1:8; 4:31; Ro 15:19; 1ª Co 2:4).  Él es nuestro Consolador (Jn 14:16, 26; 15:26; 16:7; Hch 9:31).
  8. Creemos en la "sanidad" bíblica.  Dios es todopoderoso y, si es Su voluntad, Él puede sanarnos instantáneamente, o por medio de la medicina.  Pero es Dios quien nos sana, según Su deseo (Hch 3:13, 16; 4:10).
    1. En el caso de Job, Dios permitió la enfermedad y muchas otras pruebas, a pesar de que Job andaba bien con Dios (Job 1:8, 12, 21).  Lo mismo ocurrió con el apóstol Pablo (2ª Co 12:7-10), con Timoteo (1ª Ti 5:23), y con Epafrodito (Fil 2:25-30). Confiamos en Dios por la salud según Su voluntad. Colaboramos con Él y las leyes sanitarias que han sido establecidas, además tratamos de evitar enfermedades.  Usamos la medicina con oración, también la sabiduría de los médicos, sabiendo que la medicina y la sabiduría vienen de Dios. Rechazamos a toda clase de hechiceros y curanderos que sanan "por secretos" como cosa sumamente peligrosa y prohibida por Dios (1ª Ti 4:1; Jer 29:8-9; Zac 10:2; Lv 19:31; 20:6; 1º Cr 10:13-14; Dt 18:9-14).
    2. Sabemos que las pruebas producen madurez espiritual (Ro 5:3-5; 2ª Co 1:3-4; Stg 1:3).  En medio de todo lo que pasa, nos regocijamos en el Señor Jesucristo (Fil 4:4, 11-13; 1ª  Ts 6:16-18; Ef 5:20).
    3. La sanidad completa que nos consiguió Cristo es todavía para el futuro (1ª Co 15:54; Ro 8:11, 23; Fil 3:20-21).
  9. Creemos en la armonía y confraternidad entre todos los verdaderos hijos de Dios, basada en la unidad que tenemos en Cristo (Jn 17:20-23; Gál 6:10; Ef 4:25; Fil 1:27), siempre y cuando no se comprometan las doctrinas y nuestra fe en Cristo (1ª Ti 1:3; 4:6; Jud 3).
  10. Creemos en enfatizar la condición del corazón delante de Dios y no tanto la parte exterior, como por ejemplo la comida, el vestido, cabello largo, etc. (1º S 16:7; Is 29:13; Ro 14:17; Mt 23:23-28; 15:7-11, 19; Col 2:16, 20-22).

Estos diez puntos que anteceden no deben dividir la iglesia universal, el cuerpo de Cristo. Aunque vivamos con distintas costumbres y tengamos algunas diferencias entre “evangélicos”, estamos unidos espiritualmente. Tenemos un Pastor y somos un rebaño (Jn 10:16).  Hay "un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos" (Ef 4:5-6).Y, "Sabemos que somos de Dios" (1ª Jn 5:19-20).  Cristo es nuestro Señor y Salvador personal, y somos salvos sólo por sus méritos.  Sabemos que Él nos oye y nos ama, y que nada ni nadie puede separarnos de Él.  Este es el cristianismo de los apóstoles, basado sólo en las Sagradas Escrituras. Somos sencillamente seguidores de Jesucristo y hacedores de sus enseñanzas. Intentamos seguir la doctrina y práctica de las iglesias apostólicas del primer siglo, basando nuestra fe sólo en Dios y en sus Sagradas Escrituras (Ver Hechos 2:42; Juan 5:39-40).

¿Qué Piensa Ud. Amigo?

¿Conoce a Cristo personalmente?  ¿Le ama de todo corazón?  ¿Está confiando sólo en sus méritos para su eterna salvación?  El cristianismo bíblico no es solo algo que creemos o lo que hacemos, sino es Alguien que conocemos.

Jesucristo está a la puerta de su corazón, y llama. Él dice, "Vengan a mí" (Mt 11:28).  Esperamos escuchar sus palabras, "Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo” (Mt 25:34). ¿Qué hará Ud. con Él?

Que triste sería escuchar la voz de Jesucristo aquel día: "Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles" (Mt 25:41), o escucharle decirnos: "Jamás los conocí..." (Mt 7:23).

Libros de consulta:
  • "Diccionario de Teología". Grand Rapids, MI: T.E.L.L., 1960.
  • Erickson, Millard J. "Christian Theology". Grand Rapids, MI: Baker Books, 1985. Este texto ahora existe en Español bajo el título "Doctrina Sistemática", por CLIE, 2008.
  • Graham, Billy. "Paz con Dios". El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1987.
  • "Nuevo Diccionario Bíblico". Buenos Aires, Argentina: Ediciones Certeza, 1991.
  • Sproul, R. C. "Las Grandes Doctrinas de la Biblia". Miami: Editorial Unilit, 1996.
  • The Catholic Encyclopedia. (http://www.newadvent.org/cathen/)

© Bruce MacPherson, 2004.

 

 

 

 
 
CARM ison